Vistas de página en total

29.5.20

Mis Viernes: Tres finales para un principio



" Ofelia "

Puntillismo de tintas y pastel



Experimento de cuatro finales para un inicio de relato,( año 2007 ),  por iniciativa de Valeria

Comienzo sugerido por Pepi : " Caminaba lentamente por la calle, pese a que la persistente lluvia, cada vez le empapaba más su larga cabellera... ".
...

"Mal sueño"
Escrito por Pepi

Caminaba lentamente por la calle, pese a que la persistente lluvia, cada vez le empapaba más su larga cabellera. A ella no parecía que le importara. Absorta en sus pensamientos no la sentía. Llegó a su portal y entrando, subió rápidamente por las escaleras. Buscó las llaves y abrió la puerta. Sus pasos se dirigieron a la cocina, allí puso agua al fuego para hacer un té. Entonces fue cuando notó que estaba empapada. Se fue rápidamente al baño y se duchó con agua caliente. Se puso un grueso albornoz y se enrolló una toalla en su cabeza. Volvió a la cocina y apagó el fuego. Se sentó y esperó que se enfriase el té. Poco a poco su cuerpo fue entrando en calor, pero sus pensamientos continuaban en la oficina. Pensaba en la última imagen que había visto. No podía olvidarla. Quizá debió quedarse. Pero el miedo la paralizó. Ahora ya noi podía volver. Seguramente ya lo habría descubierto el guardia de seguridad. Sintió miedo, debía calmarse. Mañana, sí, mañana estará todo aclarado y a ella le parecerá un mal sueño.

--------------------------------------------------------------------------------


"Perfecto"

Basado en el relato de Pepi
Final escrito por ShaO

Caminaba lentamente por la calle, pese a que la persistente lluvia, cada vez le empapaba más su larga cabellera. A ella no parecía que le importara. Absorta en sus pensamientos no la sentía. Llegó a su portal y entrando, subió rápidamente por las escaleras. Buscó las llaves y abrió la puerta. Sus pasos se dirigieron a la cocina, allí puso agua al fuego para hacer un té. Entonces fue cuando notó que estaba empapada. Se fue rápidamente al baño y se duchó con agua caliente. Se puso un grueso albornoz y se enrolló una toalla en su cabeza. Volvió a la cocina y apagó el fuego. Se sentó y esperó que se enfriase el té. Poco a poco su cuerpo fue entrando en calor, pero sus pensamientos continuaban en la oficina. Pensaba en la última imagen que había visto: la pantalla del ordenador le había mostrado un mensaje con tan solo unas palabras "hay alguien que lo sabe todo" .... solo seis palabras que bailaban sobre la superficie del té y que no dejaban sitio para nada más en su embarullada cabeza. No era posible, nadie podía haberla visto, se había asegurado bien, nadie podía saberlo!. Había sido rápido y perfecto ... su mirada atravesó el cristal casi empàñado de la ventana de la cocina y se posó en un montón de tierra ligeramente removida al pie de la vieja encina, allá en el jardín....

--------------------------------------------------------------------------------


"Lluvia de Cristal"

Basado en el relato de Pepi
Final escrito por Estefanía

Caminaba lentamente por la calle, pese a que la persistente lluvia, cada vez le empapaba más su larga cabellera. A ella no parecía que le importara. Absorta en sus pensamientos no la sentía. Llegó a su portal y entrando, subió rápidamente por las escaleras. Buscó las llaves y abrió la puerta. Sus pasos se dirigieron a la cocina, allí puso agua al fuego para hacer un té. Entonces fue cuando notó que estaba empapada. Se fue rápidamente al baño y se duchó con agua caliente. Se puso un grueso albornoz y se enrolló una toalla en su cabeza. Volvió a la cocina y apagó el fuego. Se sentó y esperó que se enfriase el té. Poco a poco su cuerpo fue entrando en calor, pero sus pensamientos continuaban en la oficina. Pensaba en la última imagen que había visto. Aquel pisapapeles de cristal en forma de pirámide, había impactado en su cabeza de manos de su compañera de oficina. No sabía el por qué de aquel ataque, desconocía asimismo el motivo que la impulsó a dirigirse a su casa y no al hospital más cercano. Lo único que tenía claro, era que lo que ella creyó una lluvia cálida sobre su melena, era en realidad su sangre derramándose a borbotones. No tardó en caer vertiendo el té, el único testigo de la solitaria muerte que, tal vez ansiada, la había hecho desaparecer. 

--------------------------------------------------------------------------------


"La última imagen"

Basado en el relato de Pepi
Final escrito por Simbad


Caminaba lentamente por la calle, pese a que la persistente lluvia, cada vez le empapaba más su larga cabellera. A ella no parecía que le importara. Absorta en sus pensamientos no la sentía. Llegó a su portal y entrando, subió rápidamente por las escaleras. Buscó las llaves y abrió la puerta. Sus pasos se dirigieron a la cocina, allí puso agua al fuego para hacer un té. Entonces fue cuando notó que estaba empapada. Se fue rápidamente al baño y se duchó con agua caliente. Se puso un grueso albornoz y se enrolló una toalla en su cabeza. Volvió a la cocina y apagó el fuego. Se sentó y esperó que se enfriase el té. Poco a poco su cuerpo fue entrando en calor, pero sus pensamientos continuaban en la oficina. Pensaba en la última imagen que había visto. Su mente no era capaz de procesarla. Ella tan metódica, tan racional ... No daba crédito. Se dirigió a su portátil, le volvió a encender. Abrió la página web del diario donde había leído la noticia y ... Otra vez la misma fotografía, su última fotografía, se fijó bien entre los allí asistentes. Llantos, dolor sincero entre sus amigos, gente desconocida que se sumó al dolor extremo. Era ella misma, en el suelo, entre un charco de sangre. Al fondo se veía a la policía que esposaba a un joven que no conocía de nada. Era el conductor que, ebrio, la había atropellado, subiéndose a la acera con su vehículo descontrolado
¡Un momento ... la fecha de la noticia está como borrosa!. Será mejor que baje al kiosco a comprar el diario, así me reiré de mis miedos. 
Una frenada extrema y un golpe seco, fue lo último que sintió.

7 comentarios:

  1. Ah Rodolfo! nos has traído aires de viejas épocas!!! Se agradece!... aquellos juegos siempre originales nos renovaban las ganas de participar y ahondar en nuestra creatividad. Además me traes las letras de personas tan queridas como Pepi, Shao, a quienes junto con la inefable Valeria (hace poco pasó por mi blog de Flin en la libretita y me dijo que pensaba retomar la actividad bloguera) extraño un montón. Tu final (ese de verse muerto en el diario con anticipación) es de los que más me gustan.
    =)
    Un fuerte abrazo. Que sigas bien

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aqui en España los primeros días de la pandemia, cantábamos la canción " Resistiré" y resistimos. Con los blogs ha caído muchos blogueros...demasiados, gente de una claridad mental eminente, pero en su derecho dejaron de escribir. Algunos en añoranza de tiempos en los que éramos varios quinquenios más jóvenes recuerdan con una sonrisa esos tiempos.
      No se fueron, al menos en mi cariño, no mueren nunca, como no lo hacen nuestros seres queridos, están vivos, están tal y como les recordamos estáticos en el tiempo.

      Eliminar
  2. Ayy,Rodolfo!!QUé tiempos aquellos!!EL otro día te preguntaba por Shao, a Pepi,la tengo localizada a Valeria no la recuerdo,y a tí...Aquí seguimos!çMe h encantado ese relato con los cuatro finales.Son todos buenos!
    Un poco lúgubres y dos más virtuales(sonrisa)
    EL tuyo tiene aire de JAvier,Simbad.Huelo tus cuentos enseguida,porque los leo todos y ya sabes que soy una seguidora impenitente
    Gracias por esta entrada.Me has tarido tiempos pasados.
    Pero también en este presente me siento muy a gusto.Conozco gente encantadora,muy buena y sigo con los amigucos de antes(me temo que sólo hay dos y una escribe poco)
    Besucos contemplados en el tiempo y que sigamos muchísimos más años

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gó, somos como los viejos rockeros nunca mueren. Somos sobrevivientes a la pandemia, somos sobrevivientes al desgaste intelectual que los blogs pueden producir. Un día te levantas y dices: el blog es mi vida? No, no lo ha sido nunca ( al menos en mi) , el blog es mi diario en el que cada día narro mis vivencias ?, pues tampoco, aunque algo mío siempre exista un fenómeno de ósmosis vivencial en los relatos.
      Gó somos así, por que creemos en la gente, por que la amistad, crea lazos que nos " domestica " como le dice el zorro a El Principito
      Cuídate, amiga

      Eliminar
  3. Me gusta lo que en silencio he leído
    Me voy dejandote mi huella detrás de mi
    abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. tenemos que saber leer el silencio, y regresa ciando quieras

      Eliminar
    2. me gusta lo corto lo claro no tenemos tiempo de escribir un libro en un blog que sera leido en cinco segundos....me gusta lo corto besitos y gracias

      Eliminar