Páginas vistas en total

16.8.16

Cuando las pisadas no suenan



Cuando las pisadas no suenan

 
¿ Recuerdas aquella noche que me contabas tu sueño?
Me veías con un niño pequeño en mis brazos. Estaba muy feliz. Tu ceñías mi cintura desde detrás mío con tus brazos, y mantenías tu cabeza apoyada sobre mi hombro
El niño me hablaba. Yo le decía esas cosas que se dicen a los niños pequeños
Las otras dos mujeres que había en la habitación, salieron. Quedamos los tres solos Sonriendo en silencio.
 
Me gusta andar descalzo. En casa sobre el parquet, suave, cálido. Ando como un felino sin escuchar mis pasos
Me gusta andar descalzo en el campo, cuando la hierba cuidada está ligeramente crecida , y dejo estelas de mi pisar. El pie se humedece de besos de hierba, sólo el siseo del roce de la hierba
Me gusta cuando las pisadas no suenan a orillas del mar, justo cuando la arena queda húmeda y mis pies dejan huellas que tras mi paso hacen manar el mar de entre los granos de arena.
Me gusta, cuando las pisadas no suenan, y es cuando mi mente queda libre para soñar que algún día ceñiré con mis brazos tu cintura desde detrás tuyo, mientras tú acunas un bebe
Los tres sonriendo en silencio

No hay comentarios:

Publicar un comentario