Vistas de página en total

22.3.19

Mis Viernes: La Acequia


" Camino de Tombuctú "
Tintas


ALLAHU AKBAR…¡¡¡¡¡¡¡
ASHHDUAN LA ILLAHA ILLA ALLAH
ASHHADU ANNA MUHAMMADAN RASULULLAH
AIAL AS-SALA
HAIAL FALAH
ALLAHU AKBAR
LA ILLAHA ILLAH LLAH


(traducción :)
DIOS ES EL MÁS GRANDE,  ATESTIGUO QUE NO HAY MAS DIOS QUE ALA. ATESTIGUO QUE MUHAMMAD ES SU MENSAJERO
VENID A LA ORACION,  VAMOS A LA FELICIDAD
DIOS ES EL MAS GRANDE.  NO HAY MAS DIOS QUE ALAH
……………….

De mi desordenada carpeta de dibujos, me reencuentro de nuevo con el inconcluso tuyo
"Eras un libro expuesto a la ventisca, ave trémula en el paraíso, manojo de plumas que oprime mi corazón. "       
" Mis sueños vuelan
por tus verdes silencios,
y mis labios de vino se humedecen
en las dulces sombras
que tu cuerpo deja.  " 
Recuerdo perfectamente aquellos días, en que  posaste para mi dibujo mientras me narrabas la tristeza infinita de tu alma, mis ojos escudriñaban cada detalle de tu cuerpo, mientras mis manos acariciaban el papel. Ahora ya se que pagaste tu pena 
pero… 
Os contaré: Sara nacida libre en la ciudad de Bagdad, se enamoró de un capitán de la guardia del Sultan -Alabado sea A-lláh-  Cada noche se encontraban a la protección de un ciprés, en los jardines de palacio 
La luna tapaba la desnudez de su carne, mientras Sara se entregaba a su amado. Un día Sara supo por la adivina que su amado partiría a la batalla sirviendo al Sultán -alabado sea A-llah-y , que en tierras lejanas acamparía su amor por otra mujer 
"solo el agua lavará la mancha" dijo la adivina 
Loca de celos, esa noche Sara junto al ciprés mojó tres veces de sangre la hoja de su cuchillo en el costado de su amado, mientras su carne aun se mantenía envainada en ella 
Ni un solo grito, ni un reproche 
Mientras  su vida se escapaba por las heridas, Sara peinaba su pelo y besaba sus labios al ocultarle entre las aguas de la cercana acequia
"La soledad es oír como se apagan las estrellas sobre el firmamento en desorden de tu pelo.  Y la tristeza un ventarrón vacío que al amanecer se vuelve caricia.  " 
Miré los ojos de Sara.. siempre me los ocultaba, y vi su lágrima brillar 
Hoy muchos años después, la buena gente se acerca a la acequia de aguas tranquilas, la que discurre entre nenúfares y juncales 
Algunos dicen oír, las llamadas de amor de Sara a  su amado, para el encuentro 
"Cambié un jardín propio por un mar de altura, una jaula cerrada por un cielo abierto,
mis dos ojos por una estrella lejana, y por tu amor ¿qué puedo darte yo por tu amor?
no tengo nada que valga tanto. " 

In Another Life…But with you

Viens mon beau chat
sour mon coeur amoureux:
Rètiens les griffe de la patte
et laisse moi plonger dans les beaux jeux
Mêles de métal et d’agate

15.3.19

Mis viernes: La ventana


" La barca de Caronte "
Puntillismo
( Sin terminar )


Eternamente estoy en deuda con Ignacio mi compañero de habitación en el hospital de mi ciudad.


Hace dos años, tuve un grave accidente de coche, la rapidez de el Samur salvo mi vida. Me dirigía a Barcelona para entregar una documentación y ya de paso supervisar otros temas, en la delegación que mi empresa mantiene en esa ciudad.
Más tarde me contaron que debió de ser un inoportuno pinchazo, que hizo que perdiera el control de mi coche, dando varias vueltas de campana. Recuerdo un túnel en mi mente, por el que inexorablemente me dirigía, incapaz de resistirme. Al final se veía una luz cegadora  y supuestamente sombras que se movían entre la luz 
Una gran paz me envolvía

Algo me hizo retroceder cada vez más rápido sobre mis pasos
Comencé a oír por primera vez…"ya regresa…"… "más adrenalina en vena"..
luego un sopor tranquilo
Cuando desperté, magullado con mis piernas enyesadas, costillas  rotas y mis ojos vendados oí la voz de alguien, que me hablaba
" Vaya, por fin tendré un compañero de habitación que no solo duerme ", me dijo socarronamente
Mire hacia la procedencia de la voz y aun desconcertado le dije: ¿ Dónde estoy?
Estamos en el hospital reparando nuestros cuerpos, al menos tú
Me llamo Rodolfo, le dije , ¿ qué pasa que no veo?
Hola Rodolfo, yo me llamo Ignacio, tuviste un grave accidente, lo mío es rotura de la caja de cambios jejeje,  rió ignacio, tú eres joven y te pondrás bien en dos días.
Me serené, luego durante el día médicos que van, que me oscultan que me preguntan….
con la noche al fin llegó la tranquilidad.
A la mañana siguiente Ignacio se acercó a la ventana de la habitación y comenzó a hablarme.
Hoy el parque esta precioso, se nota que el otoño baña de luz dorada los verdes
Siempre me gustó esta estación, dijo Ignacio, es la más grata en temperaturas y en coloridos. Ahora mismo es un primor ver el verde del parque alfombrado de hojas doradas. Árboles con hojas naranjas, otros en un verde intenso….
Esta mañana, cuando aún tú dormías, vi como una bruma azulada manaba del suelo, tiñendo de  ese color como un velo.  los ocres, verdes y dorados.
Yo escuchaba, Ignacio era un buen narrador
¿ Mira Rodolfo, en este momento veo a una chica preciosa, tendra… 24, 25 años?
Viste falda vaquera de esas como desgastada, un niky blanco y una chaqueta de punto negra, sin abotonar.  Se ha sentado en el banco más próximo a nosotros. Ahora saca una carta de su bolso. Seguro que es una carta de amor, de esas escritas con tinta de bolígrafo azul y palabras que hacen sonreír 
¿ Ves?, la chica sonrie… jejeje ¿ qué te decía…?
La estancia de estos días ciegos para mí, fue muy llevadera gracias a las palabras de Ignacio. Cada detalle que veía, me lo relataba…y yo en mi mente lo iba viendo tal cuál me contaba.
Una noche, me dijo que, se veían luciérnagas desde la habitación, que entre las matas del jardín cercano se veían las lucecillas verde anaranjadas de diminutas luciérnagas, recorrer las hierbas amargas, más próximas a la acequia cercana
Mi abuela me decía que las luciérnagas, brillaban, por que las almas transparentes de las personas buenas, se engendraban en ellas. También me decía que las luciérnagas eran  pequeños duendes que guardaban los sueños aún por cumplir de la gente.
De niño, yo me preguntaba  ¿ Por qué no vuelan las luciérnagas?, quisiera una noche sin luna verme rodeado de una lluvia de pétalos vivos colores  de luciérnagas voladoras….
….
Esa mañana, los médicos habían traído buenas nuevas para mí, pronto las vendas, que protegen mis ojos serán quitadas. Mis piernas aún tendrán que esperar más tiempo.
Sin embargo a Ignacio, las cosas, su caja de cambios como él dice, no le van bien.
El oxigeno comenzó a formar parte inseparable de él.
Aun así, Ignacio tras la siesta no dejaba de asomarse a la ventana, y ya, entre toses, me seguía relatando lo que el parque ese día nos regalaba.
Parejas que se robaban besos en la creencia que nadie les veía.
Niños que volaban cometas entre carreras y gritos que yo jamás llegue a oír.
Una mañana, ignacio simplemente no despertó.
….
¿Almudena, la dije a la enfermera que me atendía, seria posible cambiarme de cama, para estar mas cerca de la ventana? Claro que  si, me contestó Almudena.
Al día siguiente, en lo que supuse que era la mañana, me incorporé sobre la cama, sentándome, y alce un poco mi vendaje.
Me deslumbré, había sido tanto tiempo a ciegas, pero pasados unos pocos minutos, sorprendido vi que había recuperado perfectamente mi visión, veía nítido formas y colores.
miré hacia la ventana, deseaba ver si el parque se parecía a tal y como yo me lo había imaginado durante mi forzada ceguera.
En frente de la ventana…. ¡ SOLO HABÍA UNA PARED !

8.3.19

Mis Viernes: Sakura Hanami


Sakura Hanami
Acrílico SIN TERMINAR
año 2010


CEREZOS EN FLOR

Regresar
Estar cercano a los orígenes.
Mantener vivas las tradiciones.





Saber de dónde venimos para saber a dónde vamos.



Hanami, es la tradición japonesas de visitar los bosques o conjuntos de árboles cuando éstos estan flor
Sakura es el hanami de los cerezos en flor.
Quien haya visitado el valle del Jerte, sabe de lo que hablo.




Los japoneses, festejan los días de los cerezos en flor, yendo de picnic a sus pies floridos.

"Hace tantos años que la memoria se me nubla, en el japón preoccidental, había un samurai de nombre Chim Bat. Había plantado como todo Samurai que se precie, un árbol de cerezo a la entrada de su casa.

De siempre las blancas flores de cerezo fueron el símbolo de los samurais, Son bellas mientras están en el árbol,cualquier ráfaga de viento la desprende para marchitarse en el suelo.

Hubo una época hace siglos, de tumultuosa de grandes batallas, donde los samurais defendian a sus respectivos señores y gobernantes.

Chim Bat, partió a la guerra. Su esposa no derramó una sóla lágrima, y sí la mejor de sus sonrisas de esposa fiel.
La ley obligaba bajo pena de muerte a serle fiel durante la ausencia en la batalla.
Sólo podía ser visitada por familiares.

Chim bat batalló
defendió el honor de su gobernador y el suyo propio hasta la muerte.

Dos semanas después, la triste noticia fue dada a la viuda de Chim bat

Bajó la cabeza, sin derramar una lágrima, y asumió su destino
como lo hubiera hecho su madre, o su abuela, o la madre de su abuela.
Fue a pie del cerezo plantado por Chim bad
Estaba impoluto en flor, de un blanco nacarado
Se arrodilló, reverenció a los tres dioses, y clavó su cuchillo en el vientre
Un borbotón de sangres intensamente roja, salió de su cuerpo
la sangre fue absorvida por el almendro, que tiñó sus flores blancas de un rosa femenino.
A partir de entonces, las flores de los cerezos pueden ser blancas o de un intenso rosa.

.

1.3.19

Mis Viernes: El tríptico de Botticelli en el Museo del Prado


"Apología del triunfo"
- Tintas -


Ven, me dijo tiernamente atráyendome hacia ella
Por la ventana se adivinaba que comenzaba a amanecer, había sido una noche muy esperada
Te contaré un sueño, que tuve que me alteró sobremanera y que ahora en la paz
de tus brazos me atrevo a narrar.
¿Dime ?, la dije mirándola extrañado
Creí que conocía hasta sus pensamientos, y esta revelación me inquietó
Hace meses, antes que decidiera dar el sí a nuestro compromiso, tuve durante muchas noches un sueño muy reiterativo
Todas las mañanas me levantaba asustada, bañada en mi sudor
¿Sabes…? No tenía clara nuestra relación…
Sssshhhhh no digas nada aún, déjame terminar de contarte, me dijo besándome
Me senté y contemplaba sus labios al hablar
Mi sueño, cada noche, comenzaba en el mismo lugar
¿ Recuerdas dónde te dije sí a nuestra relación ?
Fuimos, te llevé más bien a ese lugar para…Pero déjame que comience de nuevo
Cada tarde entre los chopos que bordean el río Tiétar, allá en Gredos, me veía paseando por la ribera, entre los juncales cuando un griterío, ayes de mujer me llamaron la atención
Miraba y veía una desnuda, joven, morena, muy hermosa, perseguida por dos perros terribles que mordisqueaban sus talones, sus pantorrillas.
Detrás, con una potente moto todo terreno un chico conduciendo de pie la moto, profería injuriosas palabras contra la chica…
Di un grito y me dirigí a ayudar a la chica. Tomé una rama para defenderla y me encaré al motorista, que al verme me gritó:
-" ¡ Ni se te ocurra intervenir…!"-
-"Todo ésto forma parte de tu sueño, nada es real, salvo el inmenso amor que yo tenía hacia esta chica, Tanto, tanto la amé y tan grande era su desprecio hacia mí que me llevó a la muerte. Ahora, los dos penamos el castigo de habernos privado de la vida. Y así lo haremos toda la eternidad-"-
Los perros habían derribado a la desnuda chica que llorando pedía clemencia
el chico de la moto, saco una navaja de grandes proporciones y dando la vuelta a la chica, la clavo directo en su corazón
No temas, me dijo al ver mi cara de horror
Yo caí desplomada al suelo, todo aquello fuera sueño o no me sobrepasaba
No temas, repitió el chico, en segundos ella, tomará vida de nuevo, los perros la perseguirán y yo con mi moto la seguiré hasta dar con ella de nuevo y como el suplicio de Tántalo, volverla a privar de la vida.
Alucinaba, todo formaba parte de una terrible pesadilla sin duda
De pronto, la chica, se incorporó limpio sus manos de arena, hizo lo propio por su cuerpo y comenzó a correr despavorida entre gritos de auxilio
Los perros, los terribles perros tras ella y, una nube de polvo que motorista y moto levantaron en su persecución

El sol doraba tu bella cara relajada, las sábanas olían a la intensidad de la noche
Me levanté, besé su frente, y lentamente me fui vistiendo
Metí mi navaja en el bolsillo y mire por la ventana los brillos que mi moto devolvían al sol
Draka y Polka me olieron y nerviosos movieron la cola ladrándome 
………

Siempre me impresionó ese triptico sobre la quinta jornada, narración octava del Decameron que hay pintado en la sala del Museo del Prado por Botticelli