Vistas de página en total

11.5.20

El árbol de Tombuctú

.

Alejandra con " Sultán engolado "
Acrilico sobre lienzo año 2014
Hay silencios, manos del sur que soportan aves del norte y cuentos en la mochila dispuestos a ser contados, como este de hoy, bueno, el de hoy no es un cuento, es totalmente cierto.

Mi abuela hace muchos años apareció con un diario de su difunto esposo, mi querido abuelo Simbad

" Ven Rodolfo, te leeré algo que sólo yo, y ahora tú conocerás, de tu abuelo cuando era joven "

Abrió el diario y comenzó a leer, lento, pausado

"  -Hoy hemos tocado puerto, ya todo mi miedo queda atrás, mi esposa me espera
Escribo para confirmar que no estoy perturbado, que no es un sueño y realmente me ocurrió.
Hace veintitrés días, tocamos puerto en aquella sucia ciudad africana cercana al desierto.
Mis compañeros y yo teníamos cinco días de descanso, y dinero en los bolsillos. La noche
fue de borrachera , hasta el punto de perder la consciencia
A la mañana siguiente me desperté. Estaba en medio del desierto. Desconocía como
podía haber llegado allí.
Me incorporé y dirigí mis pasos a una mancha verde que al acercarme comprobé era un
frondoso árbol lleno de extraños frutos. Las ramas llegaban hasta el suelo, a sus pies manaba un discreto manantial.
Vi que los pájaros comían las frutas y palié el hambre con ellas. Luego, me tumbé a la
sombra de sus ramas. La tierra estaba tan dura que era incapaz de conciliar postura alguna. Me dije en voz alta: Ojalá tuviera una buena cama.
Y a mi lado apareció una cama esplendida con blancas y frescas sábanas.
Me rasqué la cabeza. Había dado con el "árbol de la vida " de las leyendas de Tombuctú, que según ellas, te concedía todo lo que le pidieras.
Me acosté y me dije... Por qué no comer una buena ensalada y algo de pasta, con un vino de Ribera del Duero "... y antes de terminar, apereció a mi lado. Sacié mi hambre y sed y me dije: " ya no puedo más" y los restos de alimentos desaparecieron

La abuela, me miro y dijo: Sabes Rodolfo, el abuelo no era ambicioso pero cayó en la tentación Y pidió un saco lleno de diamantes y esmeraldas y otro de monedas de oro....

Prosigo la lectura...
Me quedaré a vivir aquí, tengo todo lo que un hombre necesita. Pido una joven mujer y me
apareces tú...
Pero ocurrió que la ambición desmedida minó la tranquilidad del abuelo. En las noches no dormía vigilando que asaltadores aparecieran para robarle su tesoro.
Y ocurrió que es su miedo, supuso que un solitario león se le apareciera... Y así ocurrió
Luchó con  él, hasta que pudo pensar en hacerle desaparecer pero  dejó sus marcas de garras en los brazos
La cordura ante la inminente muerte con el ataque del león, le llevo a desear estar en su barco a salvo...

Ya en el barco sus compañeros se interesaron y curaron sus heridas, tu abuelo les contó
que había sido culpa de un marido celoso y cornudo...

Y querido nieto Rodolfo, esta es la verdadera razón de las cicatrices que tu abuelo Simbad
tenía en su cuerpo...
Luego la abuela se levantó y se fue.

Tomé el diario, abrí por medio, pase páginas y más páginas... ¡ Estaba en blanco !

.

10 comentarios:

  1. ¡Estaba en blanco!
    Maravilloso...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hace años creo que fue de un viaje de negocios en Montpelier traje a mi hijo mayos ( tendría 13 años ) un libro de título " the book of nothing ", estaba totalmente en blanco. Lo llevo a clase para recoger autógrafo de profesores y compañeros: fue un éxito
      Si, los finales inesperados son así

      Eliminar
  2. lerte es suspirar pensar amar quizás también llorar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. no lei el libro, aunque le tengo, pero si vi la película de " la historia interminable" y es fantasía. Ya voy recobrando algo de mi fantasía y hasta las ganas de comenzar a dibujar o pintar.
      He estado muy cabreado pero mucho y bueno... voy digiriendo la situación.

      Eliminar
  3. y Tú afortunadamente has salido a tu abuela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. claro que si Tracy, es un orgullo a quien a los suyos se parece honra merecen

      Eliminar
  4. Ayy,amiguco!Esos cuentos de tu abuelo,y la brillantez de la abuela...es para comérselos!!
    Y tú,que siempre das un toque de magia a los finales..
    Me encantó el libro en blanco
    Te he leído y me alegro de que ya estés más animado.Si ya tienes ganas de pintar,eso es muuuuyyy bueno.Yo un día de estos tengo que ir a comprar lienzos.A ver si se nos pasa el enfado
    Besucos príncipe de los cuentos


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. bueno, ya parece que las sombras que me llegaban al fondo de mi cueva se van perfilando y se ven colores además de formas. vamos a salir a pesar de lo que todos sabemos de quienes tenían que haber velado por nosotros

      Eliminar
  5. Rodolfo, me encantó el cuento de tu abuela. Realmente somos lo que pensamos, de alguna forma todo viene a nosotros,lo que deseamos o tememos, por eso es mejor no tener avaricias, ni miedos y ser positivos.
    Te agradezco tu visita y te dejo mi felicitación y mi abrazo por tu creatividad.

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias Mª Jesús , tu posición es la acertada en este cuento

    ResponderEliminar