Vistas de página en total

9.11.18

Mis viernes : Mahou, la sirenita y los caramelos de violeta

 
" Mahou: La nuestra "

Acrílico sobre lienzo

Dicen que desde los acantilados de Muxía, los días sin bruma se puede ver América
A veces te siento, mirando lánguida con una pasmina sobre tus hombros contemplando el mar. Amanece a tus espaldas, y los colores se van volviendo dorados, a poco el azul de la bruma se difumina a medida que se eleva y se pone en contacto con las capas más cálida de aire.
Tienes tantos proyectos por cumplir, tantos sueños para compartir. Giras, y te diriges hacia la iglesia que los mareantes han dedicado a la Señora que les protege
Te sientas sobre la roca, el sol ya calienta un poco,  entornas los ojos adormeces de nuevo y recuerdas:
Hubo un tiempo, que un marinero hacía las mares más lejanas y también  las próximas
Era locuaz, dicharachero,y bravucón. En cada puerto tenía una mujer a la que había rendido su corazón. Enamorado de todas, el marinero, había sembrado su semilla y en cada jardín había plantado una flor. Su mundo su amada su amante era la mar

Baja la mayor …! . Suelta soga, ata el trinquete al cabestrante ! gira a babor, por Neptuno….! despotricaba a gritos
Cien veces había luchado con su amada; las tormentas eran su mayor desafío… Y otras se dejaba besar con las espumas que la mar le enviaba sumisa

En algún lugar bajo las aguas próximas a Muxía Maruxaina, sirena joven vivía ajena a el mundo de la superficie. Había oído hablar a su madre sobre los humanos, seres como las  sirenas pero con  dos patas como los cangrejos, el mero hecho de pensarlo la producía horror a Maruxaina

Miraba hacía arriba y veía una claridad azulada que de siempre la intrigó. Una noche, decidió ascender  y llegándose hasta unas rocas cercanas a los acantilados contempló el mundo de la superficie...y lo que vio fue sorprendente
Vio un cielo oscuro plagado de puntos luminosos como cuando la claridad del sol llega hasta sus escamas y éstas brillan, vio las sombras oscuras de los acantilados amenazantes. La brisa la llegaba fría y presa de miedo, se regresó a las profundidades de su mar protector, cálido
Pero el mal ya estaba hecho había bebido en el vaso de la curiosidad y en un amanecer volvió a ascender a la superficie para contemplar y lo que vio, la cautivó: vio colores, sintió calores
Sentada sobre la roca, pudo ver como el telón azulado de la bruma era a poco levantado por un sol que dominaba el cielo y contempló los verdes puros de la tierra cercana y sintió en sus mejillas, en su piel desnuda toda, la brisa cálida que llegaba de tierra adentro, con olores a humo de chimeneas, musgo y cómo las gaviotas revoloteban cerca de ella graznando jugando como niños
El azul la la rodeaba el mar golpeaba las rocas dando grandeza al escenario

Qué pena de hermoso mundo, habitado por monstruos bípedos horrorosos se dijo.
Y descendió cantando una triste canción de amores no correspondidos. El destino hizo que una noche de luna llena, la mar cambiara su genio y trajo a su amigo el Septentrión de sus lugares de invierno y levantó olas mas altas que el volar de las aves, la espuma salpicaba las estrellas
El marino se aferró al timón Recoged velas! girad tres cuartos, rumbo a puerto seguro gritaba el marinero
Pero su amada esta vez le quiso sólo para ella, y de un certero golpe le arrancó del timón!
y la mar le envolvió ansiosa de su cuerpo cayendo por la borda, en íntima comunión
Y el marinero descendía y descendía braceando, los ojos desorbitados, hasta que rió como una luz se le acercaba. Es la muerte ! pensó, cerró los ojos, y se entregó

No tengas miedo, sintió que en su mente le hablaban, abrió los ojos y vio que tenía a su lado una joven, de ojos azules, bellísima y la sonrió. Mas sonrió al ver su cuerpo semidesnudo
Luego gritó  AAAAHHHHH..! al ver que era una sirena
No es verdad lo que me esta pasando ! , se dijo, las sirenas no existen, sólo son leyendas, afirmó

Yo te salvé , vi que no podías vivir dentro del mar como yo. No te asustes le dijo Maruxaina, yo al verte pude superar el horror y miedo que me distes cuando te vi tan deforme

Se miraron y.. rieron a la vez los dos, jajajajajajja
Eres hermoso dijo ella, mientras le mesaba los cabellos con sus dedos, el marinero, la sonrió
cómo te llamas? Maruixaina, contestó
la trajo hacia sí, y la beso
Hicieron el amor durante dos días y dos noches sin parar. Al tercer día, el marinero dijo: Maruxaina, debo partir por esos mares de Dios
Ella dijo: espera, te traeré un recuerdo para que siempre me tengas presente
Y descendió a las profundidades
Apareció al momento con una caja de bronce.
No la abras hasta que no estés en tu mundo, dijo 
Y cuando ya la silueta del marino se perdió por la linea del fin del mundo, ella rompió a llorar (Por eso saben saladas las aguas de mar cercanas a Muxía )
Sabía que era todo imposible, y que, jamás le volvería a ver, pero quizás llevara su fruto plantado en su jardín..?

Cuando llego a su casa, el marinero entregó la caja a su madre dentro había un mejillón de negra cascara, sobre ella en primorosa filigrana blanca, un molusco había trazado un hermoso dibujo.
Qué hermoso dijo la señora, lo copiaré y lo repetiré con hilos de fino algodón
Así nació el Encaje de Camariñas
……
Desde la piedra sobre la que estabas postrada, abriste los ojos para tomar de nuevo realidad y sonreíste por la historia hermosa que un marinero y Maruxaina vivieron
Su fruto: algo muy hermoso que jamás…jamás el tiempo puede borrar

PD: Para finalizar y tenga sentido con el título, me tomaré una cerveza Mahou y después unos caramelos de violeta

No hay comentarios:

Publicar un comentario