Páginas vistas en total

21.9.16

El gato azul



Recuerdo aquellas largas charlas nocturnas, en las que Cola contaba sus gatunas experiencias, fue una de esas noches que cola me sorprendió con este relato:
Te contaré algo que parece increible los celtas creen que los ojo de los gatos son las puertas que conducen al reino de las hadas. Así es, y además los gatos tenemos la sabiduría de la especie que nos vamos transmitiendo
Durante el siglo XVII, en una isla perdida de japón durante la época de los señores feudales, existía un templo venido a menos y que tenía serios problemas económicos. 
El sacerdote del templo era muy pobre, pero aún así, compartía la escasa comida que tenía con su gato. 
Un día, un señor feudal, hombre de gran fortuna e importancia fue sorprendido por una tormenta mientras cazaba y se refugió bajo un gran árbol cercano al templo. 
Mientras esperaba a que amainara la tormenta, el hombre vio que un gato azul, le hacía señas para que se acercara a la puerta del templo. 
Tal fue su asombro que dejó el refugio que le ofrecía el árbol y se fue hasta el templo. 
En ese momento, un rayo cayó sobre el árbol que le había dado cobijo.
El hombre rico agradecido financió las reparaciones del templo y éste prosperó.
La Diosa del Bosque concedió el gran honor de la inmortalidad al gato azul
Y ahora, camina por las ciudades muy despacio pegado a las paredes y cuando escucha débiles maullidos de gatitos llorando de frío y hambre. Los mira, los olfatea y agarra con delicadeza a uno de ellos y se lo lleva.
Camina con el pequeño gatito en la boca y lo deja en la puerta de una casa. Se esconde y espera. El bebé gato llora con poca fuerza porque está debilitado, triste y asustado.
Cuando pasa alguien que se detiene y levanta al chiquitito, lo arropa y le habla con dulzura y el gato azul le ve en la cara y en los ojos que puede dar amor y protección, entonces sale de su escondite y su pelaje va convirtiéndose a un color azul celeste tan claro y diáfano que se desvanece en el aire y desaparece.
¡Cola, deja de contar tonterías!, ¿ Cómo va a ser un gato azul inmortal ?
Pues, de la misma manera que un gato como yo puede hablar
Todo es posible si nuestra mente asi lo desea

No hay comentarios:

Publicar un comentario