Páginas vistas en total

17.6.16

Un sueño


                                   Escucha mientras lees ( por favor )




Corren niños por la casa. Ahí están sus voces, la brevedad de la risa, el juego que irremediablemente los sacude. Uno de ellos habla, guía a la manada, es una suerte de líder joven y valiente. La muchacha los observa, ahora sorbe el té
Respira como si durmiera, levemente, regular como el sonido de las olas en la bahía. Los ojos claros se abren, parpadean, mira ahora al hombre que le acompaña. Tiende la mano y se sonroja, le habla, ella entiende el sueño que le cuenta, entiende las palabras que nacen de su boca El guarda para sí la sabiduría de los años. La dice que una vez soñó lo mismo y tuvo miedo, que lloró hasta que la luz alcanzó las calles de esta ciudad 

Ahora ella duerme. Ya no es una adolescente. Su hija Alejandra sigue sonriendo. La acaricia el rostro y la dice que hará pan dulce para la cena.

El dice que no tema, pues allá en lo alto entre el cielo y la tierra nada puede pasarle. 
La criada que trae bollos, un poco de leche. Y aunque no habla, todo lo dice con los ojos, y si alguien se fijara en ella sabría..., sabría de qué modo, con qué intensidad desea la muchacha ser niña de los páramos, volver a ese lugar oscuro que es el bosque, donde habita Isabella 

En el sueño sonríen los muchachos con sus dientes de luna, con la sangre aún resbalando por las bocas abiertas, por las lenguas calientes y rosadas. Alguien sostiene a la más joven, alguien la lleva entre sus brazos como a un fardo. Sorben la savia, la sangre pálida que se derrama, y nada dicen cuando se les pregunta.
El niño mayor llora acongojado. En las manos queda el rastro del desastre, esa luz que guardan las más niñas en los cabellos, entre los dedos largos que acarician los troncos de los árboles. Dirán que de noche miraba como los lobos, que temían por los hijos, que la muerte la acechaba. Y mientras el mayor, callado como la tumba, beberá de la palma de su mano, beberá para encontrarla de nuevo, la luz, el calor tenue de la muchacha.

No hay comentarios:

Publicar un comentario