Vistas de página en total

19.4.19

Mis Viernes: 16 de Abril: Timanfaya



Puntillismo y tintas

" El encuentro "


Se acerca el final del ciclo noventa veces tres
Se termina el 270 aniversario en el que Hefesto transformó con una gran explosión el Timanfaya en roca viva de colores increíbles, un 16 de abril de 1749

Acercaos os lo contaré:
Todo comenzó un 1 de Setiembre del 1730. Ese día la naturaleza reventó en explosiones de luz, humo, vapores de agua y fuego.
Junto al mar, en el sur de la isla vivía una hermosa joven de ojos increíbles y cabellos que el mismísimo sol envidiaba
Esa tarde paseaba andando descalza por la orilla, los bajos de su vestido blanco se mezclaban con las puntillas que las olas mansas trenzaban sobre la arena.
El Levante comenzó a soplar, y sus cabellos alborotaron su cara, y el mar comenzó a besar sus pantorrillas.
Un dulce sensación comenzó a sentir cuando su vestido blanco ondeaba al viento, mientras notaba que sus cabellos, no se enredaban, si no que sentía como si se los peinaran con los dedos.
Al poco sintió un roce suave en los labios. Tembló la joven
Y justo, la brisa cesó

Asa noche durmió en el dulce recuerdo de lo sentido, y al alba se levantó, para asomarse al balcón desde el que veía el mar. Sintió la brisa, que extrañamente era cálida y notó al igual que ayer, que la brisa la abrazaba y besaba sus labios para después desaparecer .
Durante el estuvo confusa, ensimismada en su pensamiento Fue por la mañana a la lonja y compró una lubina de gran tamaño, según el deseo de su madre
En casa, la abrió para limpiarla y sus ojos hermosos, se agrandaron al ver en el estómago del pez un anillo con una piedra azul turquesa.
Se puso el anillo y era perfecta su medida.
Por la noche mientras dormía una gran tormenta batió la playa llevándose la arena mar adentro. Un golpe de viento abrio las ventanas asustándola
Por la noche mientras dormía, un gran temporal batió la playa llevándose la arena mar adentro.  Un golpe de viento abrió las ventanas de su dormitorio asustándola. Sintió que flotaba entre nubes y era transportada al exterior donde las estrellas la contemplaban.

Sorprendida vió como Amelie la hija diosa de la luna, se la acercaba y la entregaba una túnica trasparente como la suya, para tapar la desnudez de su cuerpo.
Amelie la llevó a la luna, a su palacio de cristal, y en uno de sus aposentos Amelie, hidrató su piel con aloe, y peinó sus cabellos, y maquilló muy ligeramente sus párpados.
Cuando nuestra joven abrió los ojos, se encontraba en una playa de arenas blancas y finas, vestida con su túnica, que trasparentaba sus formas y cada lunar de su cuerpo. La playa estaba llena de estrellas de mar que la sonrían  y de miles de conchas que brillaban al sol como perlas de oriente. 
Sintió que su anillo de piedra azul celeste vibraba especialmente.
La joven sentía como el mar la arrastraba dulcemente hacia su interior, hasta que el agua la llegara por encima justo de las rodillas.
Y vió en las aguas reflejado el rostro de un hombre, a la par que sentía en sus labios la misma dulzura de otras veces.
Y sintió como era arrastrada dulcemente al interior del agua,  tumbada sobre la arena, dejando sólo su cabeza fuera del agua.
Un millón de burbujas se introdujo por entre su túnica, y sintió mil caricias. La imagen del hombre se hizo materia y se fundieron en un abrazo, haciéndola diosa en esa unión.
Así estuvieron amándose, nadie sabe si una semana, tres meses o cien años
Ya la joven, como la diosa que ya era, entró en las aguas tranquilas del mar y comprobó que respiraba debajo del agua, al igual que su amado. 
Comenzó a sentirse parte de la naturaleza y se convirtió en coral rojo que creció donde el mar batía con fuerza. 
Antes de ello, salió al exterior y lanzó su anillo al interior de la isla, un 1 de Setiembre de 1730, y al contacto con el suelo, la tierra se abrió
Y brotó una explosión de lava 
Y saltó por el aire la roca
Y mil colores llenaron las tierras , la convulsión de la Madre Tierra duró justo hasta el 16 de Abril del 1736.

Timanfaya- el anillo de piedra azul- esta ahí entre las rocas, esperando que sea descubierto por otra doncella, para ser convertida en diosa

No hay comentarios:

Publicar un comentario