Vistas de página en total

26.4.19

Mis Viernes: Victor y Mrecedes




 Puntillismo tinta china

"Mercedes "


Venid, acercaos. si así, sentaos en tono a mí
Hoy os contaré algo que le ocurrió a mi bisabuelo,así entenderéis mejor a este narrador
Víctor, mi bisabuelo fue una buena persona tan buena tan buena, como pobre
Labrador sin  suerte hasta que un día...
Camino de su tierra de labranza, pasaba cada día cerca del gran remanso
que el río Tiétar hace entre los muros pétreos algún desprendimiento había hecho que las aguas en ese lugar fueran profundas
Ese día vio a un anciano que cuando llegó a su altura le llamó por su nombre
-"Víctor, acérquese"-
Se que eres bueno, tu bondad llegó hasta los oídos de mi familia y por ello te daré un regalo 
Soy Pobre, dijo mi antepasado al anciano, no podré pagarle
-Pobre…? exclamó el anciano
Si….ni tengo mulas para arar la tierra, ni caballo para ir a ellas a trabajar. No tengo ovejas que me den leche y pueda hacer queso , ni lana..ni…
El anciano le miro con tristeza y le preguntó
¿ Me das un ojo tuyo si te entrego una vaca ?
-Qué dices -exclamó Víctor
Me das un brazo si te doy un caballo ?
Estás loco, desde luego que no
Ya sé, dijo el anciano si me das tus dos piernas te doy, la vaca, el caballo y un rebaño de ovejas,que te den leche y lana
Nunca, exclamó enfadado mi bisabuelo
¿ Ves ? le dijo el anciano.
Eres rico, tu juventud vale más que todo lo que anhelas y es por ello, junto a tu bondad te concedo el poder sobre la lluvia, con este bastón que te entrego
Cuando necesites agua para calmar la sed de tus tierras, levantas el bastón y lloverá a tu gusto, siempre
Y así fue, así fue como Víctor fue haciendo fortuna con su esfuerzo y el bastón

Pero un día se despistó tanto que los campos se encharcaron ligeramente
y al pasar por ellos, vio cómo en uno de ellos nadaba un pez de colores
Fue a casa y cogió un tarro de cristal, en el que con más agua introdujo el pez
En casa, le traspasó a un recipiente grande, donde el pez nadaba con alegría
en cada giro el pez cambiaba de colores
Ahora amarillo, luego azul pasando al negro , al violeta y al albo blanco
Víctor se sentía un hombre pleno y feliz
Pero, desde que el pez estaba en casa, se dio cuanta que cuando regresaba de sus labores de labranza, la casa se encontraba limpia, la mesa puesta y en el plato una comida deliciosa y justo a su temperatura para ser comida
Un día salió a trabajar, pero regresó antes de la hora habitual
y fue cuando descubrió, al espiar por una de las ventanas , que una hermosa joven de pelo negro ojos verdes y maneras delicadas faenaba en la casa
Víctor entró , se fijó que en la pecera el pez no estaba y preguntó a la chica
¿ No me habrás cocinado mi pez ?
Mercedes que así se llamaba la chica, se ruborizó y mirando a Víctor a los ojos
le dijo: Soy la hija del anciano rey de las aguas, el que te regaló el bastón que controla las lluvias. Yo era ese pez que recogiste
Tu bondad, hizo que me enamorara de ti y pedí permiso a mi padre para estar cerca tuyo
Me iré, no te molestaré 
¡ No, quédate por favor, dijo Víctor, pero para siempre !
Y… así es como yo ahora estoy aquí en este mundo, con vosotros
gracias a un labrador honesto y de una hermosa mujer enamorada de él

No hay comentarios:

Publicar un comentario