Vistas de página en total

19.7.19

Mis viernes : La ciudad invisible


" Al sur de la Toscana "

acrilico






Hoy, querida voy a contar a todo el mundo cómo fue que...

Hace muchos años me adentré con mi coche por un bosque totalmente desconocido
a medida que avanzaba, se iba haciendo más tupido hasta llegar a ser casi un túnel entre vegetación
Y fue que comenzó a llover de tal manera que detuve el vehículo. Mis limpia parabrisas no daban
a basto quitando agua









Encendí la radio pero no captaba emisora alguna. Los cristales se habían empañado
De pronto escuche unos golpes en mi ventanilla. Mire y entre el vaho pude ver que era una niña rubia de bellos ojos azules, empapada. Abrí la otra puerta y accedió a subir
Estaba chorreando agua, a pesar de ello, una sonrisa dibujaba su rostro.
-"Hola Rodolfo, me dijo, yo me llamo Aprile, ahora tengo 12 años y tú bastantes más que yo
pero cuando yo tenga 24 habrá menos diferencia y a los 36 , ya no se notará.
Búscame en el tiempo, te estaré esperando."
Y para mayor sorpresa vi como desaparecía ante mis ojos, no sin decirme..." No dejes de hacerlo"
Quedé impactado por la visión, no había bebido y pensé sería el champiñón que almorcé, alguno
de ellos tendría efectos alucinógenos
Había escampado, y el sol se colaba entre las ramas.
Baje del coche y me puse a andar entre el bosque buscando una explicación a lo ocurrido
Estaba un tanto desorientado, cuando al apartar una ramas, vi un gran claro en medio del bosque
Accedí a él y cuando estaba en medio de la pradera, se fue materializando toda una ciudad ante
mis ojos.
Comercios, casas, calles todo ello muy familiar para mi...
Poco a poco fueron apareciendo personas. Y yo iba de sorpresa en sorpresa
Allí estaban aquellas personas que habían sido importantes en mi vida: D. Javier, mi profesor de literatura, D Francisco, que luchó conmigo para transmitirme matemáticas, Charo mi amor de adolescencia.  Estaba Manu y Fernando y Mingo, Josele y Vitines y...
Al fondo de la ciudad estaba la niña que se me había aparecido entre la lluvia
Me dirigí hacia ella
"Hola de nuevo, me dijo. Has dado con la Ciudad Invisible."
De igual manera que comenzó esta confidencia, todo: la Ciudad Invisible, Tú, mis profesores y amigos 
Todo desapareció, y me vi sentado de nuevo en el coche conduciendo, y ya fuera de ese bosque.

Han pasado varios años de lo que voy a contar a continuación.
Picoteaba por Internet cuando en uno de esos chats de la primigenia de este medio, coincidí
¿ Dios sabe cómo?, contigo por segunda vez.
De nuevo me volviste a sorprender, Ya tenías veintitantos años y volviste a dejarme helado
contabas  como en la pausa de esos años nos habíamos buscado , en Tetuán, en Tánger
en Madrid que comíamos las mismas cosas y vestíamos igual color en el mismo día ...
Y fue que de nuevo desapareciste
Esta vez no quise perderte, me habías dicho que en la siguiente reencarnación la viviríamos juntos, y yo no estaba dispuesto a esperar, así que repetí paso por paso aquel viaje del bosque
Transcurrido unos kilómetros comenzó a llover de igual manera que la anterior. pare el coche
y esperé
Los cristales se habían empañado, pasó el tiempo y tú no aparecías.
a pesar de la lluvia , descendí del coche y me adentré en el bosque, hasta que mi buena fortuna
me hizo dar con el claro del bosque
Ya en su centro, la ciudad Invisible se fue materializando tal y como la vi la primera vez
Todos mis seres queridos, mis amigos y profesores, me observaban tras los cristales
y me gritaban:  ¡¡ Rodolfooo, Aprile  está al final de la calle ..!!
Y hacia allí me encaminé
Te fuiste materializando 
fui hacia ti
Luego, ambos simplemente nos difuminamos y nunca más se supo de nosotros

,

No hay comentarios:

Publicar un comentario