Páginas vistas en total

22.11.16

El duende Yuyu y la niña

La niña y el duende Yuyuacrílico sobre lienzo -


Esta es la historia cierta de una niña y un duende que ocurrió hace años. La niña nació en un lugar de cuentos de hadas, con un fondo de altas montañas coronadas de nata y azúcar , que reflejan sus brillos sobre los fértiles valles al pie del lago, la niña nació delicada:  Una sola picadura de avispa podía ponerla en una situación crítica.
Desde muy pequeña, su madre, la fabricó una urna de cristal , sin puertas ni ventanas y desde alli veía jugar a los niños desde su jaula de cristal, pero cada día tenía más ojeras y su tez de por si como la nieve, tomaba colores de cera virgen. Sus ojos azules no perdía detalle. Callaba, necesitaba el silencio 
Un día su madre tuvo que ausentarse de casa, y dejó a su hijita en su urna, en medio del jardín. El sol ya calentaba la primavera, y apareció un duende de esos con alas de libélula, con gorro y risas que todo lo envolvía: ! yuyuuuuuu…¡
y flaaaaaash se metio en la urna con la niña, atravesando las paredes como si fueran de viento. Puso su mano en la frente y dijo en su idioma de duende " caroatival diurti firnumbea"
El duende la sonrió y salió al exterior, comenzando a cantar y llamando al viento
Y el viento llegó levantando del suelo las hojas que se pusieron a bailar  Y croaron las ranas, y las moscas zumbaban ronroneando de dos en dos
La niña gritó: ¡ quiero salir a bailar con vosotroos…! - por favor -.
El duende silbó al viento que obediente envolvió con sus invisibles brazos, la urna y con suavidad, la dejó caer, para que no se dañara la niña
Y la niña se unió al cortejo, jugando con las flores, y cantando la  melodìa que el duende tocaba con su flauta, imitando a los pingüinos en sus movimientos. La madre casi se muere al ver a su hijita fuera de los cristales , pero contempló que el color regresaba a sus mejillas, supo que estaba curada 
A todo ésto, el duende montó a horcajadas sobre su amigo el viento, y raudos se elevaron hasta lo más alto de las montañas más altas, coronadas de nata y azúcar al el grito de  ¡ yuyuuuuuuu..¡



3 comentarios:

  1. Ayy,qué dulce!!Me encanta.
    ESa niña hizo lo que era su derecho:salir de la urna,jaula,y sentir el viento ,la música del duende,la VIDA!!
    Me gustan mucho tus cuentos y los acrilicos cada vez más.
    Besucos artista

    ResponderEliminar
  2. Gó, me han cambiado el formato y la opción " publicar" no la veo, es por eso que no está publicado tu bonito comentario directamente. Te lo corto pego y pongo yo. Un beso.
    -
    Jajaja,me ha hecho gracia tu final.Muy bueno El cuento es muy bonito,ya sabes cómom e gusta que me cuenten cuentos y siempre que que vengo aquí ,me encuentro con un trocito de infancia Besucos Gó-

    ResponderEliminar
  3. Rodolfo,esto no sé qué tiene que a veces no se ven ni las actulaizaciones,pero si no tienes otra opción,pon mi comentario como lo has hecho ahora.
    Besucos y que se solucione

    ResponderEliminar