Vistas de página en total

8.5.20

Metamorfoseando a Kafka - Mis Viernes - Farinelli


" Laura "acrilico sobre tabla
( colección particular EEUU )


¿ Diferente ?

Vaya... toda mi vida esforzándome en sentirme diferente a lo estandarizado. ¿ Qué hay detrás de esta postura vital ?, yo mismo me contesto: ser persona, individuo  diferenciado
de la masa amorfa, estándar, colectivizada
Kafka nos narra como un joven, Gregorio Samsa, se despierta convertido en una cucaracha gigante. A pesar de su condición, su familia intenta ayudarle a sobrevivir, siempre con cierta repugnancia.
Ser diferente es el problema que nos plantea, pero ser diferente a qué: A esa masa que juzga lo distinto a ella, a la masa amorfa 
Creo que G. Samsa intenta, como si fuera lo más normal del mundo, el convertirse en un bicho.  La historia es muy triste. 
G. Samsa acaba muriéndose por el aburimiento y el hambre, y toda su familia se alegra.

Si G. Samsa de diferente capacidad , algún defecto físico grave de nacimiento o tuviera alguna condición que a la gente le cuesta entender o simplemente rechaza por extravagancia o rareza serían las cucarachas gigantes.  Kafka quiere dar a entender como despreciamos a unas personas por ser distintos, sobretodo físicamente, por sus apariencias. Porque, a pesar de ser una cucaracha, G. Samsa seguía siendo G. Samsa.  Aquí no estaría nada mal utilizar la acertada frase de "Nunca juzgues un libro por su portada". Y es que Kafka escribe con sutileza para presentarnos su propuesta.

Ahora os dejo en una metamorfosis real provocada, la de la vida de un mito. Un "castrati" por antonomasia: Farinelli




Los castratti lo eran en la más tierna infancia. La voz no se modifica por la castración en sí, obviamente ningún tipo de 40 años que pierda los testículos recibe un don. La castración se realizaba por que se frena el desarrollo de la nuez y el engrosamiento de las cuerdas vocales mientras se mantiene el crecimiento de la caja torácica y los pulmones. Y NO es solo una cuestión de agudos, la castración solo era una de las torturas a las que se sometía a estos niños para que controlasen su respiración (un aria de tenor a día de hoy, puede durar 9 minutos y solo tener espacio para tres inspiraciones, es una maratón contra tu propio cuerpo, las compuestas para estos sopranistas eran de una dureza monstruosa que no solo incluía notas muy altas sino que obligaba a hacer fiatos y agarres especialmente difíciles para atacar en notas casi imposibles y mantener la estrofa hasta lineas durísimas en un volumen capaz de sobresalir sin microfonar en una estancia como pueda ser un palacio con una orquesta completa sonando a la vez que es algo inhumano). 

.











6 comentarios:

  1. El apoyo que da Kafka a los" diferentes"es de agradecer
    No somos el ropaje que nos envuelve,somos más que eso,aunque es lo primero que vemos del otro.TAl ve zàra enseñarnos a no juzgar o a equivocarnos:No sólo el escritor,también la Naturaleza nos enseña.
    Con resècto a los jóvenes que eran castrados,me parece una locura,como tantas otras castraciones que aún existen .NO sabía la historia,pero me ha dejado de piedra
    Besucos ,amiguco especial y bueno

    ResponderEliminar
  2. np somos máscaras con pies, aunque no nos ofrezcamos tal cual somos a todo el que se cruza con nosotros, y somos...qué somos? hasta siendo cucarachas estamos conforme con nosotros.
    Como dices tú: las castraciones eran excepciones en esa época, por existían para ese fin. Las castraciones de hoy: ablaciones por desgracias siguen siendo actuales

    ResponderEliminar
  3. La historia de los castratis siempre me pareció monstruosa. No hay justificativo para semejante bestialidad, al menos no lo comprendo.
    La metamorfosis que sufre Gregorio, se me ocurre, puede ser interpretada como el espanto que ocurre cuando descubrimos que, sin darnos cuenta y quizás hasta intentando hacer las cosas bien, comprobamos que a pesar de nuestras intenciones nos hemos convertido en verdaderos monstruos, todo por no comprender a tiempo que la realidad no es tal y como la entendemos en forma excluyente, que puede haber aristas de nuestro comportamiento que no apreciábamos en su verdadera dimensión y que un día, de repente, descubrimos con crudeza, apreciando el daño que causamos.
    En todo caso, muy válido re interpretar la obra de Kafka
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. interesante y personal, no menos acertada tu observación Neo, nos disculpamos ignorantes que a veces nuestra actuación no es adecuada.
      En cuanto a los castratis, me adhiero nada justifica tal aberración.

      Eliminar
  4. Eso... ¿qué somos realmente?

    Ablaciones, castraciones... se me nubla la mente, ante los despropósitos del ser humano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. vaya no todo en nosotros es bonito, ni de final feliz, convivimos o vivimos con mucha miseria que no se mide en capacidad de tener o no dinero, si no en moralidad y respeto por el que esta cerca de ti

      Eliminar