Páginas vistas en total

21.9.18

mi perro Niebla



" El abrazo "
Tintas en Papel algodón 






En mi adolescencia tuve un perro invisible, que se llamaba NIEBLA
Era de raza mastín español, muy alegre,yo era su héroe, allí donde iba, me seguía moviendo la cola. Era la envidia de mis amigos.
Ellos todos los día ineludiblemente tenían que bajar sus perros al parque
y con unas bolsas de plástico negras recoger las "setas" que iban plantando en las aceras.
Mi perro Niebla jamás cambiaba de pelo en las primaveras, además me salía muy barato, por que no gastaba un céntimo en vacunas, veterinarios ni comidas.

Alberto Fuentes, tenía una perrita caniche preciosa, llamada Polka, que estaba enamorada de mi perro Niebla.
Cada vez, que me veía corría a oler los bajos de mis pantalones. Siempre descubría si yo ese día había jugado con Niebla, si era así, Polka meneaba la cola alegremente en señal de alegría. Alberto una mañana tuvo que contar a su perrita Polka, que Niebla había muerto. Que un Seat Ibiza negro, le había atropellado. Polka entristeció.
Desde entonces persigue ladrando a todos los Seat Ibiza negros que ve.
Yo... tomé los restos invisibles de mi perrito Niebla, y los guardé en el interior de una caja de cerillas de cocina.
Ese mismo sábado me fui a la Sierra de Gredos, que tanto le gustaba, y desde lo alto, puse sus resto en la palma de mi mano y soplé al viento fuuuuuuuuuu...... y volaron.
Desde entonces sus invisibles miasmas, flotan por el Valle del Tintar.

Hace dos meses , paseando por el monte al atardecer vi una imponente puesta de sol, en colores dorados, rojos , anaranjados con ligeros toques violetas.
Me gustó tanto que me la llevé a casa. Ahora, los días que mi alma está dispuesta para la contemplación; abro la puesta de sol y la expando en mi habitación, a oscuras.

Las cosas inmateriales son tan frágiles !!!!!

2 comentarios:

  1. Uff amiguco,pero qué preciosidad e ingenio has utilizado en este relato !!Me han saltado las lágrimas de emoción.
    Como niño con su amigo invisible ,cuidando a su perrito y soplando sus cenizas sobre la sierra.
    Pero no queda ahí la belleza.ves una puesta de sol y te la llevas a casa para mirarlas en los momentos que necesitas..
    Precioso!Ya me hubiera gustado a mí escribir esto
    INPRESIONANTE!
    Besucos

    *A lo mejor un día "copio" algún matiz de esta entrada.Me dejas?

    ResponderEliminar
  2. Inmateriales, sí, pero importantes y trascendentes. fundamentales, diría, como ese atardecer y ese perrito tuyo que nunca se fue del todo. Bellísima historia narrada con un estilo ingenuo y sencillo que le otorga incontrastable verosimilitud. Un abrazo, Rodolfo.

    ResponderEliminar