Vistas de página en total

5.10.18

MIS VIERNES: La bolsa


" Bolsa llena de recuerdos "

Acrílico sobre lienzo 





Todas las tardes se reúnen alrededor de la misma mesa camilla. Juntas suman varios siglos. Han sobrevivido a dos guerras y a cinco maridos. Tienen nueve hijos y diecisiete nietos. 
María fue la primera en perder la vista. Fueron unas fiebres. Eso dijeron. Y una semana después Rosa se cayó por las escaleras con la misma mala suerte de perder la visión. Al menos, eso les dijo a todos. Lo que más le cuesta es saber cómo María sirve el café calculando con el dedo dentro de la taza. " Pero es que ella es la que tiene más experiencia.”
Cada tarde con el café cuentan una historia que a su vez contaron sus abuelas cuando eran niñas.
Hoy la toca a Sofia con sus cataratas que llenan sus ojos de un velo blanco:

" ...La princesa se sienta en la orilla descalza sus pies y chapotea  los  en el agua. Está desesperada: Tiene que encontrar una rana y  no sirve cualquier rana. Una perfecta se dice para sus adentros. 
Se consuela pensando que ha desechado a todos los príncipes de los reinos vecinos  reino y ya solo le queda confiar en las leyendas. 
¿ Dónde se esconden se pregunta ?  Estira el cuello. Mira hacia un lado. Hacia otro. Afina el oído, pero no escucha nada.

Sin embargo ocultas entre las hierbas y los juncales, las ranas esperan en silencio que la princesa se marche. 
En la charca también se cuentan historias. Hubo algunos batracios que se dejaron seducir por bellas damas y, tras un beso, desaparecieron para siempre convertidos en altivos caballeros que ya nunca volvieron a croar. "

.

No hay comentarios:

Publicar un comentario