Vistas de página en total

23.3.22

Encuentro Juevero: Conversaciones en un hotel

 Dorotea este jueves ha preparado habitación para cada uno en ese Hotel que nos gustó

Iniciamos una conversación en el Hotel entre Jueveros,

 la mía podréis leerla ahora abajo



Siempre quiso conocer Bali. Relajados el Juevero y yo en la cafetería del Marriot comenzó a contarme la historia de su hermano:

"Confieso que le atraía su exotismo.  Se plantó allí el 15 de Diciembre del 2004 , dispuesto a pasar un mes por todo lo alto, alejado del mundo occidental
Se alojó en un hotel austero pero atractivo en primera línea de play . Había un par de avenidas con mucha vida nocturna. Mercadillo, atracciones, comida y sexo, sobre todo sexo. Chicas muy jóvenes, es cierto. Travestis, transexuales, chaperos, chicos, de todo. ."

Me comentó que no se acostó con nadie. Le gustó el ambiente, es cierto, pero le faltaron agallas o le sobraron prejuicios, ¿ no sé?.  

Continuó:

-" Pasé un par de días concentrado en el pleno descanso playero. 
Había una cabaña, cerca del hotel, donde una vieja vidente de tres al cuarto, adivinaba el futuro. Tenía una hija también vidente que me cautivó. Me ofrecí a acompañarla a dar una vuelta. Compré ropa para ella. Comimos juntos. Nos divertimos, y acabamos en la cama.
Pasamos varios días juntos. Un ruso amigo que hice en el avión, me instó a salir de caza nocturna. Me dijo que estaba perdiendo el tiempo con esa chica, que en la ciudad eran más fogosas.  Me daba igual, yo quería quedarme con ella.

Era una chica triste. No importaba los regalos, los orgasmos que compartiéramos. Tenía la mirada triste, la sonrisa breve, el corazón frío bajo un cuerpo caliente.  El día de Nochebuena me rechazó. Sin mirarme a los ojos, me dijo que me fuera, que regresara a mi país y la olvidara . 

Ese día sí fui a la ciudad y justo ese día, mi amigo ruso fue a la playa. 
A traición, el hijo de perra alquiló a la vidente el cuerpo de su hija. La hizo suya. Quise morir. Fui a buscarlos y di una paliza tremenda al mal nacido ladrón. Ella se abalanzó a mis brazos, llorando. 
A orilla del mar, seguía llorando. Vimos amanecer en la playa. Seguía triste, pero era una tristeza diferente, resignada. 

Me dijo que tenía que haberme marchado. Era 26 de Diciembre del 2004
Quise que se viniera conmigo, contestó que se nos había acabado el tiempo. 
No comprendí, señaló hacia arriba, donde unas aves surcaban el cielo como si las persiguiese el demonio. 

Frente a nosotros, el océano comenzó a retroceder. Me abrazó.  Algo se veía a lo lejos. Un inmenso muro azul de cresta blanca avanzaba implacable hacia la costa.

Se los llevó. A ellos, a la vidente, al cuerpo magullado del ruso, a los miles de turistas con veneno en el cerebro, a las esclavas del placer, a todo el castillo de naipes cimentado en la perversión.  Limpió, a justos y a pecadores, a puros e impuros, les igualó, les hizo anónimos, les hizo estadística, les hizo historia como las estatuas de sal de Sodoma y Gomorra

Se los llevó el sutnami.


24 comentarios:

  1. Me ha encantado. Un final apocalíptico muy impactante para esta lacra social.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El hecho lo fue y nos impresionó a todos Un abrazo

      Eliminar
  2. Rodolfo me gusto la historia pero el hotel poco funciono... mal por la madre de alquilar el cuerpo de su hija, pero aquel amigo no lo era tanto al aparecer la videncia tuvo su efecto nefasto. Una experiencia que marco sin duda el viaje exótico. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El destino mueve sus hilos somos marionetas Un abrazo

      Eliminar
  3. La suerte esta en que la ola no te haya alcanzado...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un instante y tu vida cambia para bien o para ser borrado del mundo de los vivos Un abrazo

      Eliminar
  4. Innolvidable fecha sin duda. Al menos yo la recuerdo muy bien por todos los que fallecieron , especialmente suecos en Puket y alrededores, en Tailandia. Tu relato es soberbio.

    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La desgracia no pide pasaporte llega y te arrasa Desde Varsovia un abrazo

      Eliminar
  5. Una muy apocalíptica historia de pecados (y pecadores) cercenados. Un abrazo Rodolfo. Que sigas bien

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue una desgracia casi vista al momento Un abrazo desde Varsovia

      Eliminar
  6. A veces el mundo se toma la justicia por propia mano.

    Siempre un placer leerte.
    Abrazo grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Gin si y cuando lo hace nada podemos hacer Un abrazo

      Eliminar
  7. El final del relato no me lo esperaba, fue apocalíptico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tracy apocalípticas son las imágenes de decenas de mujeres con sus hijos aqui en Varsovia Las ves y están con la cabeza alta y llenas de dignidad Grandes mujeres Un abrazo

      Eliminar
  8. ¿Cómo será ver el futuro, que sea inevitablemente trágico?
    Más que un acto de justicia fue la naturaleza arrasoando con todo.
    Bien contado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vemos el pasado y aun así no sabemos interpretarse Si es cuero los videntes debe ser terrible serlo Un abrazo

      Eliminar
  9. Bueno el ruso se llevo su merecido.... muy mala persona

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jose no es normal que la vida de a cada uno su merecido para eso estamos los fabricantes de textos Un abrazo

      Eliminar
  10. Ese final del Tsunami es brillante, si bien tus personajes daban nucho juego.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Albada la vida no se repite cada momento es único Mis personajes eligieron y el destino les lleva a la tragedia Un abrazo

      Eliminar
  11. ¿Qué piensas tu de tu escrito? eso es mas importante que lo que te digan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amiga llevo varios días en Varsovia siendo testigo de la Historia Comparto hotel Marriot con Mr Biden y me abruma lo que estoy viviendo...Un abrazo

      Eliminar
  12. LO peor, es que tiene mucho de verdad. NO sé si alguna vez podremos dar por acabado todo el trabajo que aún queda por hacer para que una mujer deje de ser moneda de cambio. Un relato triste que espero sirva para concienciar. Creo que el final vino bien y que la propia naturaleza sea quien limpie el planeta de lo que hay corrupto. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Honestamente creo que los hombres debemos ser dignos con nodotros mismos para apoyar la dignidad de algunas mujeres Un abrazo

      Eliminar