Vistas de página en total

22.2.19

Mis Viernes: El Coleccionista y la Bailarina



" Sus fantasmas "
Tintas, sobre papel algodón


Hoy os contaré una narración sobre un hecho cierto que le ocurrió a mi abuelo, el coleccionista de almas y mentes bellas, como él a veces le gustaba definirse. Eso fue en su adolescencia según nos contó.
Corrían los comienzos de Agosto de un caluroso año, y mi abuelo en su curiosidad perenne, paseaba por una ciudad italiana, cerca del lago Como...



Algo le llamo la atención entre bosques de abetos, y castaños de una determinada casa, de grandes balcones que la rodeaban
Se asomó por la ventana y escuchó un siseo que le llamaba:
¡ ssssshhhhhhhhhh oiga…!
No vio a nadie pero ese siseo seguía llamando su atención.
La puerta de entrada extrañamente estaba abierta, golpeo  en su hoja y preguntó con algo de miedo un lacónico " ¿ Se puede ? " 
Pasa, escuchó una voz que provenía del salón
Recorrió el camino que separaba el hall al salón, y vio  la magia de esa casa diseñada con tanto amor. Y vio  una bañera de color azul llena de estrellas de oro incrustadas por toda su superficie
Pasa….ven… le decía la voz, te esperaba
Tengo un yeso en el pie, no puedo ir a ti, me dijo.  Ven, me dijo imperativamente
No vi a nadie en el salón una vez que entre en él
Sofás blancos  ventanas inmensas que permitían que la naturaleza fuera el protagonista 
Una chimenea, una vitrina con figuras de porcelana, al fondo una barra de bar, con estantes bien provistos de bebidas…pero, nadie, al menos humano
Mírame… oí que me decían
Giré mi cabeza al lugar de donde procedía la voz. Era de la vitrina con figuras de porcelana
Ven….acércate, me decía una de las figuras
¡Joder ! me dije….¿estoy drogado, que ocurre aquí?
¡ssshhhhhhh calla ! me dijo la figura
Era de porcelana alemana, una hermosa figura de bailarina que posaba todo su peso sobre uno de sus pies. El otro, el que mantenía en una composición de perfecto equilibrio junto con sus manos deliciosas, estaba  enyesado
Sus mejillas sonrosadas resaltaban más la palidez de su tez 
¿Cómo es que hablas? la pregunté
¿ y por qué no puede hablar una figura de porcelana ? me contestó, muy a la gallega contestando a una pregunta con otra pregunta.
Bien mirado…si, la dije.
¿ Qué quieres de mí ? la pregunté
¡ Vivir…!
Vaya, ¿ y qué te lo impide?
Yuyú…. me dijo melosamente, puedo llamarte así ? Yuyu… me lo impide todo, estoy atada a esta casa, a esta vitrina , mi vida es una constante búsqueda de cariño. Quiero ser normal
No tengo necesidad alguna de nada, por que nada necesito. Sólo ser querida
Me fabricaron para pertenecer a alguien, si no,no tengo sentido, mi existencia no vale para nada
¡ Quiero vivir, quiero depender de alguien y que alguien dependa de mí, saber que me esperan y esperar! , Tener un hogar.
Bien, lo entiendo, ¿pero…por que a mí, por que yo soy esa persona ? 
Te necesito para salir de aquí, eres mi elegido, me dijo la hermosa figura
mmmmmm medité un rato, mientras daba vueltas por el salón
Me serví una Bourbon, y me le bebí de un trago
Vale, hecho… te llevaré conmigo a vivir fuera de estos muros que te esclavizan, dijo mi abuelo a la figura de porcelana
Y la tomó dulcemente entre sus brazos, para transportarla así al mundo exterior. Lo que vio mi abuelo fue hermoso durante el tiempo que en sus manos la tuvo, era más bella de lo que pareció a primera vista
Reía mientras era transportada, le decía: " mi dulce yuyu " entre mimos y besos 
Ya fuera, cuando mi abuelo se iba alejando de la mansión que había sido su celda de oro, la bailarina reía con alegría
Sentía que podía ser feliz, que era amada por alguien que, formaría parte para siempre de un hogar
pero, tras doblar un recodo, justo cuando abandonaron el mundo que la bailarina conocía, la entró un miedo que la bloqueó y entre ruegos, le grito a mi abuelo…
" ¡No por favor, señor, por favor, devuélvame a mi salón
señor, le ruego que retroceda, que me deje en mi vitrina donde yo era feliz, se lo suplico señor…!"
Estaba verdaderamente aterrada, jamás le había hablado" de usted", y  mi abuelo vio , que sólo pretendía huir hacia la seguridad de su vitrina
Mi abuelo, giro e invirtió sus pasos que le llevaron a la casona entre  castaños
Sobrepaso la bodega, las caballerizas y entró, portando la bella figura de porcelana blanca alemana, de pálidos colores , hasta la vitrina que tanta seguridad la daba
Y con los ojos húmedos la dijo: ¿"De verdad ésto es lo que deseas?"
-Sí, afirmo la figurita de porcelana… gracias señor, ha sido usted muy amable conmigo
¡Fuera me da miedo! 
Aquí me siento protegida….
Mi abuelo cuenta, que beso la mejilla de la figurita y vio como el sonrosado de sus mejillas se tiñó en purpura
Ve, le dijo… Ve..
Mi abuelo  cuenta que se dio la vuelta, y abandono la estancia, sobrepaso en su andar un estanque entre castaños  en cuya base crecían setas y una loma desde la que se veía el cielo, la casona y el alma de la figura que todo lo impregnaba

Y ahora os lo cuento yo a vosotros, para honor de mi abuelo que en gloria esté y de esa figura de bailarina de pierna escayolada que en alguna vitrina de algún lugar del mundo espera…. espera a vencer su miedo y poder VIVIR

2 comentarios:

  1. Amiguco,este cuento hoy no lo tomo como tal,aunques muy bonito,porque es una metáfora de la vida de muchas personas que está atadas con un cordón a su soledad o encierro y quieren salir,pero al abrir la puerta,se ponen a temblar.
    Besucos.Hoy has dado una buena lección sobre algunos de los miedos que algunos lleva a cuestas
    Besucos

    ResponderEliminar
  2. (Me quedé pensando en la bañera con estrellas incrustadas, jeje)
    Pero volviendo a lo que importa, la metáfora de la bailarina bien pinta lo que suele suceder a muchos que se desviven primero deseando lo que, luego, al llegar, temen enfrentar. Un abrazo

    ResponderEliminar