Páginas vistas en total

1.2.17

bailarina de porcelana, diez años después



" zapatillas de ballet "
Tinta china, puntillismo


Muchas veces pienso un final para el relato que escribí hace diez años,  trataba de una figura de porcelana, una bailarina con un pie escayolado que prefirió la protección de su vitrina a salir al exterior y vivir
...
" De verdad, ésto es lo que deseas?"
– Si, afirmó la figurita…Gracias señor, ha sido usted muy amable conmigo.
¡Fuera me da miedo… !, aquí me siento protegida.
Mi abuelo cuenta, que dio la un beso en la mejilla, y notó como el sonrosado de sus mejillas se tiño de púrpura.
Ve…. me dijo, ve…por favor 
Mi abuelo se dio la vuelta, y abandonó la estancia, sobrepasó el estanque de sus sueños,
entre sombríos castaños, en cuya base crecían setas, y se dirigió hacia la loma que domina la casona.
Cerró lo ojos y sintió cómo el alma, como la mente hermosa de la figura, todo lo impregnaba.

Más de una década es este cuento, y lo que ha sin duda ha cambiado es que todos somos diez años mayores. El estanque sigue arropado por los cercanos árboles, la huerta con tomates, la  viña la bodega las cuadras y el pajar donde Alejandra se esconde
Pero la contestación a lo fundamental es que la bailarina de pie enyesado ( yo estaba equivocado con ese final injusto), escapó de la vitrina, y ahora se emociona con los derviches y se come el mundo cuando danza, por que no puede ser de otra manera, ya que lo estático muere y lo dinámico produce vida  y  está repleta de ella





4 comentarios:

  1. Buena enseñanza para los que piensan como la bailarina.

    ResponderEliminar
  2. Rodolfo,cómo recuerdo aquella bailarina.Loque no sabía era que habían pasado ya diez años,jopelas!!
    Pues sí,diez años más mayores,pero aún estamos aquí ,escribiendo y dando vida a la bailarina ,danzando al viento su arte,porque eso en realidad es lo que amaba.
    Besucos

    ResponderEliminar
  3. Las zapatillas,preciosasssssss!!,como siempre

    ResponderEliminar
  4. Este final sin duda es mejor, lo estático muere sin vivir, la bailarina se merecía volar, volar alto.
    Diez años!!!!!
    Esas zapatillas son realmente bellas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar