Vistas de página en total

20.12.19

Mis Viernes : La ciudad de Paititi.


Mi Paititi 
 Iglesia de San Juan Bautista - Gredos -
Acrílico sobre lienzo



"Emergería de las aguas del Arno, a recrear el mundo...un mundo sólo de ella”. 

Escribía en mi diario. Deje el bolígrafo; Era finales del invierno, allá en Entreríos Argentino cuando me encontré con ella bajo los eucaliptos que dejan sabor de menta en las abundantes aguas de "su" río. 
Bajaban turbias, rojizas, arremolinadas, lamiendo el arenal aprendiz de playa. Más que río, mar de dulce agua
Mariana sentada en el embarcadero mojaba sus pies en el agua. 
¿ Se te cayeron los pensamientos al agua . la dije? Alzó la cabeza, sujetándose la pamela con su mano izquierda
Sabes?, hablo con mis padres, me contestó.
Hace muchos años, río arriba se fueron al final de un invierno como este, en busca de Paititi, la ciudad en la isla a veces invisible, a veces navío que surca las aguas de este gran río
Ellos jamás volvieron

El río es mi memoria

¿ Te llevo a Paititi ? La tendí la mano, se incorporó. Espera, dame veinte minutos y nos vamos
Diecinueve minutos más tarde apareció, vestía ropa de campo: botas vaqueros, camisa azul y chaleco. Nada de pamelas, esta vez un pañuelo a la cabeza

Vamos de la mano con Tomás Moro, en busca de nuestra propia Utopía, la dije

Sabes Rodolfo: Hay que hacer mucho ruido en este mundo para dejar al menos un eco. 
Si mi sonido se repite en otro ser humano, esa casualidad me salva, hace que la vida valga la pena”. Me dijo Mariana

La búsqueda de Paititi desde el primer momento, no fue la búsqueda de riqueza, de plata u oro, si no otra cosa, que con el tiempo descubrí. El agua es el espejo de los sueños, el espacio de lo mágico, de la ensoñación, y por todo ello también de la palabra y la imaginación creadora. 
Y Paititi se nos apareció de entre las brumas del río una mañana. Mariana esperaba ver a sus padres al entrar en la ciudad . Esperaba que el lugar contara entre su magia las premoniciones paternas que les hicieran presentir el olor de la hija aproximándose. 
No vi a nadie. 
-Rodolfo todo aquí huele a mis padres. Aún no les veo , pero me siento observada por ellos. Aún No les oigo, pero sé que cada palabra mía llega a sus oídos. 
Rodolfo: vete, yo encontré mi tesoro.
La dejé en su estado místico. Estuve unos días solamente observándola en discreta distancia. Ella cada mañana se acercaba al río por el lugar que crecen los jacintos y nenúfares, las saldínias y los mordiscos de rana
Por un instante me recordó la dramática y hermosa imagen de Ofelia flotando entre las aguas, con su corona de flores y el vestido semi hundido, flotando en el agua
" Ofelia VII "
Acrílico sobre cartón

Luego de meterse, salía e iba casa por casa hablando con sus invisibles habitantes. Reía y era feliz
Llegó el día de mi regreso, no miré atrás, pero perfectamente escuché un coro de decenas de voces que me despedía " Buen viaje de retorno Rodolfo"

El camino a nuestro personal Paititi fue el de encontrar nuestra propia utopía. Mariana la encontró
Lo más grande de Paititi es que fuimos capaces de imaginarla, que fue la fantasía lo que, a la postre, la hizo funcionar. 
Hay quienes, aunque nos quedemos solos, tenemos que seguir manteniendo los Paititis de la imaginación. Imaginar la realidad sigue siendo tan importante como construirla”.
...
Ítaca te brindó tan hermoso viaje. 
Sin ella no habrías emprendido el camino. 
Pero no tiene ya nada que darte. 
Aunque la halles pobre, Ítaca no te ha engañado. 
Así, sabio como te has vuelto, con tanta experiencia, 
entenderás ya qué significan las Ítacas. 
                               ( Itaca- K. kavafis)

1 comentario:

  1. Si te digo la verdad, tengo curiosidad por leer tu entrada,( De Perú vas al Arno y si mal no recuerdo debe estar en Italia) pero estoy preparando un viaje a Madrid, donde pasaremos las Navidades en casa de uno de mis hijos, y quiero antes agradecerte tus letras y felicitación.
    Estaré en Aravaca pero si tu exposición de pintura fuese en estas fechas, haría una escapada encantada para verla, créeme he sentido no ver tus cuadros.
    Por lo que vas publicando en cada entrada, veo que tienen alma y corazón.
    En fin, volveré cuando pueda para leerte, pero antes quiero desearte tanto a ti como a los tuyos, una muy FELIZ NAVIDAD.
    Cariños.
    kasioles

    ResponderEliminar