Vistas de página en total

26.1.22

Encuentro juevero: La palabra prohibida

 Una vez más agradezco a Mag que nos proponga y dirija en su propuesta

La acción debe transcurrir en un determinado lugar, yo como marino elegí una taberna

La propuesta consiste en no utilizar una determinada palabra que los demás deben descubrir

 la mía es ( gxtxhweuhe33 ) pero disimular que yo no os he dicho nada


Busco en las tabernas más lúgubres, allí donde el caballo cabalga, y los marineros borrachos mienten al hablar de sus aventuras con gxtxhweuhe33 
Es en ese lugar donde una princesa olvidaría su condición. 
En las esquinas viejas prostitutas, meretrices y chulos de mala calaña.
La taberna del buen ron de caña quedaba atrás por poco tiempo, la navegación no sería larga
Una  gxtxhweuhe33  había seguido mi barco como siguen los delfines a las barcazas durante varios días a través de un mar tempestuoso 
La noche de la tormenta, al noveno día, Simbad pensaba en la gxtxhweuhe33  mientras finalizaba sus notas.
Lo último que sintió al apagarse el candil y ser arrastrado por la tormenta al fondo del mar
fue la mirada más triste del mundo a su lado, la cabellera de algas verdinegras, las manos húmedas que lo desnudaban en el silencio de las profundidades su abrazo y unos diminutos dientes de pez que comenzaban a devorarlo despacio, casi amorosamente después de haber hecho el amor 
Paso el tiempo y de su letargo despertó la gxtxhweuhe33 en la playa, complacida por la ausencia de su cola: dos largas y bronceadas piernas la sustituían. 
Aún desnuda, corrió hacia el puerto para encontrar otro marinero  
Durante la búsqueda entró a la taberna y los hombres, incrédulos, se lanzaron sobre ella para manosearla. Un joven de brazos fuertes, enamorado a primera vista, repartió golpes entre sus adversarios y se la llevó al hostal encima de la taberna 
Meciéndose en la hamaca, ella le preguntó si era otro Simbad por el que tanto rogó a Poseidón que la dotara de piernas. 
El joven, mostrándole su cuchillo, confesó que Simbad había muerto la noche anterior, que él mismo lo había matado en defensa del honor de su hermana más pequeña. 
“Quédate conmigo -suplicó-, también soy hombre de mar: si quieres, mañana te compro unas aletas y un esnórquel para que me acompañes a sacar perlas. Verás qué hermoso es el océano”. Entonces ella llena de ira por las mentiras contadas rogó de nuevo a Poseidón que las aguas lo invadieran todo
Luego del tsunami, en el pueblo  hay gxtxhweuhe33  peinándose en las bañeras, otras nadan en el fondo de los vasos de tequila, las amas de casa las encuentran al abrir una lata de sardinas, el párroco asegura que en las noches de lluvia un ejército de ellas va a la iglesia y seduce a los ángeles.
Luego del tsunami, el pueblo del puerto quedó sumergido, ahora a las gxtxhweuhe33 las aterra que los fantasmas humanos persistan bajo el mar. 


No puedo reprimir poner fotografías de una maravilla de la que como español me siento orgullosoUn detalle de las ruinas de la abandonada ciudad de Medina Azahara a pocos kilómetros de la bella ciudad de Córdoba

.


32 comentarios:

  1. Sirenas varadas, qué bella imagen.

    Un abrazo, y feliz tarde

    ResponderEliminar
  2. Blanco y en botella un abrazo si es impresionante

    ResponderEliminar
  3. ¡Hemos coincidido en la ambientación! Yo también elegí una taberna de puerto, pero en la mía no hay sirenas ;)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. aquellas tabernas de puerto de nuestras lecturas infantiles, ahora en ellas no se come sirenas si no buen pescado y buena conversación. Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Esas mujeres que son mágicas y como tal cual marinero no las ha visto navegando por los mares. Sirenas.
    Que linda historia y las imágenes estupendas. Un abrazote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo marino que se precie, tiene alguna historia de sirenas que contar, y más en una taberna con un vaso de vino . Medina Azahara es para verla faltan palabras para explicar su sentimiento. un abrazo

      Eliminar
  6. Has hecho un buen relato de fantasía marinera, incluyendo toda esa clase de personajes de taberna de piratas. Y cómo no las sirenas.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jose Luis no se para las mujeres aunque creo que también, pero para los hombres un marinero tiene un halo de aventurero y vividor, de las sirenas: sus cantos. Abrazos

      Eliminar
  7. Siempre apasionantes esas historias de sirenas, sobre todo, por quien las relata, como es el caso de tu buena pluma, y esa atmósfera, mágica y fantástica, con las que las acompañas.

    Preciosas las ruinas de Medina Azahara. Hace unos años estuve por allí...

    Un placer leerte.
    Abrazo grande, y muy feliz tarde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ginebra: la verdad es que creo que en nuestra mente y más con sirenas de por medio, este relato no transcurre en la actualidad si no en el de un pasado más o menos cercano, hoy en dia serían los futbolistas los que encandilaran sirenas . Si ;edina Azahara es una joya Un abrazo

      Eliminar
  8. Obviamente la palabra prohibida, aunque parece que sea "sirena", en realidad es gxtxhweuhe33. No veo si hay alguna relación con lo de las ruinas...
    Abrazo Rodolfo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gabiliante es cierto lo es sirena si no esapalabra que parece finesa e impronunciable. Las ruinas nada que ver con la historia, pero ya que el
      el Guadalquivir pasa por Lora... he aprovechadp Un abrazo

      Eliminar
  9. SIRENA! bien poética y situada dentro de uno de tus muy descriptivos cuentos de mares y aventuras, Rodolfo! un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sirena es la palabra oculta Jajaja si sobre ellas más de una vez he escrito Un abrazo

      Eliminar
  10. SIRENA es la palabra prohibida en tan magnifico relato. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sirena era sin duda la palabra ese ser mitológico que seducia marineros Un abrazo

      Eliminar
  11. Una sirena enojada es capaz de cualquier cosa! Qué entidad mágica que son, cuántas leyendas rondan en sus escamas. Me gustó como contas la historia, con un final que cambia todo y queda en manos de ellas.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sindel la parte humana de las sirenas no deja de ser mujer, con su carácter y genio. luego la otra parte ( junto con la de mujer) es deliciosa. broma aparte gracias por comentar Un abrazo

      Eliminar
  12. SIRENA, aunque yo diría Invasión de sirenas jajajajaja. ¡Es que aparecen hasta en las latas de sardinas! Las fotos muy lindas y tu relato también, así ambientado en una taberna de puerto.

    Un abrazo grande, Rodolfo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Myriam, Si algún dia llovieran sirenas los humanos tendríamos que meternos en casa a siete llaves, aunque no fuéramos marinos. Un abrazo

      Eliminar
  13. Así hablan las sirenas, en ese idioma que hipnotiza, chirría y confunde. Quien narra sabe ese idioma si no, ¿cómo puede escribirlo? Algo realmente todavía más mágico pues nos a a entender que los sonidos son transcribibles :-)
    Una historia mágica, a modo de cuento o de leyenda, como nos tienes acostumbrados, Rodolfo. Tienes una pluma con la que eres capaz de hacernos ir hasta donde quieres y visualizarlo.
    Lo de las latas de sardinas :-9 :-) (se han adueñado de las conserveras).
    Te felicito una vez más y agradezco tu participación en mi convocatoria.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mag aunque no te lo creas ( es broma) siempre miro cuidadosamente las latas de sardinas no me den sirena por sardina. Siempre agradecido por tus palabras, Un abrazo

      Eliminar
  14. Algo así como que fue primero el huevo o la gallina.
    Lo digo por el último párrafo: el pueblo del puerto quedó sumergido, ahora a las gxtxhweuhe33 las aterra que los fantasmas humanos persistan bajo el mar

    Un relato muy original, con muchos retazos de literatura épica. .
    Un abrazo y feliz tarde de viernes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Berta siempre leo tus comentarios con mucho interés por que desmenuza su alma y llegas a aquello que quiero transmitir Un sbrazo5

      Eliminar
  15. Me encantó Rodolfo. Además, gracias a tu calidad y como dominas la narración, podemos visualizar la fantasía y la realidad, no importa.
    Mágico, bello y con un toque de ironía también.
    Un. Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Luz la vida es fantasía si en nuestros ojos hay disposición para ello gracias por tu comentario Un abrazo

      Eliminar
  16. No me puede gustar más la palabra sirena... me encanta el ambiente mágico de tus cuentos.
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dos grandes obras de literatura enseñaron a Occidente como somos La Iluada y La Odisea Esta ultima no podía faltar el personaje de las sirenas siempre dispuesta a la seducción A mi también me encantan estos personajes Un abrazo

      Eliminar
  17. Tiene magia y encanto tu cuento, me encantan las sirenas, siempre me gustaron los cuentos de sirenas. Un placer leerte, Rodolfo

    Besos.

    ResponderEliminar
  18. María las sirenas tienen un buena prensa son capaces de enamorar a marineros con sus cantos hasta hacerles perder su voluntad Gracias siempre María. Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Un bello cuento de unos seres mágicos, que nunca se sabe si tal vez existen o tal vez no.
    Bellas imágenes también.
    Un placer leerte
    Saludo

    ResponderEliminar
  20. Charly, por este medio no puedo enviarte fotografia de un esqueleto de sirena ( es broma ) sin duda existieron pero su apreciada carne de mitad pescado hizo que como especie desapareciera. Gracias, Un abrazo

    ResponderEliminar