Vistas de página en total

26.7.19

Mis Viernes: Sueños de caracol





En aquella casa  vivía una mujer que se quedó embarazada de un deseo.
No es un cuento de hadas, dijo mi sirena, nunca conocerás el final de la historia...


Todo ésto fue este verano tan caluroso. Mucho después de despertar a aquella mujer embarazada que dormía sobre la hierba de mi jardín. 
La vi llegar como loca llamando a las puertas e intentando gritar sin voz. 
Había perdido la voz, y parece que fue a buscarla a una ciudad lejana. 

No he vuelto a oírla ni verla.

Otro día buscándo encontré unas alas de libélula, me las puse y sobrevolé tu ciudad 

Vi que tu cuerpo estaba siendo invadido por caracoles. Me quedé allí parado, como una estatua mirando, tú me decías: Rodolfo pon la mano en mi ombligo siente como yo el tacto húmedos y cálido de los caracoles por todo mi cuerpo
Noté que algo caliente subía por tu pierna izquierda, vi un caracol verde.  Subió hasta tu vientre y se me metió por el ombligo. Te inundó de calor

El caracol verde sueña todo el día bajo tu ombligo y viaja toda la noche por tu cuerpo sensible
Sus viajes son lentos, con calor de saliva. Sus sueños extremadamente senxuales

Hay un pianista en el edificio... esta ensayando, ahora escribo, con musiquita y un té frío, muy tranquilo
Ha vuelto a tocar el pianista la misma pieza 








19.7.19

Mis viernes : La ciudad invisible


" Al sur de la Toscana "

acrilico






Hoy, querida voy a contar a todo el mundo cómo fue que...

Hace muchos años me adentré con mi coche por un bosque totalmente desconocido
a medida que avanzaba, se iba haciendo más tupido hasta llegar a ser casi un túnel entre vegetación
Y fue que comenzó a llover de tal manera que detuve el vehículo. Mis limpia parabrisas no daban
a basto quitando agua









Encendí la radio pero no captaba emisora alguna. Los cristales se habían empañado
De pronto escuche unos golpes en mi ventanilla. Mire y entre el vaho pude ver que era una niña rubia de bellos ojos azules, empapada. Abrí la otra puerta y accedió a subir
Estaba chorreando agua, a pesar de ello, una sonrisa dibujaba su rostro.
-"Hola Rodolfo, me dijo, yo me llamo Aprile, ahora tengo 12 años y tú bastantes más que yo
pero cuando yo tenga 24 habrá menos diferencia y a los 36 , ya no se notará.
Búscame en el tiempo, te estaré esperando."
Y para mayor sorpresa vi como desaparecía ante mis ojos, no sin decirme..." No dejes de hacerlo"
Quedé impactado por la visión, no había bebido y pensé sería el champiñón que almorcé, alguno
de ellos tendría efectos alucinógenos
Había escampado, y el sol se colaba entre las ramas.
Baje del coche y me puse a andar entre el bosque buscando una explicación a lo ocurrido
Estaba un tanto desorientado, cuando al apartar una ramas, vi un gran claro en medio del bosque
Accedí a él y cuando estaba en medio de la pradera, se fue materializando toda una ciudad ante
mis ojos.
Comercios, casas, calles todo ello muy familiar para mi...
Poco a poco fueron apareciendo personas. Y yo iba de sorpresa en sorpresa
Allí estaban aquellas personas que habían sido importantes en mi vida: D. Javier, mi profesor de literatura, D Francisco, que luchó conmigo para transmitirme matemáticas, Charo mi amor de adolescencia.  Estaba Manu y Fernando y Mingo, Josele y Vitines y...
Al fondo de la ciudad estaba la niña que se me había aparecido entre la lluvia
Me dirigí hacia ella
"Hola de nuevo, me dijo. Has dado con la Ciudad Invisible."
De igual manera que comenzó esta confidencia, todo: la Ciudad Invisible, Tú, mis profesores y amigos 
Todo desapareció, y me vi sentado de nuevo en el coche conduciendo, y ya fuera de ese bosque.

Han pasado varios años de lo que voy a contar a continuación.
Picoteaba por Internet cuando en uno de esos chats de la primigenia de este medio, coincidí
¿ Dios sabe cómo?, contigo por segunda vez.
De nuevo me volviste a sorprender, Ya tenías veintitantos años y volviste a dejarme helado
contabas  como en la pausa de esos años nos habíamos buscado , en Tetuán, en Tánger
en Madrid que comíamos las mismas cosas y vestíamos igual color en el mismo día ...
Y fue que de nuevo desapareciste
Esta vez no quise perderte, me habías dicho que en la siguiente reencarnación la viviríamos juntos, y yo no estaba dispuesto a esperar, así que repetí paso por paso aquel viaje del bosque
Transcurrido unos kilómetros comenzó a llover de igual manera que la anterior. pare el coche
y esperé
Los cristales se habían empañado, pasó el tiempo y tú no aparecías.
a pesar de la lluvia , descendí del coche y me adentré en el bosque, hasta que mi buena fortuna
me hizo dar con el claro del bosque
Ya en su centro, la ciudad Invisible se fue materializando tal y como la vi la primera vez
Todos mis seres queridos, mis amigos y profesores, me observaban tras los cristales
y me gritaban:  ¡¡ Rodolfooo, Aprile  está al final de la calle ..!!
Y hacia allí me encaminé
Te fuiste materializando 
fui hacia ti
Luego, ambos simplemente nos difuminamos y nunca más se supo de nosotros

,

12.7.19

Mis viernes: Miedo a querer



" Rapto de Proserpina "

Tintas

 
                                                         
     
 
 
 
Era la sexta vez que miraba hacia la esquina. 
Desde allí podía contemplar perfectamente el universo
Cómo es posible lo pequeño que se puede hacer el mundo alguna veces ?
 
Tenía miedo a perder lo que amaba


 
Toda la vida había vivido en su roulote, 
su casa no era de ladrillos, 
tenía ruedas que la transportaba en caravana a otros pueblos donde el 
GRAN CIRCO AZUL daba sus funciones, 
Ella era la BAILARINA de porcelana
 
Fue desde su prematuro cuerpo de mujer un constante deseo para los hombres.
Besos robados entre actuaciones tras los cortinones, besos regalados. 
Huecos, sin sentido
 
Luego, como siempre, un ramito de flores silvestres ajadas, 
descoloridas, arrancadas del cercano camino
Era todo lo que quedaba.  
Ella, las guardaba en su caja de madera, con otras muchas
 
Pasó en tiempo y más bella que nunca, hastiada de no poder amar, se olvidó del amor.
Dejó su papel de bailarina , para ser muchacha  partener del Lanzador de cuchillos.
Un marinero que plantó un jardín junto al mar
 
Él en cada actuación se enamoraba más de ella
 
Toc sonaba el cuchillo al clavarse limpiamente en la tabla
 
Ella no estaba en la pista principal. 
La tensión se elevaba a medida que uno y otro más los cuchillos se clavaban 
con su seco sonido TOC
El público expectante no movía ni las pestañas
 
Ella se encontraba en lo más alto de su torre de hoja de lata
 
Escribía con pluma de ganso un libro de medidas infinitas, 
y pastas duras
Cada vez que llenaba con una sola palabra : Amistad… o miedo…o marinero
arrancaba la hoja.
 
Hacía con ella un avión que lanzaba desde lo más alto y 
como un cóndor planeaba majestuoso sobre un viento en calma.
 
TOC. TOC  Y el  público rompió en aplausos
 
El ruido la hizo regresar a la realidad.
 
El Lanzador de cuchillos, la tomó de la mano y la acompañó al final de la pista
 
Te quiero, la dijo
Tengo miedo, contestó ella.
 
El lanzador de cuchillos se sentó el el bordillo de la acera, junto a ella.
¿ Cuéntame ?
 
Se hizo la noche y, por supuesto el universo se redujo aún más, desapareció la esquina y con ella la luna que recién llegada también se fue 
Desaparecieron los macizos florecidos, 
el piso grisáceo, 
la ventana entreabierta de la casa de enfrente, 
la señora regando los geranios blancos, 
el chico que abrillantaba las  botas y silbaba una canción triste 
el perro que dormía sus penas, 
el portero del edificio de la esquina, que acumula litros de cerveza en su panza.
 
...Señor me da miedo querer
Me da pánico perder al ser amado
He pasado una vez por ello y derramé tantas lágrimas que me quedé seca
No quiero amar, no quiero amar.
 
Se levantó y subió a su torre de hoja de lata, allí escribió:
 
Había una vez en un país muy lejano, donde las montañas se perdían en el desierto y el río parecía un mar de ancho, una mujer que vivía escribiendo. Lo hacía sin cansancio en un cuaderno gigante de tapas duras, allí acumulaba cuentos y tejidos de colores inacabados y su dibujo inconcluso y luego arrancaba las hojas y las tiraba



.

5.7.19

Mis Viernes: la regresión





La Regresión



Estoy seguro de que he estado aquí  tal como estoy ahora, 

mil veces antes, y espero regresar otras mil veces más

  

GHOETE
  
  
No nos topamos con almas gemelas de este ti­po todos los días, quizá sólo con una o dos más en toda una vida. 
La gracia divina puede recompen­sar a un buen corazón, a un alma llena de amor.
Encontrar a nuestras almas gemelas no debe convertirse en. motivo de preocupación. 
Tales encuentros están a merced del destino y, sin lu­gar a dudas, se producen.
Después del encuen­tro, prevalece el libre albedrío de ambas perso­nas. 
Las decisiones que se toman y las que se descartan quedan en manos de su voluntad, de su propia elección. 
El alma más «adormecida» tomará decisiones basándose en la mente y en todos sus miedos y prejuicios. 
Desgraciadamen­te, esto suele provocar mucha angustia. 
Cuanto más «despierta» sea la pareja más posibilidades habrá de que tome una decisión basada en el amor, 
y si los dos miembros de la pareja están «despiertos», el éxtasis se hallará al alcance de sus manos
                                             "-    LAZOS DE AMOR -"
                                                        BRIAN WEIS    

"Sabed, por tanto, que del silencio más in­menso regresaré. 
  No olvidéis que vol­veré junto a vosotros. 
Unos momentos más, un instante de reposo en el viento, y otra mujer me concebirá  "   
 KAHLIL GIBRAN

                         ……………………………………………….

  
Decidir, es el ejercicio más duro de todos en libre albedrío
por que se trata de eliminar otra opción
por que se trata de no equivocarte de no confundir
elegir el camino de la izquierda en una disyuntiva es solo retórica
por que el camino es largo, y una vez que se comenzó es en la seguridad
que es el adecuado
Mi alma hoy esta en Cracovia, ayer pudo estar en Dublin, y hace años en Madrid o Milan…o…
por que lo que Weis dice, en parte es cierto, como sicologo expone datos que su experiencia
profesional le enriquecieron, sobre regresiones o almas gemelas
Soy creyente y no creo en las regresiones, ni en las predeterminaciones
Pero, lo que mi amigo Ignacio me cuenta le ocurrió , me pone el vello de punta
-" Jajajaja…-ya les dolía el estómago de la risa, después de horas de charla y risa através del chat
cuando Ana, comentó que había vivido en Mardid
Ignacio se adelantó diciendo: si en Tetuán
Ana enmudeció
Ignacio continúo diciendo: en la calle general Yagüe verdad?
-Cómo sabes…? dijo Ana
en el número 11 verdad?
Ana enmudeció no contestó
Ignacio continúo diciendo, justo enfrente de donde yo viví
siempre miré de forma especial esa casa 
Es el piso cuarto izquierda de la escalera Externa verdad…?
Ana seguía sin contestar
En esa casa dejé de alguna manera mucho de mi amor y de mi esencia
pero eso es ya otra cuestión.
Muchos días más tarde, Ana confirmó punto por punto la autenticidad
de lo que Ignacio sentía o veía de manera natural
Ignacio, me contaba todo ésto entre sorprendido e incrédulo consigo mismo
y en su abrirse a mí, me siguió contando datos, situaciones y lugares ya
vividos antes o en la distancia con Ana, o sin ella , participar de los pensamientos y, de hasta habitar ….las mismas casas ,
en lugares tan remotos como Marruecos, 
o nacer el mismo dia el mismo mes a la misma hora…
Ambos siempre buscando sus exencias
el uno al otro, el otro al uno
  
-"El secreto del mundo es que todas las co­sas subsisten y no mueren; 
tan sólo se re­tiran y desaparecen de nuestra vista para regresar más tarde. 
Nada muere; los hom­bres fingen estar muertos y tienen que aguantar la parodia de sus funerales 
y afli­gidas necrológicas, y ahí están, de pie, mi­rando por la ventana, sanos y salvos, con un nuevo y extraño disfraz."
                                                           RALPH W ALDO EMERSON
  PD.: Sólo se acaba la vida, cuando se terminan los sueños