Vistas de página en total

27.9.19

Mis Viernes: " La otra historia de Penelope "


Añadir leyenda


Si te adentras en lo más recóndito de la sierra de Gredos, entre Gavilanes y Pedro Bernardo, hay una roca que domina el Valle del Tiétar.  Siéntate en ella e introduce la mano en la hoquedaz de su izquierda. 

Encontrarás unos viejos legajos
Léelos, el texto cambiará para cada persona, pero no así los efectos: según lees el tiempo se alarga, hasta quedar amarrado a un bucle de la eternidad
...Abro los ojos mientras despierto de mi sueño, me levanto estoy en lo alto de una montaña. 

Hay fotografías por el suelo, en todas ellas estoy yo, pero no se quienes son los que me acompañan en las imágenes.

Sigo andando errante, tratando de recordar cómo llegue hasta ese extraño lugar.
De repente suena un teléfono, miro en mi bolsillo y le extraigo

¿...Dígame ?
- La voz me narra:

" Rodolfo, ya no quedan monstruos marinos.Todos han sido maltratados por los pescadores de arrastre y los cruceros repletos de turistas. Ya no hay leyendas de buques fantasmas, desde que se inventó el GPS, no tiene sentido.
Los tiempos para los marinos, no son como eran
Pero Rodolfo, te contaré la historia de Penélope




-"Todo comienza en el momento de la despedida de su amado, en la playa agitando el pañuelo blanco que le dejó en prenda. Lágrimas de desconsuelo al ver cómo el horizonte engullía el barco que se la llevaba media vida.
"Penélope, tengo que marcharme sin falta. El futuro me espera; es nuestro".
" Allí lejos hay lugares donde buscar tesoros ocultos cofres llenos de oro, que sólo esperan que les saque a la luz del día, de su largo entierro. No oyes ?…escucha ?. El mar pronuncia mi nombre. Me llama debo ir al encuentro con mi destino ".

Penélope, sólo acertó a decirle: "¿ Pero, y las sirenas... ?
Y así fué como partió dejándola a ella, sola, allí esparando.
 Día tras día
 Mes tras mes, 
Siempre sus ojos llenos de lágrimas y salitre, salitre y lágrimas, agitando su pañuelo blanco al aire y pronunciando su nombre.
En la aldea de pescadores todos sabían de su historia, la buena gente se acercaba algunas tardes a hacerla compañía y darla conversación. 
La contaban chismes, mentirijillas, cotilleos
Penélope ajena a sus vecinas, mantenía la mirada fija en el horizonte, en el final de la mar ajena a las palabras y llena de añoranza

Pasaron muchos meses. Una tarde desde su lugar en la playa, se agachó y tomó un puñado de arena, de aquellos miles de relojes que había derramado. Arena perdida, y se dijo: " Hasta aquí hemos llegado".
"Se fué a buscar tesoros, y todos estaban en las curvas de mi espalda, se fue a buscar hortizontes, y todos estaban entre las sábanas de mi cama. No se dió cuenta que yo era su tesoro "  Me voy .

A la mañana del siguiente día cuando el autobús la llevaba dirección a la capital, Penélope echó su última mirada a la playa
¡ AdiósHasta pronto ! No...¡ Hasta nunca !.
Ahora Penelope es feliz. Encontró trabajo como cajera de Mercadona y está enamorada de Swan el joven que vende hortalizas y frutas y es escultor en sus ratos de ocio 
Rodolfo, del muchacho que se marchó, nada puedo decir, no se supo más de él.
Algunas veces Penélope, cuando pasea sola por la orilla del mar, y ve un barco solitario, mentalmente piensa: "No sabe lo que se perdió "


20.9.19

Mis Viernes: Aquí viene mi tren


" Sueño "

Acrílico, - sin terminar -


Ocurrió ayer mismo yo esperaba el autobús 47, en la parada frente a casa. En el otro extremo de la parada había una chica que también esperaba, ni siquiera la había oído llegar.
La observé mejor.¡ Nos parecíamos como dos gotas de agua !
En realidad ella también se había dado cuenta antes que yo, pero para nada se manifestaba asombrada
Tenía unos auriculares puestos, la miré y la pregunté ¿ Pink Floid ? aunque mi mente en realidad pensaba en Ludovico.





No: Escucho "Nuvole Bianche" Sabes que esa canción la compuso Einaudi para mí?
Sonreí, ¡ Vaya, parece que tienes mucha confianza con él !

Éramos idénticos hasta en los gestos
Se puso a juguetear con un mechón de cabello, enredándole en uno de sus dedos
Luego, sonriendo me dijo " No es que seamos iguales y que tengamos iguales gestos. =
Sacó un cuaderno de gusanillo de su bolso y un bolígrafo
Me di cuenta de que tenían la misma forma de escribir, la misma forma de sujetar un bolígrafo, y la misma letra que yo. 
Mi cara tuvo que delatarme cuando ella me miró de reojo.- 

"No es que nos parezcamos, si es eso lo que piensas. Que lo es, porque conozco esa expresión. Es tan tuya como mía. No es que nos parezcamos, es que somos iguales. No estoy muy segura, pero diría que somos la misma persona en puntos diferentes, o en vidas distintas. Y, bueno, yo llevo sostén."

No contesté
No te preocupes, no es la primera vez que esto nos pasa. Con mucha serenidad se puso a buscar en las páginas del cuaderno. Una vez encontrado, golpeó con el boli sobre el apunte
" En otra vida compartida, ambos buscamos un lugar a salvo de una plaga de peste y coincidimos con Boccaccio, otra vez intentamos abrazar la religión islámica en la Turquía de los Derviches, era en el siglo XVI, si, mira concretamente el 1577.
En otra íbamos en una nave a repoblar las colonias de Cuba.
( Siempre me gustaba verte coquetear con todas las chicas, por que sabía que sólo eres para mi ).
En cada vida compartida, era como encontrarte ante un espejo y ver tu imagen reflejada.
Luego se quitó los auriculares, y se puso seria.
¿Tal vez sea que la que viaja en el tiempo sea yo, o que todo sigue un orden que yo no entiendo. O tal vez la próxima vez seas tú el que me encuentres y me hagas recordar las vidas pasadas juntos ?.
Recogió sus cosas, guardó los auriculares, el bolígrafo y el cuaderno, me besó suavemente la mejilla, y me dijo
"Bueno, aquí viene mi tren..."
Miré la calle, seguía vacía desde que este suceso comenzó, buscaba raíles, un andén pero era una parada de autobús donde estábamos sentados


¿Tren..?
Ella me sonrió. 
Pude ver como su pelo y luego su vestido se agitaba por una ráfaga de viento que no llegué a sentir
Alzó una pierna para subir un escalón... Y desapareció

¿Dios sabe hasta qué vida será la siguiente a compartir?, da igual, se que nos volveremos a encontrar en otra vida, en otro lugar
.

13.9.19

Mis Viernes: La bailaria y el anticuario


" Zapatillas de ballet "

Puntillismo con tinta china


Durante el tiempo que mi abuelo veneciano y la bailarina de pie enyesado compartieron sus vidas, hubo momentos de un entendimiento distinto a lo que todos entendemos como normal
Sólo si conoces Tantra o has vivido algo así puedes saber de qué hablo






Venecia durante un invierno muy frío, en los comienzos de los años 60.
Paolo era un joven de sonrisa fácil, quería ser primer bailarín de la Fenice se estaba preparando con todo su alma para ello
Frente al palacio de la ópera, hay una casa de antigüedades. Un día al pasar delante su escaparate, Paolo se fija en una cajita de música con una bailarina que gira y gira sin parar.
La bailarina parece tuviera vida propia, y Paolo podría jurar que le sonríe cada vez que sus caras se quedan enfrentadas separadas por el  cristal del escaparate
Paolo arrima su cabeza hasta sentir el helado cristal en su frente. Está totalmente extasiado
En la contemplación de la bella bailarina, diría que puede oír sus risas.
Unos golpes en el cristal le desvían su atención. Es un hombre pequeño, delgado, con unos lentes antiguos, poco pelo y mirada triste
Le hace una seña para que pase. Paolo en el interior de la tienda se ve envuelto en un mundo fantástico: Vestidos con plumas de avestruz, lentejuelas, cajas de música sonando por varios lugares, lámparas Tiffany  con cristales de bellos colores formando libélulas, mariposas....libros, enseres de todo tipo


Yo escuchaba como ahora tú, la narración que mi bailarina de pie escayolado me contaba. Estaba tan dentro de la narración que mi mente participaba de cada detalle .
El viejecito de mirada triste, me hizo una pregunta. ¿Puedes quedarte media hora a cargo de mi tienda?, tengo que ir sin falta al teatro de la Fenice , te conozco, te veo salir cada tarde del teatro. Pareces buena gente.  Estas últimas palabras ya me las dijo desde fuera de la tienda.
Al salir, un extraño silencio se hizo en la tienda. Todas las cajas de música dejaron de sonar. Todas menos una, la de la bella bailarina que me sonreía a través del escaparate
Me acerqué
Giraba, y giraba. vi como se sonrojaba y bajaba la mirada al acercarme a ella.
Tomé la caja. e hice que dejara de girar.
La bese, si, besé la figura de esa bella bailarina
La luz se fue un instante y cuando regresó, la caja de música estaba SIN LA BAILARINA


Detrás mío note una presencia, me giré. Era ella
Paolo, me dijo: Me encantaron, yo debí ser la primera bailarina de la Fenice y una compañera por envidia mandó contra mí un conjuro.
Ahora al besarme, has suprimido la mitad del conjuro. Para que todo sea perfecto debes volver a besarme
Cuenta mi bailarina de pie enyesado, como el beso que se dieron,  fue largo, intenso, intemporal.
Luego de nuevo, un breve apagón de luz
Cuando el viejecito regresó de su gestión, se encontró a una bella joven, vestida con un tutú .
¿Y Paolo ?
La chica sonriendo salió de la tienda sin decir nada
Luego, se paró delante del escaparate para contemplar la caja de música coronada con la esbelta figura de un bailarín que la miraba con cara de sorpresa...

5.9.19

Mis Viernes: La sirenita de Muxía y el marinero



  última Tinta terminada hoy

" Selfie Arcángel Gabriel "



Dicen que desde los acantilados de Muxía, los días de fuerte bruma se puede ver América. A veces te siento mirando lánguida con un chal sobre tus hombros contemplando el mar
Tienes tantos proyectos por cumplir, tantos sueños para compartir. Giras y te sientas sobre la roca, cuando el sol ya calienta un poco, y entornas los ojos; adormeces y recuerdas...


Hace tiempo, que un marinero recorría las mares más lejanos.

Enamorado de todas las mujeres de cada puerto, el marinero, había sembrado su semilla en cada jardín y plantando una flor en él
Pero su mundo, su amada era la mar



"-¡ Baja la vela mayor … gritaba. Suelta soga, ata el trinquete al cabestrante ¡ gira a babor, por Neptuno….¡ despotricaba

Cien veces había luchado con su amada; las tormentas eran su mayor desafío con ella… Y  se dejaba besar por espumas que la mar le enviaba 


En algún lugar bajo las aguas próximas a Muxía, Maruxaina, sirena joven vivía ajena a el mundo de la superficie
Había oído hablar a su madre sobre los humanos, seres como las  sirenas pero con patas como los cangrejos, sólo que con dos. El mero hecho de pensarlo la producía horror 
Miraba hacía arriba y veía una claridad azulada que siempre la intrigó. Una noche, decidió ascender y llegándose hasta unas rocas cercanas a los acantilados contempló el mundo de la superficie y lo que vio fue sorprendente: Un cielo oscuro plagado de puntos luminosos como cuando la claridad del sol llega hasta sus escamas y éstas brillan. Vio las sombras oscuras que de los acantilados se levantaban amenazantes 
La brisa la llegaba fría y presa de miedo, se regresó a las profundidades de su mar protector, cálido. Pero el mal ya estaba hecho, había bebido en el vaso de la curiosidad
y esta vez en un amanecer volvió a ascender a la superficie para contemplar: Y lo que vio, la gusto,  vio colores, sintió calores. Sentada sobre la roca, pudo ver como el telón azulado de la bruma era a poco levantado por un sol que dominaba el cielo y contempló verdes puros en la tierra cercana y vio la esperanza que todo lo rodeaba
y sintió en sus mejillas, en su piel desnuda toda, la brisa cálida que llegaba de tierra adentro, con olores a humo de chimeneas, y cómo las gaviotas revoloteaban cerca de ella graznando jugando como niños

¡Qué pena de hermoso mundo, habitado por monstruos bípedos horrorosos! se dijo. Y descendió cantando una triste canción de amores no correspondidos

El destino hizo que una noche de luna llena, la mar cambiara su genio y trajo a su amigo el Septentrión de sus lugares de invierno y levantó olas mas altas que el volar de las aves, la espuma salpicaba las estrellas
El marino se aferró a su timón ¡ bajad velas , girad tres cuartos, rumbo a puerto seguro…! , gritaba el marinero
Pero su amada esta vez le quiso sólo para ella, y de un certero golpe le arrancó del timón y las aguas de envolvieron ansiosas de su cuerpo, en íntima comunión. Y el marinero descendía y descendía braceando, los ojos desorbitados, hasta que vio como una luz se le acercaba
Es la muerte pensó, cerró los ojos, dejó de luchar y se entregó a lo desconocido

"No tengas miedo", sintió que en su mente le hablaban,
abrió los ojos y vio que tenía a su lado una joven, de ojos azules, bellísima y la sonrió. Más la sonrió al ver su torso desnudo. Luego gritó  AAAAH! al ver que era una sirena
"No es verdad lo que me esta pasando !  se dijo, las sirenas no existen, sólo son leyendas, afirmó
Yo te salvé, vi que no podías vivir dentro del mar como yo
No te asustes
 le dijo Maruxaina, yo al verte pude superar el horror y miedo que me diste cuando te vi tan deforme

Se miraron y rieron a la vez los dos, jajajajajaja
Eres hermoso dijo ella, mientras le acariciaba los cabellos con sus dedos, el marinero, la sonrió
Cómo te llamas? Maruxaina, contestó
La trajo hacia sí, y la beso. Hicieron el amor durante dos días y dos noches sin parar
Al tercer día, el marinero dijo: 
Maruxaina debo partir por esos mares de Dios...

Ella dijo: Espera, te traeré un recuerdo para que siempre me tengas presente. Y descendió a las profundidades del mar.  Apareció con una caja de bronce. "No la abras hasta que no estés en tu mundo, prométemelo dijo.  
Cuando ya la silueta del marino se perdió por la linea del fin del mundo, ella rompió a llorar
Por eso saben saladas las aguas de mar cercanas a Muxía.

Maruxaina la sirenita sabía que todo era imposible, y que, jamás le volvería a ver. ¿ Pero, quizás llevara su fruto plantado en su jardín..?

Cuando llego a su casa, el marinero entregó la caja a su madre, dentro había un mejillón de negra cascara, sobre ella en primorosa filigrana blanca, un molusco había trazado ese hermoso dibujo.
Qué hermoso dijo la señora, lo copiaré y lo repetiré con hilos de fino algodón.  Así nació el Encaje de Camariñas
……
Desde la piedra sobre la que estabas postrada, abriste los ojos para tomar de nuevo realidad y sonreíste por la historia hermosa que un marinero y Maruxaina vivieron.
Su fruto: algo muy hermoso que jamás…jamás el tiempo puede borrar:
Una fuerte amistad entre ambos que nadie ni nada romperá