Vistas de página en total

26.6.20

Mis Viernes: Todo menos mi trono



" La cabeza del bautista "
Tinta china, puntillismo y pastel





Han pasado los años y no puedo olvidar aquellos ojos vidriosos, salidos de las órbitas, la lengua prominente como las de las terneras degolladas, el cuello chorreando de sangre coagulada y gruesos cuajarones violáceos llenando la bandeja de plata.
Jamás olvidaré de aquella cena. Comenzamos con  dátiles, vino de Samaria y queso de cabra; cordero asado entre las brasas, muy especiado, comido con los dedos. Y por postres deliciosos pastelillos. Desde el segundo plato, El Bautista Juan no dejó de desproticar a gritos 
"¡ Herodías, vives con quien no es tu marido!", "¡Ramera apestosa, arderás en los infiernos!’, 
En realidad todo eran verdades como puños, pero se hacían pesadas e indigestas para Herodías, madre de Salomé. –No puedo más –dijo .Haz algo Herodes… Ordena que se lo lleven, que le silencien…–Me divierte –contestó Herodes–Entonces, Salomé, a una seña de su madre, se acercó a ella. Nadie pudo escuchar la propuesta materna. Mi prima  Salomé asintió con la cabeza y desapareció.  Cuando regresó venía vestida tan sólo de una túnica de gasa y un velo transparente que descubría sus ojos, descalza, sin nada por debajo. Una pulsera de oro en un tobillo trataba de disimular su desnudez. Su sexo negreaba al fulgor de las lámparas.  
Herodías hizo un gesto a los músicos y éstos interpretaron una danza. Se hizo el silencio. Nunca he visto bailar con tanta sensualidad. Salomé movía su cuerpo como la mismísima serpiente del Arbol del Bien y del Mal, Bailaba como la mismísima Terpsícore, giraba sobre sí  y, al hacerlo, volaban las gasas marcando salientes y contornos. Varias veces sinuosa se aproximó hasta Herodes  y éste terminó jadeante.
–Pídeme lo que quieras y te lo daré al instante aseguró el todopoderoso Herodes-.–¿Le darás cualquier cosa? –preguntó Herodías-.–Todo menos mi trono…
Salomé se aproximó a su madre. Luego, muy erguida y con voz teatral, exclamó, señalando con un dedo 
–¡Deseo la cabeza del Bautista!-
Aún me estremezco con la tensión que aquellas palabras causaron. Pasado el tiempo Salomé viuda de su primer marido Filipo, se casó sin esperar los duelos, con Aristóbulo  y partieron para Armenia ( país entre montañas ) del que Aristóbulo había sido nombrado rey por el emperador Nerón. 
Un crudo invierno, al traspasar un río completamente helado persiguiendo a un jabalí, cedió la costra de hielo. Salomé perdió apoyo y cayó al agua con tan mala suerte que las placas heladas volvieron a juntarse y le seccionaron la cabeza de cuajo. Iba a cumplir 25 años. 
Todavía la recuerdo bailando desnuda aquella noche, ofreciendo a Herodías la cabeza de Juan el Bautista en bandeja de plata, tan cercenada como la de ella misma…

22.6.20

El espejo



" La casona entre el cielo y la tierra "

acrílico sobre cartulina



Hacía tan sólo unos días que mi abuelo había fallecido.
Allá en Gredos, la casona familiar, había permanecido cerrada, con sus sábanas ocultando los muebles, dando un aspecto fantasmal a las estancias.


La casona, "Entre el cielo y la tierra" como le gustaba decir a mi abuelo, con su largo porche de viguería y pilares de madera, tan cercano a las plantas olorosas: jazmines, romero, tomillo, lavanda. Cualquier ligera ráfaga de aire fresco, en verano todo lo perfumaba .
El patio con la fuente de copa de un solo chorro. En cada esquina del jardín, los uno de los cuatro árboles del mediterráneo: el almendro, el olivo, el naranjo y el laurel

Ese fin de semana un impulso irreflexivo me hizo dirigirme a la casa familiar. Hacía años que no subía al desván, era algo complicado hacerlo.
Traje la escalera y empujé la trampilla que en el techo da acceso; tardé unos instantes en acomodar mi vista a la oscuridad.  La única ventana, se enmarcaba entre los resquicios de luz que  filtraba.

Todo eran bultos informes. Abrí el frailero de la ventana, y entró en tropel la luz, invadiendo de colores y escondiendo las sombras  de la estancia.
Muebles, sillas, una mecedora, un baúl, una columna de escayola, cuadros, maletas con ropa antigua, cestos con más ropa, juguetes viejos una cómoda y un espejo, empañado, sucio.

Limpié un poco la mecedora, entorné los ojos y me trasladé a cómo mi abuela Mercedes, me dormía meciéndome en ella, mi cabeza en su blando pecho, y su olor a café con leche y galletas María.
Tomé una carpeta, de gomas, la abrí: había fotos antiguas de mis padres, mis tíos, mis abuelos…

Toda una vida familiar contenida en ese desván.
Me fijé en el espejo, su marco antiguo, algo picado de carcoma , era de nogal español de color caoba. Limpié el cristal, la imagen que veía no la reconocía.
Pensé, sera un cuadro; pero, le giraba y se reflejaban los bultos, cada objeto del desván.
Sin embargo… cuando lo enfrentaba a mí no era mi cara la que reflejaba. Dejé el espejo, en el suelo, asustado, y procedí a marcharme, algo confuso
Iba ya a descender, cuando me dije: Javier, estás tonto?. Tomé de nuevo el espejo y sin abrir los ojos pregunté:

¿Quién eres ?

Sólo silencio.

Abrí los ojos y la misma imagen de antes seguía reflejándose
Era un señor mayor, y si yo giraba la cabeza a la izquierda, la imagen también lo hacía.
Apreté los labios, levanté una mano. El reflejo también lo hacía.
Terriblemente asustado me dispuse a descender por la escalera, cuando una voz familiar me dijo: 

-"No te vayas-"
Balbuceando pregunté:

¿Quién eres ?

-"Soy tú mismo". me contestó

Ja jaja jajaja reí histericamente, más por el miedo que por la gracia que pudiera hacerme
Pensé: hoy desayuné en exceso, seguro que todo es un sueño y me he quedado dormido en la mecedora.

¡Venga yaaaa …! exclamé
La voz, pausada me contestó: Hace 12 días murió el abuelo Víctor, verdad?
Me temblaban las piernas.
Él te regaló la primera moneda de tu colección numismática: Un real de vellón, de Carlos II, ceca Segovia y estado ploof de conservación.

Me senté en el suelo. Estaba catatónico

Comencé a mirar mejor la imagen que reflejaba, tenía entradas, el pelo canoso por las patillas, unas bolsas en los ojos, sin el brillo que ahora tienen, pero no cabe duda, era mi mirada …si, es verdad, podría ser yo . No entendía nada.

-" Rodolfo soy tú… o tú eres yo, como quieras "-
-Mírame a los ojos, le dije. Eres real? atreví a preguntarle.
¿Eres real ? me preguntó a la vez él a mí. ¿Cuál realidad, la tuya…la mía ? Sólo nos separa un  cristal

Luego cambiando por primera vez la mirada de manera autónoma, y como hablando consigo mismo, me contestó: Mira Rodolfo, mientras volvía a mirarme a los ojos. Te contestaré.

Hace treinta años, a los 12 días de fallecido el abuelo necesité ir a la casona familiar , en busca de retazos de mi niñez.
Y encontré el espejo.

Ahora regreso, tan sólo para estar, al otro lado de su cristal...para ti


.

17.6.20

Encuentro Juevero: Soledad ( a partir de Octavio Paz )





A todos en algún momento se nos ha revelado nuestra existencia como algo particular, intransferible y precioso. Casi siempre esta revelación se sitúa en la adolescencia. El descubrimiento de nosotros mismos se manifiesta como un sabernos solos; entre el mundo y nosotros nosotros se abre impalpable, transparente muralla la de nuestra conciencia.

- Octavio Paz ( El laberinto de la soledad) -



Regreso a Ítaca, el tapiz que tejes con fino hilo está sin terminar, como debe ser.

Cada noche... 
Mira la nube, 
tras abrir los ojos
es otra nube; 
pero su esencia es la misma

¡ Espera, antes te contaré qué sentí las noches en medio del mar !
Parados, el ancla echada. Sientes que la oscuridad más total te rodea. 
Sólo estrellas arriba y sus reflejos abajo

Todo es una esfera oscura llena de puntos, de estrellas y sus reflejos en movimiento
y, yo tendido boca arriba en la cubierta, simple espectador en algo ajeno a mí solo el chocar de las olas te da conciencia

Ni en el desierto tuve la sensación que sentí aquí

Sobre la arena escuchas en silencio, los scrins sobre las dunas
Aquí en el mar ves, sientes como una negritud que te atrapa que desciende hacia ti
Es entonces que regresan aquellas luciérnagas de la niñez
ya no son parpadeantes estrellas o negritud amenazadora. Ahora son verdes anaranjados insectos que me rodean. ¿Por qué ha de ser tan efímera la belleza, por qué tengo que llenar mi caja de madera forrada de terciopelo con esos... aquellos momentos ?

¡¡ Guardar lo bello entre terciopelos !!

Heredé de mi abuelo su estantería con apenas media docena de almas hermosas

Cada noche antes que el cielo se tiñera de amaneceres, recogía puntual la nota en la botella que cada tarde arrojabas al agua, en soledad leía la tinta indeleble con que escribías tus palabras que llenan de gozo mi gozo mi alma.

¿ Cómo no querer?
¿ Cómo olvidar ? 

Tengo cien aventuras que ir contando que allí nos han sucedido, monstruos marinos
arpías, polifemos, salvajes tormentas...

Pero eso, será...mañana


12.6.20

Mis Viernes: Ulises... y la otra cara del espejo





" Volaverunt "
El fiel compañero de Ulises



Sabiendo Ulises que partiría para batallar en Troya, mandó al vidriero Especulo pulir un vidrio y bañarle de plata por una de sus caras
Lo mandó fraguar un martes, a la hora prima. Pagó cuatro sextercios, y después
enterró el espejo bajo las arenas de la playa pasado una fase lunar entera bajo ellas 
Ulises regaló este espejo mágico a Penélope, haciéndola jurar que le tendría siempre muy cercano 
Ulises podría, así, ver sus reflejos en cualquier parte del mundo
Penélope, mujer dócil, puso su lecho y su telar frente al espejo
Besó Ulises en los ojos a Penélope antes de partir a troya, y así abandonó Itaca tras despedirse de Telémaco

Pasarón los años Ulises y con su fiel perro volador Volaverunt viajaron siempre añorando a Penélope, mujer bella y especialmente dotada para tejer 
Una noche de tormentas de grandes truenos y relámpagos, Penélope siguiendo la tradición ocultó la cara del espejo con una sábana, ya que es de todos sabido, cómo los espejos atraen los rayos de las tormentas.
Ulises a partir de ese momento no pudo ver, pero si escuchar lo que sucedía con Penélope, y se le llevaban los diablos cuando oía sólo suspiros y gemidos.
Ulises había decidido vivir su propia Odisea buscando sirenas, Calipsos, y hasta Polifemos 
Mientras por Itaca corria la voz de su muerte cierta.
Con la mosca penelopera detrás de la oreja, Ulises envió a su fiel perro Volaverun para en una misión arriesgada quitar de una puñet..a vez la sábana que cubría el espejo.
Asi pudo volver a ver a su fiel penélope tejiendo por el día y destejiendo por la noche, lo cuál se hizo súmamente feliz y proseguir sus luchas, con sus respectivas disputas y riñas...(dije riñas y disputas no niñas ni lo otro, juer) !

Así ella conseguía mantenerlo alejado mientras coqueteaba con sus pretendientes, haciéndoles creer que tejía mientras Ulises viajaba y no que Ulises viajaba mientras ella tejía, destejía y volvía a tejer... ya ya si si..., por aquí se va a Madrid :-)


.

8.6.20

El sabio y el libro mágico



" Arlequín "

Acrílico sobre papel algodón 
                                                                           -  o00o -


Mi abuelo,  recuerdo que siendo yo niño me leyó un libro que trajo de sus viajes
" Decía que en lo más remoto de Turquía existe un sultán, más rico que todos los reyes de que hablan las fábulas. Nada conocemos de él, ni su nombre, ni el semblante, ni la seda de brocados de oro de que se viste. "

Sigue mi abuelo narrando:
" Para que heredes su infinita fortuna, basta con que toques esa medalla de oro que venía incrustado en el libro. 
Hazlo por  tres veces seguidas, mirando al cielo, al frente y al suelo. Alguien desconocido...dará tan sólo un suspiro sin dolor alguno fallecerá, en los confines de la Anatolia. 

Será entonces un cadáver. 
Y tú verás a tus pies más oro del que puede soñar la ambición de un avaro. Después cerró el libro y me le regaló.   

Proseguí mi caminar, hasta que me crucé con un hombre sabio, humilde, de tan humilde, pobre y sabio dos veces
Le regalé el libro advirtiéndole de la capacidad de hacer mal que tenía
Tomó la moneda y la destruyó.  " El oro envilece el alma, mata al cuerpo. Siempre habría otro hombre que frotando tres veces la moneda, fatídicamente matara a otro en cualquier parte del mundo me dijo.

El anciano sabio tomó el libro y abriéndole sopló sus páginas 
Centenas..., miles de letras se desprendieron de sus hojas impresas y una lluvia de letras fue cayendo al suelo componiendo palabras bellas : Eucalipto, amistad, verbigracia, mariposa, azul, sonrisa, niño... "

5.6.20

Mis Viernes: Derviche y el Rumi


" De bolsas y chuletas "

acrilico y tinta china



¡¡ Merhaba, günaydin !!

Mi nombre es Satelmüch, antes me llamé Piri Mehmed Pazha, y más tarde me llamaré Simbad

" Autorretrato de Saltelmüch "

acrílico


Antes que se me nuble la mente os dejo mis memorias de otro tiempo anterior 
Viví en la Anatolia, " tierra de los bellos caballos", cuando Nevsehir, fué favorecido por su hijo predilecto, el Gran Visir Ibrahim Pacha

Ambos fuimos amigos de infancia, Ibrahim fué hombre de gran prudencia que pasó de esclavo a halconero del futuro Suleman el Magnífico, llegándole a otorgar todo el poder del mundo
Mi amigo nunca se olvidó de nuestra ciudad, que enriqueció con mezquitas, madrasas y sembró la región de moreras
Yo me convertí gracias a su influencia en el más próspero cultivador se gusanos de seda , haciendo de mi ciudad centro de tan preciada tela en el imperio otomano
Pero yo no era feliz
Mi amigo lejos en Costastinopla , y mi vida solitaria repleta de oro con el que no podía comprar la felicidad de la que carecía

Fue como ahora, primera decena del mes de Haziran y estabamos en la fase lunar de Dolunay , cuando vi como un rayo de luna abria paso entre las nubes y junto al estanque de lotos proyectó la imagen de una joven mujer, que ante mi estupor, fue materializándose
Cómo te llamas la pregunté
Ayın Dünyaya (Nacida de la Luna) me contestó
A partir de ese momento mi vida tuvo sentido. Ayın Dünyaya comenzó a hablarme de RUMI, y de su filosofía, de Mevlanapoeta y místico,que pensaba que todas las religiones buscan el mismo objetivo que es encontrar a Dios. Sólo hay un Dios único para todas las religiones
Ayın Dünyaya una noche tras yacer juntos , disfrutando de la paz del momento se incorporó, comenzó a danzar trazando círculos en pleno éxtasis místico, Ayın Dünyaya era Derviche

Los Derviches saben que que la música, la poesía y la danza son el camino que lleva a Dios, desde la destrucción de la personalidad propia para asumir una nueva a semejanza de Dios
Ayın dünyaya me enseñó "Sama" ese viaje místico de ascensión a través de la mente y el Amor, mediante el Ser Perfecto
Ahora ambos danzamos juntos, en cualquier tiempo en que nos encontremos, Dublin, Cracovia, Praga...

Estamos vestidos con túnicas blancas cubiertas por capas negras y tocados con altos gorros de fieltro rojo. Lentamente damos tres vueltas a la sala; tres vueltas que simbolizan las tres etapas que llevan a Dios: 
el camino de la Ciencia, 
el camino de la Intuición 
y el camino del Amor. 
Luego, dejamos caer las capas negras, símbolos de la tumba, aparecemos luminosamente blancos y nos poneos lentamente a girar, con la mano derecha elevada hacia el cielo para recibir la gracia y la mano izquierda vuelta hacia la tierra para transmitir esa gracia al mundo. 
Giramos cada vez más rápidamente al compás purísimo del ney, la flauta de caña que transmite, a quien sepa oírla, los misterios divinos
Todo nuestro ser está abandonado y al mismo tiempo tenso en éxtasis místico, la unión con la Realidad suprema.

Abandona los prejuicios
Siéntete parte de un todo
Camina descalzo sobre la hierba
Escucha como respira la tierra

Se polvo de estrellas
Una mota en la inmensidad
pero imprescindible

Ser aire desplazado del aleteo
de una mariposa 
en algún lugar del mundo


..........