Páginas vistas en total

15.4.17

mil y una reencarnación






Érase que se eran un fantasma y un hombre. 
El fantasma vivía en un viejo edificio en ruinas, que en mejores épocas había sido hotel cinco estrellas, Four Seasons. 
El hombre vivía en la calle, una calle cualquiera de tu ciudad, de la misma ciudad de las ruinas del hotel cinco estrellas. Una noche en que hacía mucho frío y nieve, el hombre entró al edificio para guarnecerse. Andando por los pasillos oscuros y en ruinas, hombre y fantasma se encontraron de frente al doblar cierta esquina. 
Ambos se asustaron. 
El hombre quiso huir, aterrado; confundió el vacío con una puerta y cayó por el hueco de un montacargas que dormía su óxido seis pisos más abajo; murió y se transformó en fantasma. 
El fantasma, huyendo del encuentro como alma que ha visto al diablo, también huyó. Intentó apoyarse en un tabique para doblar un recodo del pasillo, pero, repleto de pánico como iba, olvidó su condición de fantasma y atravesó la pared. Afuera era noche y nieve y seis pisos de altura. El fantasma cayó, murió y se reencarnó en hombre, que luego quiso guarnecerse del frío en el viejo edificio que hace años pretendió ser hotel cinco estrellas Four Seasons. 
Ambos protagonistas han repetido esta historia tantas veces que ya han perdido la cuenta
y lo peor: son incapaces de sacar consecuencias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario