Vistas de página en total

24.12.19

NAVIDAD: El falso Derviche

" Alejandra y Ananda"

Tintas papel algodón 50 x 50

Otra Navidad con todos vosotros, llenos de Ilusión y ganas de vivir
Os traigo una vez más este corto de la película " Qué bello es vivir", ya son 12 años haciéndolo
Os deseo una Feliz Navidad, a ti, a ti y por supuesto, también a ti


  
Ahora os dejo con este cuento turco  que deseo os guste:

Una vez un rey decidió dar una parte de sus riquezas a modo de caridad desinteresada. Al mismo tiempo, quiso ver qué sucedía con ella, de manera que llamó a un panadero en quien podía confiar y le dijo que horneara dos panes. Dentro del primer pan debía colocar una cantidad de joyas, y el otro hacerlo nada más que de harina y agua.
Los panes tenían que ser entregados al más y al menos piadoso de los hombres que el panadero pudiese encontrar.
A la mañana siguiente, dos hombres se presentaron frente al horno. Uno estaba vestido como un derviche y parecía muy piadoso, aunque en realidad sólo se trataba de un farsante. El otro, que guardó silencio, le recordó al panadero, por una semejanza de rasgos faciales, a un hombre que le desagradaba.
El panadero entregó el pan que contenía las joyas al hombre que llevaba el manto derviche, y el pan común al segundo hombre.
Tan pronto como recibió su pan, el falso derviche lo palpó y sopesó en su mano. Sintió las joyas, que a él le parecieron grumos en la masa, harina sin mezclar. Sostuvo el pan en su mano, y el peso de las joyas hizo que a él le pareciera muy pesado. Miró al panadero y se dio cuenta de que era un hombre con el cual no se podía jugar; de modo que se volvió hacia el otro hombre y le dijo: “¿Por qué no cambias tu pan por el mío? Tú pareces estar hambriento, y éste es más grande”.
El segundo hombre, que estaba preparado para aceptar lo que fuera, cambió su pan gustosamente.
El rey, que estaba observando a través de una rendija en la puerta de la panadería, quedó sorprendido, más no se dio cuenta de los méritos relativos de ambos individuos.
El falso derviche obtuvo el pan común. El rey concluyó que el Destino había intervenido para mantener al derviche protegido de la riqueza. El verdadero buen hombre encontró las joyas y fue capaz de hacer buen uso de ellas. El rey no pudo interpretar este acontecimiento.

“Hice lo que se me ordenó”, dijo el panadero.
“No es posible entrometerse con el Destino”, dijo el rey.

“¡Qué astuto fui!” dijo el falso derviche.

5 comentarios:

  1. Felices días, y que sean 12 años más :)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Judi un abrazo y mis mejores deseos para ti en esta Navidad del 2019, espero decirte lo mismo en el 2031 ( doce años más)

      Eliminar
  2. Una entrada redonda espero que nos sigas deleitando con ellas y dándonos en qué pensar siempre.

    ResponderEliminar
  3. Por supuesto Tracy espero seguir aquí con todos

    ResponderEliminar
  4. Gran moraleja detrás de esa historia y cuánto contenido en ese mar de miradas que asoman desde tu magnifico trabajo! Me encanta! Un fuerte abrazo y muy felices fiestas!!=)

    ResponderEliminar