Vistas de página en total

26.4.19

Mis Viernes: Victor y Mrecedes




 Puntillismo tinta china

"Mercedes "


Venid, acercaos. si así, sentaos en tono a mí
Hoy os contaré algo que le ocurrió a mi bisabuelo,así entenderéis mejor a este narrador
Víctor, mi bisabuelo fue una buena persona tan buena tan buena, como pobre
Labrador sin  suerte hasta que un día...
Camino de su tierra de labranza, pasaba cada día cerca del gran remanso
que el río Tiétar hace entre los muros pétreos algún desprendimiento había hecho que las aguas en ese lugar fueran profundas
Ese día vio a un anciano que cuando llegó a su altura le llamó por su nombre
-"Víctor, acérquese"-
Se que eres bueno, tu bondad llegó hasta los oídos de mi familia y por ello te daré un regalo 
Soy Pobre, dijo mi antepasado al anciano, no podré pagarle
-Pobre…? exclamó el anciano
Si….ni tengo mulas para arar la tierra, ni caballo para ir a ellas a trabajar. No tengo ovejas que me den leche y pueda hacer queso , ni lana..ni…
El anciano le miro con tristeza y le preguntó
¿ Me das un ojo tuyo si te entrego una vaca ?
-Qué dices -exclamó Víctor
Me das un brazo si te doy un caballo ?
Estás loco, desde luego que no
Ya sé, dijo el anciano si me das tus dos piernas te doy, la vaca, el caballo y un rebaño de ovejas,que te den leche y lana
Nunca, exclamó enfadado mi bisabuelo
¿ Ves ? le dijo el anciano.
Eres rico, tu juventud vale más que todo lo que anhelas y es por ello, junto a tu bondad te concedo el poder sobre la lluvia, con este bastón que te entrego
Cuando necesites agua para calmar la sed de tus tierras, levantas el bastón y lloverá a tu gusto, siempre
Y así fue, así fue como Víctor fue haciendo fortuna con su esfuerzo y el bastón

Pero un día se despistó tanto que los campos se encharcaron ligeramente
y al pasar por ellos, vio cómo en uno de ellos nadaba un pez de colores
Fue a casa y cogió un tarro de cristal, en el que con más agua introdujo el pez
En casa, le traspasó a un recipiente grande, donde el pez nadaba con alegría
en cada giro el pez cambiaba de colores
Ahora amarillo, luego azul pasando al negro , al violeta y al albo blanco
Víctor se sentía un hombre pleno y feliz
Pero, desde que el pez estaba en casa, se dio cuanta que cuando regresaba de sus labores de labranza, la casa se encontraba limpia, la mesa puesta y en el plato una comida deliciosa y justo a su temperatura para ser comida
Un día salió a trabajar, pero regresó antes de la hora habitual
y fue cuando descubrió, al espiar por una de las ventanas , que una hermosa joven de pelo negro ojos verdes y maneras delicadas faenaba en la casa
Víctor entró , se fijó que en la pecera el pez no estaba y preguntó a la chica
¿ No me habrás cocinado mi pez ?
Mercedes que así se llamaba la chica, se ruborizó y mirando a Víctor a los ojos
le dijo: Soy la hija del anciano rey de las aguas, el que te regaló el bastón que controla las lluvias. Yo era ese pez que recogiste
Tu bondad, hizo que me enamorara de ti y pedí permiso a mi padre para estar cerca tuyo
Me iré, no te molestaré 
¡ No, quédate por favor, dijo Víctor, pero para siempre !
Y… así es como yo ahora estoy aquí en este mundo, con vosotros
gracias a un labrador honesto y de una hermosa mujer enamorada de él

19.4.19

Mis Viernes: 16 de Abril: Timanfaya



Puntillismo y tintas

" El encuentro "


Se acerca el final del ciclo noventa veces tres
Se termina el 270 aniversario en el que Hefesto transformó con una gran explosión el Timanfaya en roca viva de colores increíbles, un 16 de abril de 1749

Acercaos os lo contaré:
Todo comenzó un 1 de Setiembre del 1730. Ese día la naturaleza reventó en explosiones de luz, humo, vapores de agua y fuego.
Junto al mar, en el sur de la isla vivía una hermosa joven de ojos increíbles y cabellos que el mismísimo sol envidiaba
Esa tarde paseaba andando descalza por la orilla, los bajos de su vestido blanco se mezclaban con las puntillas que las olas mansas trenzaban sobre la arena.
El Levante comenzó a soplar, y sus cabellos alborotaron su cara, y el mar comenzó a besar sus pantorrillas.
Un dulce sensación comenzó a sentir cuando su vestido blanco ondeaba al viento, mientras notaba que sus cabellos, no se enredaban, si no que sentía como si se los peinaran con los dedos.
Al poco sintió un roce suave en los labios. Tembló la joven
Y justo, la brisa cesó

Asa noche durmió en el dulce recuerdo de lo sentido, y al alba se levantó, para asomarse al balcón desde el que veía el mar. Sintió la brisa, que extrañamente era cálida y notó al igual que ayer, que la brisa la abrazaba y besaba sus labios para después desaparecer .
Durante el estuvo confusa, ensimismada en su pensamiento Fue por la mañana a la lonja y compró una lubina de gran tamaño, según el deseo de su madre
En casa, la abrió para limpiarla y sus ojos hermosos, se agrandaron al ver en el estómago del pez un anillo con una piedra azul turquesa.
Se puso el anillo y era perfecta su medida.
Por la noche mientras dormía una gran tormenta batió la playa llevándose la arena mar adentro. Un golpe de viento abrio las ventanas asustándola
Por la noche mientras dormía, un gran temporal batió la playa llevándose la arena mar adentro.  Un golpe de viento abrió las ventanas de su dormitorio asustándola. Sintió que flotaba entre nubes y era transportada al exterior donde las estrellas la contemplaban.

Sorprendida vió como Amelie la hija diosa de la luna, se la acercaba y la entregaba una túnica trasparente como la suya, para tapar la desnudez de su cuerpo.
Amelie la llevó a la luna, a su palacio de cristal, y en uno de sus aposentos Amelie, hidrató su piel con aloe, y peinó sus cabellos, y maquilló muy ligeramente sus párpados.
Cuando nuestra joven abrió los ojos, se encontraba en una playa de arenas blancas y finas, vestida con su túnica, que trasparentaba sus formas y cada lunar de su cuerpo. La playa estaba llena de estrellas de mar que la sonrían  y de miles de conchas que brillaban al sol como perlas de oriente. 
Sintió que su anillo de piedra azul celeste vibraba especialmente.
La joven sentía como el mar la arrastraba dulcemente hacia su interior, hasta que el agua la llegara por encima justo de las rodillas.
Y vió en las aguas reflejado el rostro de un hombre, a la par que sentía en sus labios la misma dulzura de otras veces.
Y sintió como era arrastrada dulcemente al interior del agua,  tumbada sobre la arena, dejando sólo su cabeza fuera del agua.
Un millón de burbujas se introdujo por entre su túnica, y sintió mil caricias. La imagen del hombre se hizo materia y se fundieron en un abrazo, haciéndola diosa en esa unión.
Así estuvieron amándose, nadie sabe si una semana, tres meses o cien años
Ya la joven, como la diosa que ya era, entró en las aguas tranquilas del mar y comprobó que respiraba debajo del agua, al igual que su amado. 
Comenzó a sentirse parte de la naturaleza y se convirtió en coral rojo que creció donde el mar batía con fuerza. 
Antes de ello, salió al exterior y lanzó su anillo al interior de la isla, un 1 de Setiembre de 1730, y al contacto con el suelo, la tierra se abrió
Y brotó una explosión de lava 
Y saltó por el aire la roca
Y mil colores llenaron las tierras , la convulsión de la Madre Tierra duró justo hasta el 16 de Abril del 1736.

Timanfaya- el anillo de piedra azul- esta ahí entre las rocas, esperando que sea descubierto por otra doncella, para ser convertida en diosa

12.4.19

Mis Viernes: El ramillete de camelias


Puntillismo

" Javril " ( detalle )


Mi amiga nos contó cómo Pedro, su padre, ese día en la estación Términi; recién terminada la Segunda Gran Guerra, aún de uniforme, conoció a la chica del ramillete de camelias

Entró en el hall de la estación bastante nervioso y la buscó entre la multitud, nunca la había visto, no conocía su cara, para encontrarse al fin.  
Él iría de uniforme con un libro de El Principito y ella un ramito de camelias

Recordó como trabaron amistad. 
Él un 16 de Abril, meses antes en una biblioteca pública de Roma, había cogido El Principito para leerle, y quedó intrigado por las notas al margen. En la última hoja encontró el nombre de la lectora anterior:  Laura.  Luego le costó un poco más de trabajo localizar su domicilio, precisamente cuando fue movilizado para el frente de la Segunda Guerra mundial.
Durante todo este tiempo se estuvieron carteando, y nació entre ambos afinidades y sentimientos encontrados que terminó en un gran interés. Pedro pidió que le enviara su fotografía, y Laura se negó en todo momento, diciendo que si de verdad le importaba, daba igual su aspecto

Y llegó el día de la cita en la estación

Una joven preciosa se dirigió hacia él, de figura estilizada, muy bien formada, el pelo de un intenso rubio casi blanco, sus ojos azules como flores, sus labios carnosos. Vestía un traje rosa, era como la Venus de Boticcelli, naciendo de las espumas de las aguas.
Me acerqué caminando hacia ella, sin darme cuenta que NO llevaba el ramito de camelias. 
Mientras se acercaba a mi, una sonrisa curvó sus labios
¿ Vas por mí marinero ?, murmuró ella 
Casi sin querer di un paso hacia ella y fue entonces que vi a la chica del ramillete de camelias. Estaba parada detrás, mirándome

Era una mujer ligeramente gruesa de unos 30 años, cabello castaño, sombrero desgastado, de piernas regordetas  y gruesos tobillos que descansaban en unos zapatos de suela plana
Sentí como si me partiera en dos, la chica del vestido rosa se alejaba, mi deseo era seguirla a la vez que sentía un profundo anhelo por la mujer que me había estado apoyando tanto tiempo.
No vacilé , mis dedos apretaron el libro de El Principito y mostré su portada a la mujer del ramillete de camelias. 
Esto no sería amor, me dije, pero si algo parecido , algo mejor que el amor, una amistad por la que debía estar siempre cercano a ella " domesticado "
Saludé a la joven y la entregué el libro. 
Mientras hablaba, sentía como la amargura de la decepción me embargaba.
Soy el teniente Pedro, ¿ y usted la señorita Laura... ?, estoy muy contento de que pudiera conocerla. ¿La puedo invitar a cenar ?

La cara de la mujer se ensanchó en una sonrisa tolerante:
" No se de qué se trata esto hijo, pero la señorita del traje rosa que se acaba de cruzar con usted me pidió, me rogó más bien que sujetara el ramo de camelias
Y  me dijo que si usted me invitaba a cenar, yo debía decirle que ella le está esperando ya en el restaurante de enfrente...¡ Vaya, no pierda el tiempo !

11.4.19

Hoy Jueves, mañana Viernes: Las Itacas





Cuando emprendas el viaje hacia Ítaca,
pide que el camino sea largo,
lleno de experiencias, lleno de conocimientos.
...





Dos semanas sin escribir nada, quince días emprendiendo un viaja por Sicilia, de Este a Sur, de Sur a Norte, de Norte a Este. Regreso enamorado, lleno de nuevos paisajes de historias de Lestrígones y  Cíclopes
Ese gran Cíclope que es el Etna que cuando se encoleriza arroja grandes piedras a Ulises 





...
Ten siempre a Itaca en tu mente.
Llegar allí es tu destino.
Mas no apresures nunca el viaje.
Mejor que dure muchos años
y atracar, viejo ya, en la isla,
enriquecido de cuanto ganaste en el camino
sin aguantar a que Itaca te enriquezca. 
Itaca te brindó tan hermoso viaje.
Sin ella no habrías emprendido el camino.
Pero no tiene ya nada que darte. 
Aunque la halles pobre, Itaca no te ha engañado.
Así, sabio como te has vuelto, con tanta experiencia,
entenderás ya qué significan las Itacas.
                                           (Poema Itaca de: Constantino Petro Fotiadis Cavafis )

Reposo lo que mi mente intenta encajar, lugares, personas formas de vivir, colores, sonidos, todo me ha embriagado. Sicilia es hermosamente bella, tanto que carezco de las palabras que sean justas para tanto sentimiento como me ha despertado.

Mañana viernes cumpliré con mis relatos, hoy no he podido esperar un minuto más sin compartir aquello que me sobrepasa: Sicilia