Páginas vistas en total

11.1.19

Mis viernes: El desván de Gredos


" Lluvia "
Puntillismo tinta china



En el exterior llovía...




Hacía sólo unos pocos meses que mi abuelo había fallecido. La casa familiar en Gredos, había permanecido cerrada, con sus sábanas ocultando muebles, dando a las estancias un aspecto fantasmal.
Allí me encontraba yo: solo 
Me había desplazado desde Madrid. Un algo irreflexivo me llevo a subir al desván bajo el tejado de la casa. Arrimé la escalera y abrí la compuerta de acceso; llovió polvo. Mis ojos tardaron algo en acostumbrase a la oscuridad, la única ventana que existía, me regalaba un resquicio de luz por su desajuste.
Todo eran bultos informes.
Abrí los fraileros de la ventana y como caballo en cacharrería la luz lleno la estancia. Muebles, una silla mecedora, un baúl, una columna de alabastro, retratos, maletas, un paje con ropa de fiesta, un caballo de madera, una pelota deshinchada, cestos con más ropas… una pequeña cómoda y un espejo grande muy empañado y sucio
Limpié un poco la mecedora y tomé una carpeta de tapas azules y gomas elásticas.  La abrí, dentro fotos de mis abuelos, con mis padres de niños

Me entristecí, pasé la yema de los dedos por las ropas que habían vestido a mi queridísima abuela. Los juguetes que habían sido de mi padre y que después yo de pequeño, jugué con ellos hasta casi destrozarlos…me fijé en el espejo, el marco era muy antiguo, tenía algo de carcoma, era de nogal español teñido de color caoba.

Limpié el cristal y pensé…. ¿ es un cuadro ? pero le giraba y se reflejaba los muebles los bultos, cada objeto de ese desván….¡ sin embargo cuando me lo enfrentaba a mi no era mi cara la que reflejaba ! le deje en el suelo con miedo
Iba a descender ya de retorno cuando me dije: ¿ Rodolfo, estás bobo ?
Tomé de nuevo el espejo con los ojos cerrados y me le enfrente sin abrirlos, pregunté: ¿quién eres?.  
Solo silencio por respuesta
Abrí los ojos y la misma imagen de antes, no la mía, seguía reflejándose en él
Era  la de un señor  mayor y si yo giraba la cabeza  el reflejo lo hacía en el mismo sentido. Apreté los labios y elevé una mano, la imagen fielmente lo hacía
deje asustado el espejo en el suelo  y me fui sin dejar de dar la cara al espejo.
Iniciaba el descenso, cuando escuche una voz muy familiar que me dijo "no te vayas…"
Balbuceando pregunte ¿ quién eres ?

" SOY TU MISMO…."me contestó
¡ jajaja !  reí histéricamente más por miedo que por gracia.
¡ venga ya...! exclamé, todo ésto debe tener una explicación dije en alto
Hoy desayuné mucho y seguro que estoy soñando, seguro que estoy en la mecedora y me he quedado dormido, y todo esto es un sueño dije en alto
Hace dos meses y 12 días murió el abuelo Víctor ..verdad ?.( me preguntó con la mirada fija en mis ojos ) Me temblaban las piernas, me senté, esta vez en el suelo estaba casi catatónico. no se cuánto tiempo estuve es esa situación
¡ Miraba la cara que reflejaba el espejo  y sin aun estar convencido, vi que su pelo con algunas entradas, las patillas canosas esa ojos ahora con bolsas, esa mirada sin tanto brillo era mi mirada…surcos de vida en la frente y la comisura de los labios...! si  podía ser yo….
No entendía nada

La imagen comenzó a hablarme: Rodolfo soy tú o tú eres yo como quieras. Te daré pruebas que somos el mismo: ¿ Hace como 15 años comenzaste una colección de monedas la primera moneda fue un cuarto de Maravedí, de Carlos III, aleación de vellón, y Ceca de Segovia en  flor de cuño. El abuelo te la regalo nadie más lo sabe. Recuerdas cómo en esa mecedora, la abuela me mecía de niño?, como ponía la cabeza en su blando pecho su olor a café con leche y galletas María verdad?…pues a esa abuela tú la robaste 500 pesetas de las de entonces…que malgastaste en los coche de choque y chucherías hasta casi empacharte
¡Que cabrón…!dije jejeje tú lo que quieres es lavar tu mala conciencia conmigo reí ya un poco más distendido al ver que la imagen me trataba en segunda persona
Mírame a los ojos le dije ¿Eres real?
¿Y tú eres real? me contestó el a mi
Sólo un trozo de cristal nos separa me dijo, cambiando la mirada hacia un lugar indeterminado, como hablando consigo mismo
¿ Cual es la realidad….la tuya la mía tu tiempo…el mío ?
Mira Rodolfo me dijo volviendo a mirarme a los ojos te contare:
Hace treinta años recién fallecido el abuelo fui a la casona familiar, a esa casa entre el cielo y la tierra, como le gustaba decir al abuelo , para encontrar retazos de mi niñez y encontré el espejo, ahora regreso, sólo para estar en el otro lado de su cristal.



2 comentarios:

  1. Un cuento maravilloso, atrapante por la magia de tus palabras tan cargadas de enternecedores recuerdos.
    Un placer leerte.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Ufff,es tan bueno y tan curioso por otro lado que da un poco de susto.Pero en los relatos que haces,siempre encuentro un fondo de realidad ,esa realidad que somos,esa edad que se va cumpliendo,ese lado de nuestro otro lado...
    Muy bien escrito amiguco.Las buhardillas tienen muchos secretos y en ellas duermen todos los nuestros,de una u otra manera
    Me parece que estás usando el puntillismo en tus cuadros y lo haces muy bien
    Besucos

    ResponderEliminar