Páginas vistas en total

31.5.16

CADÁVER EXQUISITO LITERARIO




Sin añadir o quitar una coma, tal como acaba de ser publicado en Facebook hoy, corto-pego este cadáver exquisito literario
Hará como nueve años que en los blogs de Spaces hicimos uno entre ocho de las personas que también participan en este

Tras este largo periodo de tiempo de descansar en paz, hemos desenterrado para volver a enterrar
este nuevo cadáver exquisito
Gracias a su organizadora Valeria

Hola gente!! Les presento nuestro Cadáver Exquisito hecho con 18 hermosos pedacitos de entusiasmo y buena onda. Aquí los nombres de los jugadores (no es el orden en que escribió cada quien): Estef, Rodo Garrido, Ana, Ruben, Leo, Conxi, Rob, Caro, Shibru, Pablo, Gaby, Aitor, Indra, Marce, Rodo Van Caster, Jime, Pepi y yo. Gracias una vez más por prenderse con el juego cuyo empujón inicial se lo debemos a Velvet Estef -ella propuso esta nueva edición del juego- ... Gracias a todos/as!!
PD: Se reciben imágenes para ilustrar la nota!! Si tienen ganas las pegan en los comentarios y después agregamos la que tenga más votos. También sugieran títulos porfa!
“Todo empezó con la niebla, tan espesa, tan gris, que no podía significar más que un mal augurio. Llegó silenciosa una noche para envolverlo todo como una nodriza atroz de los horrores que estaban por acontecer. Llevaba mucho tiempo preparándose para dichos horrores: “eres fuerte, lo superarás”, se decía una y otra vez. En realidad, había estado tantos años esperando que aquello que tanto temía ocurriese, que ya se había acostumbrado a su invisible y amenazadora presencia. Se apegó a la anticipación. A la espera. Eso es lo que le había ocurrido: llevaba tanto tiempo esperando, que ya no concebía el mundo sin esa pequeña dosis diaria de adrenalina ante lo imponderable. La espera se hacía insostenible, pero a la vez era el motor que le hacía sobrellevar cada día y también esperar con ansias el día siguiente. A veces flaqueaba, al ver que el tiempo transcurría y nada de lo esperado sucedía. Por el contrario, parecía que la vida se empeñaba en torcer el rumbo de sus sueños, en seguir demorando eso tan ansiado. Otras veces esa misma adrenalina era la que le insuflaba nuevos bríos, y se llenaba de optimismo pensando que ya estaba muy cerca de su cometido, de concretar sus deseos. Se sintió inmensamente feliz, pensó en una copa de buen brandy, y sus pasos le llevaron hasta el pequeño mueble bar. Abrió la puerta con la sonrisa dibujada en los labios, pero la misma se heló al ver lo que había junto a la botella, un perdigón de bronce. Uno de esos gordos y bien elaborados, con los que derribar la puerta de un solo aldabonazo. Botella y perdigón, unas picas y otras no. Al otro lado de la puerta permanecían a pesar de todo impasibles. Para ser exactos, todos menos la reina roja, que pegada al ojo de la cerradura pensaba: "¡imposible!”, no cabía en sí de la sorpresa. Era francamente inaudito lo que acababa de ver, y aunque cuanto observaba no era más que una visión parcial de lo que allí acontecía, su imaginación se apresuró a prever el resto. Apenas se permitió un leve parpadeo, se alejó de la puerta, y sin más preámbulos decidió entrar en acción. Recorrió un largo pasillo, el sudor de su frente era el claro reflejo de la desesperación, sin embargo decidió no mostrarlo, ante lo injusto del momento, arranco el coche y tragándose las ganas decidió marcharse de allí. Pasaron segundos, minutos, horas... la eternidad encerrada en un solo día. Sabía que volvería a verle a la mañana siguiente, pero ese pendiente que había quedado le atormentaba su mente y sus entrañas. El tiempo pasaba muy lento y lo único en lo que podía pensar era en sus hermosos y provocadores labios, los cuales observó de manera descarada lo suficiente como para recordarlos cada vez que sintiera el llamado al onanismo. Era la boca de la que había soñado beber el amor. Allí se vieron reflejados sus sueños. Se zambulló de pleno en el pequeño lago del inmenso jardín. En su interior abrió los ojos y vislumbró algo entre el paisaje acuático. Sí, era eso... ¿cómo no me había dado cuenta antes…? Efectivamente no había fallecido pese a ser llevado a hombros por sus vecinos dentro del tétrico ataúd sin tapa. No estaba muerto, pero había regresado de la muerte….y debía desfilar en la procesión de la romería de Santa Marta para agradecer a la Providencia haber atravesado el túnel y haber encontrado la luz…la vida…al final del mismo ... cuando me encontré al final con aquella persona que me había regalado lo mejor de la vida. La locura se hacía con mi cabeza, la espera me había pasado factura y por fin se lo pude decir: - mis diálogos contigo terminan siendo monólogos con las horas rescatadas de un ayer que guarda silencio. -Quiero alejarme, sé que me espera una nueva vida, rescatando los sueños de aquel que ya fué, pero guarda melancolías e ilusiones que pueden convertirse en horas plenas de respuestas y sonrisas..." . No puso más resistencia. Dejó que esa mala racha cumpliera su objetivo. Que sus ansias de rebeldía no afloraran ahora, que ya no tenía sentido. Quedarían así, bien guardadas. Todo indicaba que debía rendirse, que el tiempo y su salud, ya se lo impedía y que una vez más, no era el momento. Se dejó mojar por esa lluvia, que ya no se andaba con amenazas y encendió su último anhelado cigarrillo... La brasa encendida hizo que se le ocurriese la solución perfecta. Le prendería fuego la casa, solo debía meditarlo para no levantar sospechas. Quería que pareciese un accidente, algo que no le involucrara. Luego se tomaría un avión rumbo a Namibia y comenzaría una nueva vida. Nemo, ordena inmersión. El submarino con su preciada carga desciende rodeando de silencio. Nemo escribe en el libro de bitácora: Los pasajeros de Namibia descansan sin saber que todo lo vivido ha sido un sueño. Nemo mantiene firme el timón rumbo a una nueva oportunidad para los hombres. La vida renace de sus cenizas, los prados verdean, las aves en el exterior comienzan a poblar los cielos. La vida renace de nuevo ... Fin.”

2 comentarios:

  1. También recuerdo haber participado alguna vez en más de un cadáver exquisito literario organizado por nuestra querida e inefable Valeria!....qué lindos recuerdos me has traído, Rodolfo!Eran experiencias de un intercambio creativo muy inspirador.
    Un fuerte abrazo... y si "la ves" a Valeria facebook mediante , retransmitíselo, por favor!
    =D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo haré Mónica, Valeria está en mi Facebook y verdaderamente es como vos una gran persona. Un beso

      Eliminar