Páginas vistas en total

15.12.16

Mereció la pena


 
                                                                   
                           
 
 
 
 
Mereció  la pena?. 


Todo fue inútil; pensó para sí  Amelie von Hunziker 
Después de hacer todos los intentos, resignada suspiró con frustración. Prendió las velas, con un ritual, primero la blanca luego la vela rosa y una vez más dejó su mente en blanco mirando el danzar de las azuladas llamas

No le gusta la luz, los focos la intimidan, aún recuerda con horror el día que bailó sola en el escenario un St Patrick’s. Prefiere la levedad, la tibieza cromática que en aureola envuelve el campo de la llama parpadeante.
 
Postrada sobre el cálido tacto del suelo de madera, acariciando a su gato, miró las vacías paredes del cuarto.
 
Blanco, todo es blanco, paredes techo suelo.
 
No  hay cuadros, no hay nada, ni color…
Todo se quitó para poder volver a empezar.
 
Toca las paredes, resbalando con la humedad de sus dedos, traza sobre ellas las iniciales que ama.Se pone un chal en los hombros, la cubre de un frío insoportable, el de la ausencia.
Recuerda que buscó unos fuertes brazos que la abrigaran y dieran cobijo

Recuerda cómo desde la lejanía sintió caricias en su rostro, en sus brazos; nostalgia de otro tiempo

 
Las velas lentamente…, despacio, sin prisa, van recorriendo el mismo camino que ella, entre sus manos temblorosas.
 
¿Cómo renunciar , a su mundo?
Ya esta cansada de resolver problemas ajenos. ¿ Quién resuelve los suyos ?
 
Hoy hay luna llena, la lluvia juguetea con la noche. 
 
Quiere ser besada
Aunque sea comprando los besos
 
Cae rendida 
Aguarda el día.
Le gusta el fuego, le gusta sentirlo, tocarlo, que sea azul.
 
La han dicho que su amor puede estar en esa esquina llena de flores,  llena de todos los colores. Quizás Cola su gato la ayude y pueda entre los dos, encontrarle con su instinto, como otras veces en otras vidas
 
Las velas no avanzan, se han detenido. Frota sus manos.
 
Toma el libro que está leyendo, de Haruki Murakami es el tercero que empieza a leer.
La provoca nostalgia, silencios provocadores, aturdimiento.
 
Al fin decide dejar su mundo, y buscar a ese hombre que tan bien la conoce.
Las velas se han apagado
La ceguera la envuelve
 
Se pregunta si todo mereció la pena, se pregunta si toda su vida serás así ? Luego mira el libro aquel, impregnado de él, hojea las páginas destacadas, poesía sin concluir, hablando de amor, En su lenguaje, lenguaje mudo, ese que la enseñó, aquel que también aprendiste el día que diste la vuelta

2 comentarios:

  1. RODOLFO,QUÉ BONITO!
    Yo creo que hoy te voy a dejar un silencio para ella,todo para ella y su llama azúl
    Besucos

    ResponderEliminar
  2. todo vale la pena cuando se vivie de verdad
    bello tu texto

    ResponderEliminar