Páginas vistas en total

4.6.17

Algunas leyendas para pasar la tarde de un domingo



Tengo pendiente con todos contaros sobre Agharta, el mundo paralelo que convive con nosotros
en el interior de la tierra, pero eso será otro día.
Hoy os contaré leyendas de lagos, y el asombro y misterio que produce en nosotros


Vista del lago Zung
Así, el lago Zug es famoso por una bonita historia de amor protagonizada por las hijas del Rey Elfo, ondinas que habitaban en un hermoso palacio de cristal en el fondo del lago. Cada noche, las ondinas, quienes sentían curiosidad y atracción por la vida en tierra firme, marchaban hasta la ciudad para bailar con los jóvenes en las fiestas que se celebraban en honor de las cosechas. A la salida del sol corrían para sumergirse en el lago dejando tras de sí un pequeño rastro de gotas de agua.
Una de las ondinas quedó enamorada de un joven apuesto de la ciudad, cuyo amor era correspondido. Pero las ondinas no podían pasar mucho tiempo fuera del agua, de modo que decidió hechizar a su joven enamorado para llevarlo hasta las profundas aguas del lago, convirtiéndolo en un ser marino como ella.


Sin embargo la nostalgia del joven al no poder volver a ver a su familia provocó su tristeza y debilidad. La ondina, en su afán por aliviar la pena de su amado decidió lanzar un nuevo hechizo sobre la ciudad y sus habitantes trasladándola al fondo de las aguas del lago Zug. De este modo durante muchos siglos en días nítidos se decía que podía observarse la ciudad encantada bajo las aguas en la que las personas viven alegres eternamente


Lago Ronkonkoma
Elago Ronkonkoma se encuentra en el condado de Suffolk, en el estado de Nueva York, cuya leyenda está vinculada a la de un espíritu vengativo.
El nombre del lago, era tal y como se conocía a una princesa india, la princesa Ronkonkoma, la cual se enamoró de un colono de español. Una unión que el padre de Ronkonkoma no estaba dispuesto a aceptar. La princesa escapaba cada noche remando sobre una canoa para enviar mensajes de amor a su amado, quien la esperaba al otro lado del lago. Un día la princesa frustrada por esta relación imposible decidió despedirse con un último mensaje para su amor. Cuando dejó flotando sobre las aguas el mensaje, decidió hundir su canoa ahogándose frente a su amado, quién en un ataque de locura se lanzó a las aguas del lago para morir junto a Ronkonkoma.
Desde entonces se cree que las aguas del lago están habitadas por el espíritu de la princesa Ronkonkoma, conocida como la Dama del Lago, quien cada año arrastra el cuerpo de un hombre y lo sumerge bajo sus aguas en venganza por su amor frustrado. Muchos testigos han afirmado que las aguas tienen un poder de atracción sobrenatural, sintiéndose arrastrados por ellas de forma inexplicable.


Lago Antañavo
En las lejanas tierras de Madagascar se encuentra el lago de Antañavo, Cuenta la leyenda que hace mucho tiempo el pueblo estaba gobernado por un rey junto con sus príncipes y princesas. Entre la población había un joven matrimonio con un pequeño bebé que no dejaba de llorar. La madre decidió pasear con su bebé hacia las afueras del pueblo para calmar su llanto. Al sentarse bajo un enorme tamarindo el bebé dejó de llorar, sin embargo cuando la madre se disponía a volver a casa el niño comenzó sus lloros de nuevo, así durante varias veces seguidas. Finalmente, la mujer decidió pasar la noche bajo el tamarindo, momento en el cual el pueblo entero se hundió quedando un enorme agujero que comenzó a llenarse de agua.
A partir de ese momento, el lago que quedó en sustitución del pueblo, se consideró sagrado. Hoy día es un lago en el cual habitan numerosos cocodrilos, de los cuáles se dice, son las almas de los ciudadanos que murieron en el hundimiento. Los pobladores actuales acuden al lago y a los venerados cocodrilos a implorar sus oraciones.


Lago de Sanabria


Una fría noche, en la víspera de San Juan, un peregrino harapiento llegó hasta esta localidad en deplorables condiciones, con hambre y empapado por la lluvia. Fue llamando casa por casa pidiendo asilo, sin embargo ningún habitante del pueblo quiso darle cobijo, invitándole a marcharse con despectivas palabras.
El peregrino continuó su marcha hasta llegar a un pequeño montículo en el cual dos mujeres cocían pan en un horno de leña. Al verle llegar tan desvalido le ofrecieron asilo, y cosieron un pequeño pan para ofrecérselo como comida. Cuál fue su sorpresa, que al intentar retirar el panecillo del horno, éste había aumentado su tamaño de modo que apenas podían sacarlo.
El hombre agradecido por su hospitalidad, les avisó de que no salieran del horno, ya que iba a dar un escarmiento al resto de ciudadanos que no habían querido acogerlo. Así, se trasladó hasta las afueras del pueblo, dio un golpe seco con su bastón sobre el suelo y comenzó a brotar un gran caudal de agua con una imparable fuerza.
Así fue como Valverde de Lucerna desapareció bajo las aguas del actual Lago de Sanabria, del cual sólo se salvó una pequeña isla en la que quedaba el horno de pan, y que hoy día puede observarse por los visitantes que llegan al lago.


1 comentario:

  1. Estas horas son las mejores para leer cuentos,porque después vamos a dormir.
    Son muy curiosos.Hay mucho amor,pero también algo de venganza y esta no es buena.
    Pero las leyendas son así y siempre existieron.
    Estupendo el cuadro masculino estilo Ofelia
    Besucos

    ResponderEliminar