Páginas vistas en total

13.1.18

Almustafá, el elegido y bien amado



Uarzazate, al fondo el Atlas

Almustafá, el elegido y bien amado, el que era amanecer de su propio día, volvió a su isla natal, en el mes de Ticrén, el mes del recuerdo.


Tiemblo en los atardeceres, y pienso que mis ojos alguna noche encenderán luciérnagas
Mi alma sigue fuerte aunque mi cuerpo anda ebrio por la vida
Pertenezco a la tribu de los que ven mejor con los ojos cerrados y pierden la cabeza en cada nube. Me acuesto del lado del abismo y es tu amistad la que cada día me hace levantar el vuelo.
Amo lo imposible, como amo lo posible, en paralelo...continuamente...
Cada día regresa, hazlo, como cada vez que te vas.  Ave del norte, bebe de mi mano. descansa, no te haré daño. No tengas miedo, ese ruido son las hojas de los árboles
que suavemente llaman a nuestra puerta







2 comentarios:

  1. Con mucha poesía, tus palabras vuelan ligeras . Un abrazo grande

    ResponderEliminar
  2. Aquí tienes otra persona que es de esa misma tribu y estoy encantada de serlo.

    ResponderEliminar