Vistas de página en total

26.6.20

Mis Viernes: Todo menos mi trono



" La cabeza del bautista "
Tinta china, puntillismo y pastel





Han pasado los años y no puedo olvidar aquellos ojos vidriosos, salidos de las órbitas, la lengua prominente como las de las terneras degolladas, el cuello chorreando de sangre coagulada y gruesos cuajarones violáceos llenando la bandeja de plata.
Jamás olvidaré de aquella cena. Comenzamos con  dátiles, vino de Samaria y queso de cabra; cordero asado entre las brasas, muy especiado, comido con los dedos. Y por postres deliciosos pastelillos. Desde el segundo plato, El Bautista Juan no dejó de desproticar a gritos 
"¡ Herodías, vives con quien no es tu marido!", "¡Ramera apestosa, arderás en los infiernos!’, 
En realidad todo eran verdades como puños, pero se hacían pesadas e indigestas para Herodías, madre de Salomé. –No puedo más –dijo .Haz algo Herodes… Ordena que se lo lleven, que le silencien…–Me divierte –contestó Herodes–Entonces, Salomé, a una seña de su madre, se acercó a ella. Nadie pudo escuchar la propuesta materna. Mi prima  Salomé asintió con la cabeza y desapareció.  Cuando regresó venía vestida tan sólo de una túnica de gasa y un velo transparente que descubría sus ojos, descalza, sin nada por debajo. Una pulsera de oro en un tobillo trataba de disimular su desnudez. Su sexo negreaba al fulgor de las lámparas.  
Herodías hizo un gesto a los músicos y éstos interpretaron una danza. Se hizo el silencio. Nunca he visto bailar con tanta sensualidad. Salomé movía su cuerpo como la mismísima serpiente del Arbol del Bien y del Mal, Bailaba como la mismísima Terpsícore, giraba sobre sí  y, al hacerlo, volaban las gasas marcando salientes y contornos. Varias veces sinuosa se aproximó hasta Herodes  y éste terminó jadeante.
–Pídeme lo que quieras y te lo daré al instante aseguró el todopoderoso Herodes-.–¿Le darás cualquier cosa? –preguntó Herodías-.–Todo menos mi trono…
Salomé se aproximó a su madre. Luego, muy erguida y con voz teatral, exclamó, señalando con un dedo 
–¡Deseo la cabeza del Bautista!-
Aún me estremezco con la tensión que aquellas palabras causaron. Pasado el tiempo Salomé viuda de su primer marido Filipo, se casó sin esperar los duelos, con Aristóbulo  y partieron para Armenia ( país entre montañas ) del que Aristóbulo había sido nombrado rey por el emperador Nerón. 
Un crudo invierno, al traspasar un río completamente helado persiguiendo a un jabalí, cedió la costra de hielo. Salomé perdió apoyo y cayó al agua con tan mala suerte que las placas heladas volvieron a juntarse y le seccionaron la cabeza de cuajo. Iba a cumplir 25 años. 
Todavía la recuerdo bailando desnuda aquella noche, ofreciendo a Herodías la cabeza de Juan el Bautista en bandeja de plata, tan cercenada como la de ella misma…

10 comentarios:

  1. Historias bíblicas que contienen elementos que siguen vigentes, sin duda.

    Un abrazo, y por un finde estupendo para ti

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El poder total todo lo corrompe, y si el precio es el adecuado, se paga. Siempre se ha asociado la seducción a una mujer, a una serpiente con una manzana en la boca.
      El mismo deseo de find tranquilo para ti
      i

      Eliminar
  2. sin palabras me has dejado
    es de madrugada
    me gustó el escrito
    que en silencio he leído mientras la luna me ha mirado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. la luna gira dando siempre la misma cara a la tierra, danza y danza incansable entorno a la tierra como en una seducción eterna, como un castigo a Tántalo hasta el final de los tiempos. No se puede evitar la seducción y el magnetismo que tiene entre seres de distinto sexo

      Eliminar
  3. Impresionante! historia bíblica, continuación imaginada y ese rostro gritando en silencio, confrontándonos con crímenes y pecados aún cuando ya luce abierta su garganta! Estupendo todo, Rodolfo. Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  4. Neo, hace años que hice ese dibujo a tinta china, con método puntillas, para mi técnicamente es uno de mis mejores dibujos, aunque pueda resultar desagradable el tema. Pero cualquier obra relacionada con la muerte de El Bautista es de una crueldad d desagradable ( ver obra de -ARTEMISIA GENTILIESCHI) en cuanto a la narración, es un desquite aplicando la vieja máxima babilonia del ojo por ojo. Gracias por tu comentario

    ResponderEliminar
  5. Herodias y Salomé no tenían comportamiento ejemplar, pero el tal Bautista era muy desagradable. Podrían haberse evitado alguna tragedia, de haberse callado la boca.
    La muerte de Salomé podría haber sucedido igual.

    Bien contado.

    ResponderEliminar
  6. Estoy contigo, pero soy de la opinión que en determinados personajes bíblicos, parecen destinado a tener un final trágico para que su vida tenga una moraleja. Tenía El Bautista que morir decapitado por que así estaba escrito?
    gracias por tu comentario

    ResponderEliminar
  7. Esas historias bíblicas, son de lo más alucinante. Y tus "correcciones" la guindilla para darles un toque diferente.
    Muy, pero que muy bien, rodolfo.

    Abrazo en bandeja.

    ResponderEliminar
  8. se de muy buena tinta que transcurrió tal y como lo vi. Yi era el camarero que servia los manjares esa noche. gracias juji

    ResponderEliminar