Páginas vistas en total

4.9.16

Endimión y tú: Selene



Selene despertando a Edimión

Ayer en la noche, tras la  grata cena con amigos antes de entrar en casa miré la luna. 
Está en fase de Creciente, abandonando la llamada " luna de las mujeres (luna nueva) "
Dónde se esconde la luna? me pregunté. Todo esto me llevo a recordar el cuento que de niño me narró mi abuela
Edimión era un pastor que llegó a rey  de Elida, luego de serlo, fue destronado y se refugió en el monte Larmos. Eligió el contacto con la naturaleza y la vida tranquila.
Todas las noches agotado por el trabajo, dormía en su cueva en el monte. Pero si la noche era buena se tumbaba desnudo a dormir en el acceso de la cueva.
Edimión cada noche contemplaba a Lunaux (la luna), estaba fascinado, totalmente enamorado de ella. Su pasión secreta era Selene  y muchas noches quedaba dormido pronunciando su nombre…
Selene no sabía nada del amor que la profesaba. Una noche, hace tiempo, sus rayos le iluminaron durmiendo desnudo, fue tan grande la pasión que levantó en ella, que bajó a la tierra y sin despetarle hicieron el amor
Así fue durante muchísimas noches, él dormido, ella despierta. Una noche era tanta la fogosidad de Selene, que Endimión despertó. Primero se sorprendió saber que era el amante de Selene, luego ambos se confesaron ser sus amores secretos. Cada noche se reunían y ambos se abandonaban a sus juegos amoroso
Pasaba el tiempo y Endimión como humano que era, comenzaba, a marchitarse, entonces le pidió a su amada le concediera la eterna juventud
Selene habló con Zeus, y les regaló que así fuera, pero con la condición que mantendría esa juventud sólo mientras estuviera dormido. Selene le prometió que le acompañaría siempre mientras él durmiera.
Así es…aún siglos y siglos más tarde, todas las noches, Selene va gozosa a su cita con Endimión

1 comentario: