Vistas de página en total

28.12.18

Mis viernes: El mes de Ticren





Almustafá, el Elegido y Bienamado, el que era Amanecer de su propio día, volvió a su isla de sueños, en el mes de Ticren , el mes del recuerdo.
Y su barca se acercó al puerto, y posándose en tierra dijo: Aquí está mi lugar en el sueño.
Allí la niebla fijó su permanente morada, en esa isla fértil en arroyos de abundantes aguas .
Habíanse desalojado del lugar los pastos, los animales, las aves y los árboles, los colores, sólo la niebla lo llenaba todo. Allá a donde pretendieras ver,  la niebla lo cubría con su manto gris espeso.
Almustafá cerró los ojos y entró de nuevo en un sopor y soñó una vez más.



Una hermosa doncella de pelo dorado y ojos del color del lapislázuli, e intenso olor a flor de lavanda, se le acercó desnuda y susurrándole al oído le dijo mientras le besaba sus párpados:
                      "- No me dejes ir-".
Almustafá besó sus senos y sus ojos, y la dijo:
Te doy medio reino, 
                              media isla 
                                              media vida 
                                                               si yaces ahora conmigo.
La doncella de los ojos azules, pidió como condición que la niebla desapareciera de la isla, que el sol brillara que las praderas se cubrieran de verde, y los árboles se poblaran de pájaros así como el bosque de animales y los colores todo lo llenara
Almustafá, entonces abrió sus ojos para contestar a la doncella, y fue cuando, la doncella quedó atrapada en la niebla
Almustafá lloró la desaparición de la doncella, y en su barca acompañado de las sombras de las brumas y del silencio y se dirigió a la cueva de los Tres Deseos
Una vez allí, Simbad el señor de los deseos: le dijo: Almustafá que todo lo puedes señor de las nieblas, en que puedo serviros ?
 -Simbad; puedes concederme tres deseos?
 -Siempre y sólo por una vez en la vida de cada mortal-, contestó
Bien dijo Almustafá
Quiero como primer deseo que la niebla se recoja en otra isla lejana de la mía
Quiero que lo verde cubra la desnuda tierra, que la vida nazca con lo verde y que las aves pueblen los cielos asi como que los animales llenen las tierras y todo quede impregnado de colores
Y como tercer deseo pido que mi Amor, regrese una vez que sepa que todo lo que ella desea se cumplirá
Simbad mirando a Almustafá señalándole con el dedo índice le dice:
Señor de la niebla, debéis asumir para siempre vuestro compromiso 
Yo os concedo los tres deseos que me pedis
    
Y así es como la Historia trasciende, y así es como sucedió. La niebla, sólo es agua en suspensión, y el amor es tierra fértil de la que nacen todos los sueños
".¡Oh Niebla!, 
                     hermana mía,  
                                          hermana Niebla
                                                                   ahora soy uno contigo.
No soy ya un ego. Los muros han caído, y las cadenas se han roto; me elevo hasta tí, yo mismo como niebla y juntos flotaremos sobre el mar, hasta el segundo día de la vida, cuando la aurora nos deposite, a tí, como gotas de rocío en un jardín, y a mí, como a un recién nacido, en el pecho de una mujer 

2 comentarios:

  1. Belísima.

    Un saludo afectuoso.

    ResponderEliminar
  2. Siempre es un placer leerte. Un a@o nuevo. un dia nuevo. gracias por siempre estar

    ResponderEliminar