Vistas de página en total

29.5.20

Mis Viernes: Tres finales para un principio



" Ofelia "

Puntillismo de tintas y pastel



Experimento de cuatro finales para un inicio de relato,( año 2007 ),  por iniciativa de Valeria

Comienzo sugerido por Pepi : " Caminaba lentamente por la calle, pese a que la persistente lluvia, cada vez le empapaba más su larga cabellera... ".
...

"Mal sueño"
Escrito por Pepi

Caminaba lentamente por la calle, pese a que la persistente lluvia, cada vez le empapaba más su larga cabellera. A ella no parecía que le importara. Absorta en sus pensamientos no la sentía. Llegó a su portal y entrando, subió rápidamente por las escaleras. Buscó las llaves y abrió la puerta. Sus pasos se dirigieron a la cocina, allí puso agua al fuego para hacer un té. Entonces fue cuando notó que estaba empapada. Se fue rápidamente al baño y se duchó con agua caliente. Se puso un grueso albornoz y se enrolló una toalla en su cabeza. Volvió a la cocina y apagó el fuego. Se sentó y esperó que se enfriase el té. Poco a poco su cuerpo fue entrando en calor, pero sus pensamientos continuaban en la oficina. Pensaba en la última imagen que había visto. No podía olvidarla. Quizá debió quedarse. Pero el miedo la paralizó. Ahora ya noi podía volver. Seguramente ya lo habría descubierto el guardia de seguridad. Sintió miedo, debía calmarse. Mañana, sí, mañana estará todo aclarado y a ella le parecerá un mal sueño.

--------------------------------------------------------------------------------


"Perfecto"

Basado en el relato de Pepi
Final escrito por ShaO

Caminaba lentamente por la calle, pese a que la persistente lluvia, cada vez le empapaba más su larga cabellera. A ella no parecía que le importara. Absorta en sus pensamientos no la sentía. Llegó a su portal y entrando, subió rápidamente por las escaleras. Buscó las llaves y abrió la puerta. Sus pasos se dirigieron a la cocina, allí puso agua al fuego para hacer un té. Entonces fue cuando notó que estaba empapada. Se fue rápidamente al baño y se duchó con agua caliente. Se puso un grueso albornoz y se enrolló una toalla en su cabeza. Volvió a la cocina y apagó el fuego. Se sentó y esperó que se enfriase el té. Poco a poco su cuerpo fue entrando en calor, pero sus pensamientos continuaban en la oficina. Pensaba en la última imagen que había visto: la pantalla del ordenador le había mostrado un mensaje con tan solo unas palabras "hay alguien que lo sabe todo" .... solo seis palabras que bailaban sobre la superficie del té y que no dejaban sitio para nada más en su embarullada cabeza. No era posible, nadie podía haberla visto, se había asegurado bien, nadie podía saberlo!. Había sido rápido y perfecto ... su mirada atravesó el cristal casi empàñado de la ventana de la cocina y se posó en un montón de tierra ligeramente removida al pie de la vieja encina, allá en el jardín....

--------------------------------------------------------------------------------


"Lluvia de Cristal"

Basado en el relato de Pepi
Final escrito por Estefanía

Caminaba lentamente por la calle, pese a que la persistente lluvia, cada vez le empapaba más su larga cabellera. A ella no parecía que le importara. Absorta en sus pensamientos no la sentía. Llegó a su portal y entrando, subió rápidamente por las escaleras. Buscó las llaves y abrió la puerta. Sus pasos se dirigieron a la cocina, allí puso agua al fuego para hacer un té. Entonces fue cuando notó que estaba empapada. Se fue rápidamente al baño y se duchó con agua caliente. Se puso un grueso albornoz y se enrolló una toalla en su cabeza. Volvió a la cocina y apagó el fuego. Se sentó y esperó que se enfriase el té. Poco a poco su cuerpo fue entrando en calor, pero sus pensamientos continuaban en la oficina. Pensaba en la última imagen que había visto. Aquel pisapapeles de cristal en forma de pirámide, había impactado en su cabeza de manos de su compañera de oficina. No sabía el por qué de aquel ataque, desconocía asimismo el motivo que la impulsó a dirigirse a su casa y no al hospital más cercano. Lo único que tenía claro, era que lo que ella creyó una lluvia cálida sobre su melena, era en realidad su sangre derramándose a borbotones. No tardó en caer vertiendo el té, el único testigo de la solitaria muerte que, tal vez ansiada, la había hecho desaparecer. 

--------------------------------------------------------------------------------


"La última imagen"

Basado en el relato de Pepi
Final escrito por Simbad


Caminaba lentamente por la calle, pese a que la persistente lluvia, cada vez le empapaba más su larga cabellera. A ella no parecía que le importara. Absorta en sus pensamientos no la sentía. Llegó a su portal y entrando, subió rápidamente por las escaleras. Buscó las llaves y abrió la puerta. Sus pasos se dirigieron a la cocina, allí puso agua al fuego para hacer un té. Entonces fue cuando notó que estaba empapada. Se fue rápidamente al baño y se duchó con agua caliente. Se puso un grueso albornoz y se enrolló una toalla en su cabeza. Volvió a la cocina y apagó el fuego. Se sentó y esperó que se enfriase el té. Poco a poco su cuerpo fue entrando en calor, pero sus pensamientos continuaban en la oficina. Pensaba en la última imagen que había visto. Su mente no era capaz de procesarla. Ella tan metódica, tan racional ... No daba crédito. Se dirigió a su portátil, le volvió a encender. Abrió la página web del diario donde había leído la noticia y ... Otra vez la misma fotografía, su última fotografía, se fijó bien entre los allí asistentes. Llantos, dolor sincero entre sus amigos, gente desconocida que se sumó al dolor extremo. Era ella misma, en el suelo, entre un charco de sangre. Al fondo se veía a la policía que esposaba a un joven que no conocía de nada. Era el conductor que, ebrio, la había atropellado, subiéndose a la acera con su vehículo descontrolado
¡Un momento ... la fecha de la noticia está como borrosa!. Será mejor que baje al kiosco a comprar el diario, así me reiré de mis miedos. 
Una frenada extrema y un golpe seco, fue lo último que sintió.

25.5.20

La chica del trenzado en dos coletas


La Chica del trenzado en dos coletas

Acrílico, SIN TERMINAR




Nunca supe su nombre, cuentan que las letras la volvieron loca

No recuerda ya, ni el olor que tienen los libros. En verano ama el otoño, la primavera y el invierno
Salta a la calle cada vez que ve llover, abre los brazos en cruz  levanta la vista a las nubes, y rieeeee... sintiendo las gotas de agua en su cara, mientras gira y gira, bailando un vals sin música y sin compañero.

Demasiada nostalgia para ser tan joven
Desde los catorce años barre los bancos de piedra del paseo y recoge las hojas que caen de los árboles. Las cuenta, las numera por tamaños de menor a mayor y de amarillas a rojas. Luego las pone nombres.

Está loca, dicen sus vecinos. En la noche se lleva a su almohada a Neruda, Janette Winterson, Laura Esquivel, Gabriela Mistral, Nicolás Guillén , y Antonio Machado. Los rescata del olvido y luego los muestra orgullosa ante la sociedad. Por eso dicen que está loca. La chica de las piernas bonitas, la del pelo trenzado en dos coletas, la de la risa a carcajadas desbordantes.
Habla sola
Juega con su cocinita, y con sus muñecas, y todos los días, puntual, más puntual que el reloj de la plaza lee historias de vidas ejemplares en voz alta. 

Las muchas letras la volvieron loca.  Mira tres pasos más allá de las personas, mientras sus labios temblorosos recitan versos de memoria.
Adora su ciudad, recorre sus calles cada día y en una esquina entre las calles Olvido y calle del Recuerdo, se encuentra con Roberto, el chico que vende porras y churros a los bares.
Siempre le compra una porra. Luego se la come mirando los titulares de los periódicos en el kiosco cercano

Construye castillos de cristal en la otra cara de la luna, junta piedrecillas de colores y duerme la siesta en un banco donde el sol la hace cosquillas en las pestañas

Ya nadie, ni ella misma recuerda los malos golpes en la cabeza que su padre la daba cuando regresaba  borracho. 
A ella no le importa así protegía a su hermana pequeña.
Luego al final del día lee e ilumina con fantasías, la ceguera de su hermana. Ella es sus ojos. 
Mira al faro de las Maravillas, habla con el sol naranja y se duerme tarareando estrofas de Machado cantadas por Serrat

.

22.5.20

Mis Viernes: El silencio


" El Silencio "

Técnica mixta tintas-acrílico
Papel algodón



                         En Música, el silencio se considera una nota           que no se ejecuta




Lo primero que escuché al entrar fué el silencio
Ella se había ido y tan sólo quedaba el halo de aroma en su ausencia, 
ni una palabra, 
ni un sólo sonido reverberando entre las paredes.

El silencio impregnaba todo, 
reptaba por los muebles y se colgaba del techo, 
para caer irremediablemente 
como una sustancia pastosa sobre el suelo de la habitación 
embadurnándola. 

Sonó el teléfono.
El timbre se fué ahogando lentamente. 
El vecino encendió el televisor, para volver a apagarle inmediatamente. 
Todo era de nuevo un silencio absoluto y perfecto. 

Por la ventana 
una luz de neón alternativamente 
bañaba de índigos mis manos, mis ropas y el silencio que me envolvía.
Me quedé observando una moribunda luz 
que parpadeaba a lo lejos de la noche, 
cada vez menos roja, cada vez más lejana, más silenciosa…

Todo estaba invadido por el silencio.
Recordé a Platón y sus seres cavernícolas, observadores de sombras
Ahora sólo era un lector de imágenes , 
sin emitir un murmullo, 
sin manifestación vital más que en mi pensar
En el silencio; en la oscuridad 
EXISTO.
por que el silencio y la oscuridad se llevan la vida y los colores a otro lugar. 
Ya tan sólo quedo envuelto en la existencia y en mi pensar.

Me acerco a el balcón y abro las hojas;
un raudal incontenible de luces de colores, 
de ruidos, de bocinas de toda clase de coches, de griterios y carcajadas
un frenar descontrolado de un coche y un ¡¡ craaaascks !!! 
metálico de un golpe entre vehículos

Ya siento el beso fresco de la brisa en mi cara, ya recobro mi presencia.
A lo lejos el aullido de una ambulancia que corre para ayudar una vida
Allá donde la vida no existe hay silencio…
Allá donde los pájaros no vuelan
donde no hay aire: hay silencio…

A veces no quisiera oir nada,
ni mi respiración siquiera;
y siempre hay un ruido de fondo,que como el dolor por tanta gente buena perdida,innecesariamente, me recuerda: 
QUE ESTAMOS VIVOS


.

                                                        

18.5.20

Calidoscopio




Kales (bella)
éidos (imagen)
scopéo (observar)
                  Es un tubo en cuyo interior contiene tres espejos que forman un prisma tetraédrico
Hoy fabricaré modestamente uno para vosotros

...
Tomo un espejo de lady Shao: Su dulce pareja formada por la Maniquí y Vagabundo
-Locos enamorados, que huyeron tras la ruptura del escaparate que les separaba-.
Maniquí se hizo humana y Vagabundo trabajó duro hasta consolidar una buena posición
Aún hoy, de vez en cuando escriben a Shao agradeciédola haberles facilitado el encuentro 

El segundo espejo es de Valeria su " Marta la borracha" que no confundir con  " Marta la que anda por los tejados de su casa durante las tormentas"
Marta la borracha, no es confesa de su vicio, para ella su estado natural es entre alcoholes, para supongo debe ser su pensamiento, conservarse mejor
Marta, modesta persona que jamás pensó se pudiera hablar de ello en el otro hemisferio es hoy al menos para mi, una mujer que me hace sonreír por su lucha de supervivencia que la caracteriza
De Simbad el tercer espejo, traigo a su Bailarina de pie escayolado, que vivía protegida en esa vitrina de frágiles porcelanas, en aquella villa cercana al Lago de Como, a los pies de los Alpes italianos
Tres mujeres que han transmitido su fuerza vital . 

Maniquí que se desprende del glamour y lujos de un escaparate de firma, para huir a la libertad y al amor que su vagabundo la ofrece

Hoy mismo he recibido una carta de la bailarina de pie escayolado.
Está de gira, triunfando  como no podía ser menos, por Europa de los confinamientos. Allí baila entre explosiones de vitores , como nadie, Madame Butterfly.
Me cuenta que una preciosa maniquí de origen español, la ha entregado un ramo de violetas al final de la actuación. Me cuenta que tiene ya un hijo varón con Vagabundo
y que distante, con ojos brillantes y una sonrisa sincera Marta la borracha asiente con la cabeza, una vez restablecida de su adicción a su vicio de soledad.


Maniquí…Bailarina…Marta, gracias por existir … transmitirnos la fuerza de la vida que mueve el mundo

.

15.5.20

Mis viernes: La tliste histolia de Chin Lu



 Retrato de Chin Lu

acrilico sobre tabla ( en colección particular )




Chin Lu se milaba  al espejo todos los días
la imagen que devolvía no ela de su aglado
"Pol qué no puedo sel como las eulopeas, con ojos azules, 
y no estos ojos medio celados que tenemos las chinitas?"
Su mama la decía: Chin Lu eles muy bonita, ya velás como te casas
Pelo mamá yo no quielo sel asi !!
Anda, ve al caleflúx y tlaeme aloz, calne de celdo y agua minelal, que sa telminao
Y vemos como feliz va por el mandado Chin lú, cantando pol el camino
Llena la cesta, y al, llegal al agua minelal ZAS !!! tiene un pensamiento
Cole y cole a su casa como nunca
deja el pedido encima de la mesa
y toma los dos tapones loscados de las botellas de agua minelal
Se los pone , uno en cada ojo.
Tiene que acelcalse mucho, al espejo, por que apenas son tlanspalentes
casi con la naliz en el espejo grita ¡ TENGO LOS OZOS AZULES, Y LEDONDOS… !
y sale coliendo a la calle
las manos pol delante pol que no ve un calajo
se choca contla un albol 
-Peldón señol- dice
Y después de chocal contra una falola, una fuente pública, y una anciana que deliba al suelo
se pala para recupelal es aliento de su calela
y es entonces que un autobús de la emplea pública de tlanspoltes…
se la lleva pol delante
Y esta es la bleve y colta histolia de Chin Lu


que  Confucio la tenga en su glolia

.

11.5.20

El árbol de Tombuctú

.

Alejandra con " Sultán engolado "
Acrilico sobre lienzo año 2014
Hay silencios, manos del sur que soportan aves del norte y cuentos en la mochila dispuestos a ser contados, como este de hoy, bueno, el de hoy no es un cuento, es totalmente cierto.

Mi abuela hace muchos años apareció con un diario de su difunto esposo, mi querido abuelo Simbad

" Ven Rodolfo, te leeré algo que sólo yo, y ahora tú conocerás, de tu abuelo cuando era joven "

Abrió el diario y comenzó a leer, lento, pausado

"  -Hoy hemos tocado puerto, ya todo mi miedo queda atrás, mi esposa me espera
Escribo para confirmar que no estoy perturbado, que no es un sueño y realmente me ocurrió.
Hace veintitrés días, tocamos puerto en aquella sucia ciudad africana cercana al desierto.
Mis compañeros y yo teníamos cinco días de descanso, y dinero en los bolsillos. La noche
fue de borrachera , hasta el punto de perder la consciencia
A la mañana siguiente me desperté. Estaba en medio del desierto. Desconocía como
podía haber llegado allí.
Me incorporé y dirigí mis pasos a una mancha verde que al acercarme comprobé era un
frondoso árbol lleno de extraños frutos. Las ramas llegaban hasta el suelo, a sus pies manaba un discreto manantial.
Vi que los pájaros comían las frutas y palié el hambre con ellas. Luego, me tumbé a la
sombra de sus ramas. La tierra estaba tan dura que era incapaz de conciliar postura alguna. Me dije en voz alta: Ojalá tuviera una buena cama.
Y a mi lado apareció una cama esplendida con blancas y frescas sábanas.
Me rasqué la cabeza. Había dado con el "árbol de la vida " de las leyendas de Tombuctú, que según ellas, te concedía todo lo que le pidieras.
Me acosté y me dije... Por qué no comer una buena ensalada y algo de pasta, con un vino de Ribera del Duero "... y antes de terminar, apereció a mi lado. Sacié mi hambre y sed y me dije: " ya no puedo más" y los restos de alimentos desaparecieron

La abuela, me miro y dijo: Sabes Rodolfo, el abuelo no era ambicioso pero cayó en la tentación Y pidió un saco lleno de diamantes y esmeraldas y otro de monedas de oro....

Prosigo la lectura...
Me quedaré a vivir aquí, tengo todo lo que un hombre necesita. Pido una joven mujer y me
apareces tú...
Pero ocurrió que la ambición desmedida minó la tranquilidad del abuelo. En las noches no dormía vigilando que asaltadores aparecieran para robarle su tesoro.
Y ocurrió que es su miedo, supuso que un solitario león se le apareciera... Y así ocurrió
Luchó con  él, hasta que pudo pensar en hacerle desaparecer pero  dejó sus marcas de garras en los brazos
La cordura ante la inminente muerte con el ataque del león, le llevo a desear estar en su barco a salvo...

Ya en el barco sus compañeros se interesaron y curaron sus heridas, tu abuelo les contó
que había sido culpa de un marido celoso y cornudo...

Y querido nieto Rodolfo, esta es la verdadera razón de las cicatrices que tu abuelo Simbad
tenía en su cuerpo...
Luego la abuela se levantó y se fue.

Tomé el diario, abrí por medio, pase páginas y más páginas... ¡ Estaba en blanco !

.

8.5.20

Metamorfoseando a Kafka - Mis Viernes - Farinelli


" Laura "acrilico sobre tabla
( colección particular EEUU )


¿ Diferente ?

Vaya... toda mi vida esforzándome en sentirme diferente a lo estandarizado. ¿ Qué hay detrás de esta postura vital ?, yo mismo me contesto: ser persona, individuo  diferenciado
de la masa amorfa, estándar, colectivizada
Kafka nos narra como un joven, Gregorio Samsa, se despierta convertido en una cucaracha gigante. A pesar de su condición, su familia intenta ayudarle a sobrevivir, siempre con cierta repugnancia.
Ser diferente es el problema que nos plantea, pero ser diferente a qué: A esa masa que juzga lo distinto a ella, a la masa amorfa 
Creo que G. Samsa intenta, como si fuera lo más normal del mundo, el convertirse en un bicho.  La historia es muy triste. 
G. Samsa acaba muriéndose por el aburimiento y el hambre, y toda su familia se alegra.

Si G. Samsa de diferente capacidad , algún defecto físico grave de nacimiento o tuviera alguna condición que a la gente le cuesta entender o simplemente rechaza por extravagancia o rareza serían las cucarachas gigantes.  Kafka quiere dar a entender como despreciamos a unas personas por ser distintos, sobretodo físicamente, por sus apariencias. Porque, a pesar de ser una cucaracha, G. Samsa seguía siendo G. Samsa.  Aquí no estaría nada mal utilizar la acertada frase de "Nunca juzgues un libro por su portada". Y es que Kafka escribe con sutileza para presentarnos su propuesta.

Ahora os dejo en una metamorfosis real provocada, la de la vida de un mito. Un "castrati" por antonomasia: Farinelli




Los castratti lo eran en la más tierna infancia. La voz no se modifica por la castración en sí, obviamente ningún tipo de 40 años que pierda los testículos recibe un don. La castración se realizaba por que se frena el desarrollo de la nuez y el engrosamiento de las cuerdas vocales mientras se mantiene el crecimiento de la caja torácica y los pulmones. Y NO es solo una cuestión de agudos, la castración solo era una de las torturas a las que se sometía a estos niños para que controlasen su respiración (un aria de tenor a día de hoy, puede durar 9 minutos y solo tener espacio para tres inspiraciones, es una maratón contra tu propio cuerpo, las compuestas para estos sopranistas eran de una dureza monstruosa que no solo incluía notas muy altas sino que obligaba a hacer fiatos y agarres especialmente difíciles para atacar en notas casi imposibles y mantener la estrofa hasta lineas durísimas en un volumen capaz de sobresalir sin microfonar en una estancia como pueda ser un palacio con una orquesta completa sonando a la vez que es algo inhumano). 

.











4.5.20

cabin fever - Sindrome de la cabaña


Bailarina en reposo
Tintas 


CABIN FEVER: Temor ante la idea de volver a salir a la calle. Angustia por retomar nuestras obligaciones más allá del hogar. Sensación de que en casa tenemos todo lo que necesitamos, de que no pasaría nada si se alargara este confinamiento unas semanas más… Este tipo de realidades psicológicas definen lo que en psicología conocemos como síndrome de la cabaña

Hace años escribí esta entrada que plasmo a continuación: 

Hoy una vez más, traigo una de mis narraciones preferidas, os la escribo tal y como me contó mi abuelo "El coleccionista de almas y mentes bellas".

La historia, transcurrió en su adolescencia. Corría finales de Junio, de un año muy caluroso. Mi abuelo, en su peregrinar, ese año, lo hizo buscando la frescura del Lago Como. 
Algo le llamó la atención y desvió su caminar hacia, en una determinada casa, de grandes y corridos balcones a sus cuatro caras
Sobrepasó las caballerizas y la bodega, se llegó hasta una de las ventanas. Miró a través de los cristales, cuando, escuchó un siseo

Ssssssssshhhhhh oiga…?

Miró y no vio a nadie. Rodeó la casa, preguntado: ¿ Hay alguien ? 
La puerta de entrada, estaba abierta golpeó con los nudillos la puerta para después entrar
Era una mansión con un gusto sencillo, en el hall pudo soltar un lacónico " ¿Se puede….?"
Luego silencio y un "…Pasa, ven " Se dirigió hacia el salón de donde procedía la voz.  Al pasar vio a su derecha un baño con una gran bañera a ras de suelo de color azul celeste, llena de estrellas doradas incrustadas 
Salió del aseo, luego escuchó un "- Te esperaba Tengo enyesado un pie me lo rompí al caerme de un caballo, no puedo llegar a ti, ven -"Entré en el salón decorado todo él en tonos claros, perfectamente equilibrado. Miré y no vi a nadie. Una chimenea, una vitrina con figuras de porcelana, al fondo una barra de bar con  diferentes bebidas.

-Sssssshhhhh, mírame-, escuché. 
Giré la cabeza al lugar de donde procedía la voz. Era de la vitrina con las figuras de porcelana. -Ven, acércate-, me decía una de las figuras.

¡ Joder….!.Sssshhhh calla, me dijo la figura. Era de porcelana italiana una hermosa figura de bailarina que posaba todo su peso sobre uno de sus pies, el otro en perfecta posición, estaba enyesado
Sus mejillas sonrosadas resaltaban más la palidez de su tez.

Cómo es que hablas…?
-Cómo es que hablas…?me repitió con sorna, -¿ por qué no puede hablar una figura de porcelana?-.

Bueno, bien mirado…si.
¿Qué quieres de mí? la pregunté
Dudó y luego dijo-…Vivir -
Vivir… y qué te lo impide?.
-Señor, me lo impide todo. Estoy atada a esta casa, a esta vitrina. Mi vida es una constante búsqueda de cariño. Quiero ser normal. No tengo necesidad de nada material, tengo todo lo que necesito. ¡ Sólo ser amada, querida…!-Me fabricaron para estar cercana a alguien, mi existencia no vale nada.Quiero vivir depender de alguien saber que se me espera, esperar, compartir, tener un hogar y algún día tener hijos.

Entiendo, entiendo, pero por qué a mí, por qué soy yo precisamente esa persona?
-Te necesito para salir de aquí, te elegí-, me dijo la hermosa figura de porcelana
Mmmmm medité durante unos segundos. Me puse un güisqui y me lo bebo de un trago

Vale, hecho, te llevaré conmigo a vivir fuera de esto preciosos muros, que te esclavizan, dijo mi abuelo a la figurita de porcelana.

Y así, la tomó dulcemente entre sus brazos, ella pasó los suyos por su cuello y le hacía mohines y carantoñas llenas de mimo.
Lo que mi abuelo vio fue hermoso durante el tiempo que en sus brazos la mantuvo. Su interior era mucho más hermoso que la perfección de su exterior.

Reía, y le tarareaba canciones, entre mimos y besos. Se sentía libre de su celda de oro.
Sentía que podía ser feliz, que era al fin amada, y que iba a formar parte para siempre de un hogar.

Pero, tras doblar un recodo de la finca, justo antes de abandonar el mundo que la bailarina podía ver a través de la ventana del salón, la entró un miedo que la bloqueó.

Y, entre ruegos y llantos le gritó a mi abuelo…

¡¡¡ NO POR FAVOR, SEÑOR POR FAVOR DEVUÉLVAME A MI SALÓN  !!!!
Por favor señor, se lo suplico

Estaba verdaderamente aterrada, jamás en este tiempo le había hablado " de usted"
Mi abuelo se dio cuenta que sólo quería regresar a la seguridad de su vitrina;
dio la vuelta e invirtió los pasos que le llevaron de la casona, hasta justo la pileta de agua entre los castaños…

Sobrepasó las caballerizas, la bodega y entró portando la bella figura, de porcelana blanca, de pálidos colores, hasta la vitrina que tanta seguridad la daba.
Con los ojos húmedos la dijo: " De verdad, ésto es lo que deseas?"
Si, afirmó la figurita… ¡Gracias señor, ha sido usted muy amable conmigo!.
 ¡¡¡¡Fuera me da miedo… !!!!, aquí me siento protegida.

Mi abuelo cuenta, que besó su mejilla, y notó como el sonrosado de sus mejillas se tiñó de púrpura.

-Ve…. me dijo, ve…por favor-

Mi abuelo se dio la vuelta, y abandonó la estancia, sobrepasó el estanque,
entre sombríos castaños, y se dirigió hacia la loma que domina la casona.

Cerró lo ojos y sintió cómo el alma, como la mente hermosa de la figura, lo impregnaba todo.


Ahora os lo cuento yo, para honor de mi abuelo, y en Gloria esté, y de la figura de porcelana de esa bailarina de pierna escayolada, que habite en alguna vitrina, de algún lugar del mundo y a la que deseo sea siempre feliz y amada