Vistas de página en total

15.3.23

Encuentro juevero: Foto número 12

 

Inma pletórica de buenas noticias y una regular, nos invita este jueves a escribir sobre que nos sugiere

la fotografía 12 de nuestro teléfono.

He recuperado esta entrada para esta fotografia





         Mi 12ª foto de mi teléfono es este dibujo de " joven marroquí " que acababa de terminar


Eran las cinco en punto de la tarde, hora lorquiana
Desde el balcón central de la sala de Sultanas en la Alhambra de Granada. A mis pies, los Cármenes enfrente el Sacromonte, barrio gitano donde los haya, dorado de soles blanco de cales, con embocaduras de puertas y ventanas pintadas de amarillo albero. Al fondo dominado todo Sierra Nevada, como un gran sultán sentado supervisando todo lo que sucede.
Hacia doce días que mi empresa me había enviado a Granada para implantar un nuevo sistema operativo en una empresa de la ciudad.
Aburrido y rutinario, estaba cansado de la soledad y deseaba regresar a mi ciudad.
Ese sábado, como un turista más decidí visitar la Alhambra. Me hice con una guía. 
Decía: Primero pensada como fortaleza, luego fue durante siglos trasformada a palacio… el más bello jamás imaginado.  La perfección de la cultura Nazarí .
Bebí agua en la fuente del Avellano, y proseguí mi camino hasta la entrada.
Austera por fuera como todas las construcciones musulmanas, suntuosa en las intimidades.
Ochocientos años de vida en común, no hizo si no que los árabes fueran españoles de diferente religión.
La visita comenzó en la sala de embajadores, con esa penumbra estudiada,  sus balconadas sobre la ciudad. Un alarde de yeserías, estucos, azulejos y mármoles impresionaba a todo aquel que viera por primera vez la sala..
Me separé del grupo y proseguí solo, por los jardines, entre olores a tomillo, cilantro, hierbabuena, y romero.
No cabe duda que tanto por las aguas como por las plantas fueron sus diseñadores unos artistas increíbles, siendo gente provenientes de desiertos habían trasladado aquí su ideal del Paraíso.
Cuando me di cuenta, estaba en el interior de una sala, la más hermosa de la Alhambra, la sala de Sultanas.
Diseñada para amar, era la preferida por los sultanes, esposas y concubinas
Quedé extasiado por su paz y belleza. Me acerqué al balcón central sobre la ciudad. Eran las cinco en punto de la tarde.

Sentí como un viento fresco me envolvía. Note una mirada a mi espalda. Me gire y la vi:
Ojos de azabache, pelo en cascada sobre sus hombros. Una túnica trasparente dejaba a la vista mas que ocultaba.
Me tendió la mano y me dijo:¡ VEN !. Me llevó por la hasta entonces disimulada puerta entre los azulejos del zócalo que, cerró tras haber pasado ambos.
Ascendimos por una empinada escalera hasta el piso superior justo encima de la sala de sultanas. Espaciosa, sin ventana alguna, sólo unos taladros en la bóveda con forma de estrellas, que proyectaban la luz de esa manera a un suelo cubierto de cojines multicolores.
El aire estaba cargado de sensualidad
Se arrodilló y me invitó que hiciera lo mismo, a tan sólo unos centímetros uno del otro.
Dejó caer su túnica al suelo. Cogió mi mano y la llevo a su pecho, sin dejar de mirarme a los ojos dijo: ¡ TÓMAME !.
Abrazos, gemidos, besos deseados; caímos, rodamos sobre el suelo de cojines .
Al fin, entrega sin egoísmos, carne seca en carne húmeda, espada en vaina.
Creí, que levitábamos cuando ambos al unísono llegamos al éxtasis del orgasmo conjunto.

Nueve citas, todas a las cinco de la tarde
Nueve citas como las nueve capas del techo de la sala de sultanas que imita la bóveda celeste. Nueve citas como los nueve paraísos que su religión promete.

Eran las cinco de la tarde y, yo esperaba
Oi, primero un murmullo, luego un grupo de japoneses con un guía español, en perfecto ingles, les narraba sobre la Alhambra.
Les decía: "Y en lo alto de esta Torre del Homenaje, hay un escrito que dice: "Dale limosna mujer que no hay mayor pena en el mundo, que ser ciego en Granada"
Luego ya en la sala señalaba las perfecciones de las yeserías azulejos y la sinfonía de colores que invitan a la sexualidad.
Para terminar les contó
"…Y entre estas piedras se encuentra el espíritu de una sultana joven, que murió sin consumar matrimonio,  al fallecer el sultán víctima de las armas cristianas.
Cuentan que sus gemidos de amor son algunas veces audibles a través de estos fuertes muros.
jajaja rió el guía, Seguro que haría las delicias de cualquier joven que se la encontrara "….

28 comentarios:

  1. Tengo la sensación de haberte leído ya está historia_ leyenda, Rodolfo, claramente surgida de tu indisimulable amor hacia la cultura mora que taba belleza ha comentado en tu tierra. Un fuerte abrazo. P.d casualmente estuve curioseando recién entre lis últimos retratos que subiste a tu blog de pinturas entre los que hallé éste. Me encantaron

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es y lo advierto en mi presentación Es un relato antiguo que el dibujo me recordó Gracias Mónica por visitarme Un abrazo

      Eliminar
  2. Hay que ver lo que nos puede sugerir una imagen o en este caso una foto... Esos gemidos bien pudiera ser fantasmales de alguien que en un pasado los disfruto reales. Un buen texto.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas piedras tendrían que hablar Campirela y nos contarían cosas increíbles Un abrazo

      Eliminar
  3. Me ha encantado que hayas recuperado esta entrada, no sé si en su momento la leí, pero lo que te puedo asegurar es que esta vez no se me va a olvidar, sin duda me coge en otro momento más íntimo de mi vida conmigo misma.
    Es maravilloso el relato y me han entrado unas ganas terribles de volver a visitar la Alhambra.
    El dibujo maravilloso has sabido recoger esa mirada tan propia de la mujer árabe tenga la edad que tenga..
    Felicitaciones mil.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tracy, cuanto me alegro, la verdad es que este verano antes de mis vacaciones en Nerja, quiero pedir cita para volver por la Alhambra, nunca es suficiente Un abrazo

      Eliminar
  4. Se refleja en tu relato el esplendor y grandeza de la Alhambra, casi se puede visualizar, al mismo tiempo que sus estancias.
    Una historia dentro de otra historia, la imaginación al lado de la realidad.
    Buen relato.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. José Luis a veces me pregunto que paso con esa cultura ? Desapareció sin más cuando se les expulsó Un abeazo

      Eliminar
  5. El dibujo es precioso. Me gusta mucho la expresiôn de los ojos de la sultana. Tu relato, súper en ese entorno mágico que es la Alhambra se me hace muy plausible que ella vague por sus rincones y elija candidato. Un abrazo fuere, Ro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias Myriam, hay mucho misterio en esa mirada, como lo hay entre las piedras de la Alhambra Un abrazo

      Eliminar
  6. Te puse un mensaje y largo además. No sé si se esfumó o entró a depósito. Besos

    ResponderEliminar
  7. Y no sé si se envió este otro, varios intentos y todos fallidos, o eso creo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mujer de negro este comentario si el resto...no un abrazo

      Eliminar
  8. O sea que tienes una ruta secreta. Desde luego hay guías que no tiene ni idea.
    Recuerdo que mi profe de historia de Egb, aunque entonces no estaba de moda, nos decía eso que comentas. Después de 800 no hubo ninguna reconquista. Los musulmanes eran tan españoles como nosotros. Nadie se acordaba de que aquel territorio antes perteneciera a los cristianos. Fue otra conquista. Es como si ahora vinieran los romanos a reconquistar Hispania.
    Sugerente relato, Rodolfo
    Abrazoo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. me parecen tan manipulables esos paises que ponen de moda el victimismo de nuestro andar común con ellos y me hacen comprender lo fácil con que se pretende reescribir la historia de manera populista. Imagínate el cruce de sangre que tenemos en esta nuestra vieja España. Un abrazo

      Eliminar
  9. Tengo Granada pendiente de visitar y conocer y me has dejado con los dientes largos... Preciosa historia y precioso dibujo. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Molí en cuanto a Granada la Alhamvra no te decepcionará Un abrazo

      Eliminar
  10. Muy sensual el relato y es que Granada ha despertado y despierta todavía muchos sentimientos y sensaciones! Es preciosa igual que tu ilustración! Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marifelita esa era.mi intención al escribirle Gracuad Un abrazo

      Eliminar
  11. Un encuentro así, con tanta evocación y demanda...tómame, ni en Granda se puede evitar. Ni un ciego tampoco :-)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Albada. los hombres somos unos mandaos según para qué ! Un abrazo

      Eliminar
  12. El relato es muy bonito, ¡y el dibujo es maravilloso, Rodolfo! De las mejores aportaciones jueveras *.*
    Ahora, toca ver la Alhambra.
    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dafne gracias lo extraordinario es estar en este grupo con compañeros participantes asi. Un abrazo

      Eliminar
  13. Qué buen cuento, Rodolfo, me has hecho recordar a un informático estadounidense que conocí hace unas semanas en el aeropuerto de Málaga; no llevaba dinero en efectivo y me dio pena que no pudiese subirse al autobús que nos llevaba a Granada así que le presté el dinero. Durante el viaje me contó que no le gustaba viajar pero que su jefe había organizado una semana de trabajo en la ciudad de la Alhambra, gracias a ti me lo he podido imaginar, jejeje, con la joven sultana. Me has puesto melancólica, y mira que no hace tanto que estuve allí. Un relato para soñar, Rodolf. Y muy lindo el dibujo pero que triste mira la muchacha.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esther bien pudiera haber sido, por que esto es una historia inventada, pero la Alhambra esta llena de leyendas que se lo digan si no a Washington Irving un enamorado de esta belleza que tenemos el honor de poseer en este pais Un abrazo

      Eliminar