Páginas vistas en total

22.11.16

El duende Yuyu y la niña

La niña y el duende Yuyuacrílico sobre lienzo -


Esta es la historia cierta de una niña y un duende que ocurrió hace años. La niña nació en un lugar de cuentos de hadas, con un fondo de altas montañas coronadas de nata y azúcar , que reflejan sus brillos sobre los fértiles valles al pie del lago, la niña nació delicada:  Una sola picadura de avispa podía ponerla en una situación crítica.
Desde muy pequeña, su madre, la fabricó una urna de cristal , sin puertas ni ventanas y desde alli veía jugar a los niños desde su jaula de cristal, pero cada día tenía más ojeras y su tez de por si como la nieve, tomaba colores de cera virgen. Sus ojos azules no perdía detalle. Callaba, necesitaba el silencio 
Un día su madre tuvo que ausentarse de casa, y dejó a su hijita en su urna, en medio del jardín. El sol ya calentaba la primavera, y apareció un duende de esos con alas de libélula, con gorro y risas que todo lo envolvía: ! yuyuuuuuu…¡
y flaaaaaash se metio en la urna con la niña, atravesando las paredes como si fueran de viento. Puso su mano en la frente y dijo en su idioma de duende " caroatival diurti firnumbea"
El duende la sonrió y salió al exterior, comenzando a cantar y llamando al viento
Y el viento llegó levantando del suelo las hojas que se pusieron a bailar  Y croaron las ranas, y las moscas zumbaban ronroneando de dos en dos
La niña gritó: ¡ quiero salir a bailar con vosotroos…! - por favor -.
El duende silbó al viento que obediente envolvió con sus invisibles brazos, la urna y con suavidad, la dejó caer, para que no se dañara la niña
Y la niña se unió al cortejo, jugando con las flores, y cantando la  melodìa que el duende tocaba con su flauta, imitando a los pingüinos en sus movimientos. La madre casi se muere al ver a su hijita fuera de los cristales , pero contempló que el color regresaba a sus mejillas, supo que estaba curada 
A todo ésto, el duende montó a horcajadas sobre su amigo el viento, y raudos se elevaron hasta lo más alto de las montañas más altas, coronadas de nata y azúcar al el grito de  ¡ yuyuuuuuuu..¡



14.11.16

Mi sirena y yo


" Sirena " tintas y pastel, año 2007



Cuando leí tu historia de sirena, perdí la cabeza. Embarqué como marinero en el puerto más cercano, yo que jamás había subido a barco alguno en mi vida. Bordeé los mares conocidos y  desconocidos. Desalentado, casi derrotado para siempre por un amor inalcanzable, decidí el regreso a casa y la encontré nadando a un costado del buque. 
Ahora los dos vivimos en una preciosa isla en el Pacífico
La primera vez que la vi, temí que me embrujara con su canto, pero al conocerla, comprendí que la advertencia de Circe no era más que un mito. 
Ambos renunciamos a nuestros mundos: yo, a la mujer que me esperaba en casa y ella, a los cientos de tritones que la pretendían. Cualquiera puede comprender que un mortal como yo se pierda por la belleza de una sirena, pero lo que nunca me cupo en la cabeza fue que ella me correspondiera. Un día, incrédulo ante el amor que me profesaba, le pregunté qué era lo que más le gustaba de mí. “Tus piernas, guapo”, respondió sin dudar.

11.11.16

La demolición que terminará con el mundo


Detalle de " Enfadada " Acrílico y papel de seda sobre lienzo 


Hay en la Plaza Mayor de mi ciudad una estatua extraordinaria, y lo es por que cambia de forma. Por las noches representa a Artemisa, en el día asume la figura de Poseidón. Si viste los atributos de Marte anuncia la guerra. En la ciudad nadie se atreve a contemplarla más de un segundo, pues si ve en ella la imagen de Thánatos sabe que en pocas horas encontrará la muerte...
Quizá la estatua no exista y sólo existe en la imaginación de quienes creen verla. En otros tiempos hubo quienes se prestaron a tocarla y, antes de morir, nos dejaron su testimonio. La verdad es que la estatua obsesiona a los habitantes de mi ciudad. El alcalde quiso demolerla. El Consejo de Ancianos vetó siempre la orden ya que, de acuerdo con la leyenda, cuando la estatua sea demolida se terminará el mundo.


8.11.16

El sueño de Monterroso




Diferentes puntos de vista de una  misma imagen
" El sueño de Monterroso "
Tintas, terminado ayer


“Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí.” (Augusto Monterroso)
Invito, entusiastamente, a explicar este cuento clásico; que casi todos rehúsan…



Everett, físico norteamericano, postula la idea de los universos paralelos. 
La teoría sugiere que cada historia permite múltiples opciones; cada una de las alternativas humanas provoca mundos paralelos. Digamos que un hombre ama a una mujer, es correspondido, se unen y tienen hijos, mueren viejos y felices. Esto ocurre en uno de los mundos posibles. Pero la historia permite infinitas modificaciones. Por ejemplo, el hombre que ama a la mujer no se atreve por prejuicios a pesar que ella también le ama y calla y deja pasar la oportunidad y muere solo y arrepentido.
O ese hombre y esa mujer que  se llegan a  conocer como su alma gemela, ambos saben que son los elegidos y que sus vidas van a ser paralelas a la espera de una nueva oportunidad en la que confluyan una vez más
Cada una de estas variantes vive en un mundo paralelo. ¿Cuál es el correcto? Todos o ninguno. Cada quien defenderá como suyo el mundo en el que viven.
Puede ser también un alegato a favor del derecho de elegir nuestro destino y asumir al elegirlo las consecuencias.
Acaso tal vez, en un mundo paralelo, la noche en la que debía escribir un cuento un contador de historia llamado Simbad se sintió cansado, se durmió temprano y el cuento jamás se escribió. Y acaso ese sea finalmente el único mundo probable y nosotros pálidos reflejos del verdadero.

6.11.16

Mis 42 Principitos





42 Idiomas diferentes para un mismo libro: " El Principito "
la manera: comprados en mis viajes o regalados por familiares o amigos en los suyos



A LÉON WERTHPido perdón a los niños por haber dedicado este libro a una persona mayor. Tengo una excusa seria: esta persona mayor es el mejor amigo que tengo en el mundo. Tengo otra excusa: esta persona mayor puede entender todo, hasta los libros para niños. Tengo una tercera excusa: esta persona mayor vive en Francia, donde pasa hambre y frío. Tiene mucha necesidad de ser consolada. Si todas estas excusas no son suficientes, quiero dedicar este libro al niño que este señor ha sido. Todas las personas mayores fueron primero niños. (Pero pocas lo recuerdan). Corrijo entonces mi dedicatoria:
A LÉON WERTH
CUANDO ERA NIÑO


PRIMER CAPÍTULO


Cuando tenía seis años, vi una vez una imagen magnífica en un libro sobre la Selva Virgen que se llamaba "Historias Vividas". Representaba una serpiente boa que tragaba una fiera. He aquí la copia del dibujo.
En el libro decía: "Las serpientes boas tragan a su presa entera, sin masticarla. Luego no pueden moverse más y duermen durante los seis meses de su digestión".
Reflexioné mucho sobre las aventuras de la jungla y, por mi parte, logré trazar con un lápiz de color mi primer dibujo. Mi dibujo número 1. Era así:
Mostré mi obra maestra a las personas mayores y les pregunté si mi dibujo les daba miedo.
Me contestaron: "Por qué un sombrero podría dar miedo?"
....

4.11.16

Ejemplo de perseverancia


Trabajo en esta " Tinta " , esta sin terminar

Había un planeta con dos lunas y en él un país que castigaba con severidad a todo aquél que escribiera una mala historia. Juan Tozudo supo de este decreto: Tras de publicar su primer novela que era aburridísima, los soldados del emperador le cortaron las manos.
Las televisiones reseñaron el hecho, dijeron que Tozudo sería siempre un pésimo escritor
Sin embargo Juan Tozudo aprendió a escribir con los pies y publicó otro libro tan malo o peor que el anterior. La ley, en esta ocasión, fue implacable: le cortaron las piernas.
Tozudo ya no publicaría más obras, en cambio pasó a contar cuentos en los parques, insulsos aburridos. Todos los que por casualidad lo oían, temerosos de perder las orejas -le denunciaron y la justicia le arrancó la lengua.
Hoy, lo único que hace es tomar el sol en un banco del parque, y piensa inevitablemente en una buena historia: la de la azarosa vida de Juan Tozudo