Vistas de página en total

28.8.20

Mis Viernes: Sol y luna en los cielos


El descanso de Sol

Acrílico / Tintas 


En mi niñez, mi abuela Lorenza siempre me dormía contádome un cuento que, o leía de los clásicos o se los inventaba

Otras veces contaba hechos ciertos, como este que, élla por ser anciana había presenciado o alguien muy cercano la narró en su niñez
Mi abuela también fue niña alguna vez de eso hace ya…más años
Recuerdo que se sentaba en el borde de mi cama, entre susurros comenzaba su relato:

" Hace no muchos años, había tres amigos, pero muy  muy amigos
Uno era el Sol, otro el Agua y el tercero era la Luna, que además era novia de el Sol
Todos los días tanto Luna, como Sol, con puntualidad predecible, se pasaban a visitar a su amiga el Agua. 

El sol calentaba los dominios de Agua, con todos sus familiares: rios, lagos, océanos, peces, algas, ballenas…
Luna en sus vistas colgaba farolillos en Agua, y allí donde miraras veías titineos de plata de Luna iluminando la noche oscura, tiñendo de vida, el sueño de Agua

Un día Sol habló con Luna y dijo: Agua nunca nos ha visitado, y nosotros puntualmente cada día vamos a su casa
Sí, es cierto, asintió Luna
Hablaré con ella, entre mujeres sabemos decirnos las cosas con más tacto
Y asi, ese jueves Luna habló con Agua, sobre la visita que el siguiente sábado les haría en la casa común que Sol y Luna compartían.
Agua preocupada les advirtió
Mira que somos muchos… y no se si tienes un jardín tan grande como para recibirnos
No te preocupes, contestó Luna, hablaré con Sol y si es oportuno agrandaremos el jardín, el caso es que tú nos visites, al menos una vez nuestra casa
Y así fué
Sol extendió el jardin mucho por los cuatro puntos cardinales
y puso mesas con manteles de hilo por todas partes
Y dulces de leche argentino, natillas, arroz con leche y casadiellas asturianas, rositas  chonitas que son dulces de Guía canarios, choconines crocantines du rousillon catalanes y miles de delicias más

Y llegó el día en que Agua visita a Sol y Luna en su domicilio. Agua golpea con los nudillos la puerta: ¿"Se puede " ?
Pasa, pasa Agua
Agua contesta: ¡ Mira que somos muchos, no se si cabremos!
Venga mujer, he preparado un jardín en el que entraremos todos
Y Agua pasa, con sus rios, con sus lagos, con sus océanos, con sus peces, algas y ballenas
Hasta que el agua les llega a Sol y Luna a la altura de la cintura
Agua les repite: ¿ Seguro que quieres que entremos todos ?
Sol y Luna, como buenos anfitriones, afirman: Claro Luna….por supuesto, pasad, pasad…
Y pasararon
Ya cuando Sol y Luna estaban sentados en el tejado de su casa, atónitos viendo a Agua entrar y entrar en su jardin, cuando Agua llegaba casi al techo de la casa,les volvió a preguntar ¡ Mira que somos muchos y ya te lo advertí!No pasa nada, dijeron al unísono Sol y Luna, soltando una carcajada

Y es por eso que desde entonces Sol y  Luna, viven desde entonces en el cielo

P.D: El final de este cuento, me lo contó mi madre años después, por que yo…. me dormía felizmente antes que el agua lo invadiera todo

4 comentarios:

  1. Qué cuento más bonito. Y qué de historias y cuentos que las abuelas nos legaron. Me ha encantado, la verdad.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. gracias Albada, Dos, un cuento vienen bien para olvidar los tristes momentos que atravesamos

    ResponderEliminar
  3. Se subieron más allá de la terraza corridos por la cantidad de agua jaja. Buen relato para dormir peques. Un abrazo y gracias por citar al dulce de leche
    =)

    ResponderEliminar
  4. dejamos de ser pues alguna vez?

    ResponderEliminar