Páginas vistas en total

13.8.16

Mi paseo por la orilla


SIN TERMINAR
Acantilados de Dover
acrílico 80 x 80, lienzo sobre bastidor

¿ De verdad, crees que te conozco ?, no lo se... 
Se puede vivir muchos años cerca de una persona, distinguir los matices de su voz, sus tics, hasta adelantarte a la palabra que va a decir, y aún así hay una parte de ella que muchas veces tú misma desconoces, así que ¿ dime cómo puedo conocerte ?
Hemos hablado, leido tantas veces, tantas veces nos hemos conocido, reído. enfadado , congeniado o coincidido  que ya nada nos sorprende. Lo que no esperaba es que me hubiera empapado de ti de tal manera que me calas hasta los huesos. Ha transcurrido tanto tiempo de esos lazos que Brian Weiss anunciaba, y  no pensaba pudieran ser reales y tan férreos 
Una gran parte de mi vida a ido a tu paso, recorriendo un paseo por la orilla a nuestro paso, sin aguas bravas, sin tropiezos, todos los paisajes están en mi mente: Gredos, el aloe, los hijos del jardinero, Ananda, el caballo. Son como las imágenes de conservamos de compañeros de infancia, amigos y amigas que caminaron nuestra adolescencia y no volvimos a verles.  Han pasado años, aún así su imagen quedó congelada en nuestra mente
Soy feliz, nada de aburridamente feliz, lo soy por que no estoy solo en mi paseo por la orilla

1 comentario:

  1. Cuando dos personas llegan a conocerse en profundidad, se sienten muy felices al comprobarlo en cada recuerdo compartido, pero creo que siempre hay un resquicio, un pedacito de nosotros que conservamos exclusivamente para nuestra propia contemplación y secreto, creo que ese poquito que solemos reservarnos le agrega a una profunda relación una valorable cuota de misterio que también enriquece cuando en un momento determinado, surge y nos sorprende.
    Un fuerte abrazo, Rodolfo.

    ResponderEliminar