Páginas vistas en total

12.10.16

de centauros y humanos


Ven niña bonita, te contaré una historia mientras peino tus cabellos. 
Hace muchos años los centauros poblaban unas tierras hermosas donde no existían humanos. Los centauros nacen de las águilas reales. Cazan jabalíes por las tardes y tocan sus trompetas al esconderse el sol. Bailan con antorchas encendidas y tambores rojos. Se embriagan cuando beben jugo de manzanas y de uvas guardadas. 
Son feroces en sus guerra entre ellos. Pintan soles en las rocas y celebran las fiestas de sus dioses. 
En la noche cantan a la tierra, a la luz fugitiva y a las montañas. Se enamoran, pero no tienen recuerdos, es la parte equina la que les hace no mantener ese sentimiento.

Un día los centauros conocieron a unos seres que se les parecían y que se llamaban hombres. Los hombres eran débiles y lentos, sólo tenían dos patas, se les gustaba engañarse entre ellos y adoraban a un solo dios que nadie podía ver. 
Estos hombres comenzaron a cazar a los centauros, les daban muerte o los encerraban en corrales y los hacían trabajar para ellos. Los centauros consultaron a sus brujos y a sus dioses, y les dieron el don de ser invisibles a los ojos de los hombres. 
Sólo los escuchan en sus carreras cuando salen a cazar el viento, ellos ahora mueven las olas y las nubes. Así se sienten libres por que siendo esclavos de los hombres mueren de pena

2 comentarios:

  1. Qué bonito relato.

    Enhorabuena.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Mejor hubiera sido seguir siendo centauro

    ResponderEliminar