Vistas de página en total

18.9.20

Mis Viernes: El Hormiguero

 




                                                                          Cigarras



Un día las hormigas científicas del hormiguero inventan el vegetal artificial. 
Es una papilla fría y con sabor a bicarbonato sódico y ladrillo rojo. Pero al menos las libera de la necesidad de salir fuera de los hormigueros para recoger  vegetales naturales. Así se salvan de las amenazas del  fuego, del veneno de las nubes insecticidas.

Ahora el número de las hormigas tiende constantemente a crecer, al cabo de un tiempo hay tantas hormigas bajo tierra que es preciso ampliar los hormigueros. 
Las galerías se expanden, se entrecruzan, terminan por confundirse en un solo Gran Hormiguero bajo la dirección de una sola Gran Hormiga. 
Para evitar confusiones posibles, las salidas al exterior son tapiadas a cal y canto. 
Se suceden las generaciones en esta sociedad en expansión. 

Como jamás han salido de los límites del Gran Hormiguero, incurren en el error de pensar que el universo es el Gran Hormiguero 

Pero cierta vez una hormiga más atrevida e inteligente se extravía por unos corredores en ruinas, distingue una tenue luz , unos destellos, se aproxima y descubre una boca de salida cuya clausura se ha desmoronado. 
Con el corazón palpitante, la hormiga sale a la superficie de la tierra. 

Ve el día, el sol, el cielo, las nubes. 
Ve un jardín. 
Ve tallos, hojas, yemas, brotes, pétalos, estambres, rocío. 
Ve una rosa amarilla. 
Todos sus instintos despiertan bruscamente.

Se abalanza sobre las plantas y empieza a talar, a cortar y a comer. Se da un atracón. 


Después, relamiéndose, decide volver al Gran Hormiguero con la noticia. Busca a sus hermanas, trata de explicarles lo que ha visto: 


"¡ Arriba...luz...jardín...hojas...verde...colores...flores...!" 

Las demás hormigas no comprenden una sola palabra de aquel lenguaje delirante
Creen que la hormiga ha enloquecido y la matan."

.

10 comentarios:

  1. ¡Qué buena parábola de la vida!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. tenemos en nuestros genes comunes tantos de miles de años y seguimos sin entenderles.

      Eliminar
  2. Una metáfora estupenda sobre el gran peligro que acecha a nuestras sociedades...aislarnos tanto de la Naturaleza al punto de llegar a desconocerla! Un placer leerte, como siempre. Un abrazo
    P.d
    hermosa imagen!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El aislamiento nos hace inhumanos, meras marionetas en manos de algún gran hermano. Con esta pandemia nos quitan no sólo salud, si no libertad y humanidad. Ser diferente a los dictados de lo políticamente correcto trae graves consecuencias

      Eliminar
  3. Muy bueno. Siempre he pensado qué pensarán las hormigas. Y quién sabe. Tal vez lo clavas en tu texto. Somos esas hormigas vistas desde el espacio

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. tan sólo es una parabola. Somos animales sociales, y no hay lugar para los que no encajan en el sistema

      Eliminar
  4. Muy buenas, gracias por tu visita. Fascinate tu relato además con reflexión incluida, esa hormiga valiente le duró poco su alegría y las demás seguirán el ritmo impuesto y nunca sabrán que hay más vida que el hormiguero. Un saludo y feliz sábado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. cuesta llegar a sentirse individuo en una colectividad mimetizado

      Eliminar
  5. ¡Qué gran metáfora de la vida humana!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. hemos domesticados animales, como dice el zorro en el Principito, pero aprendemos poco de ellos

    ResponderEliminar