Páginas vistas en total

19.1.16

Adolfo





Hace dos meses, en cuatro caminos, cerca del mercado de maravillas, un chico se cruzó en la calle conmigo. Se paró y ante mis sorpresa me abrazó. Adolfo, tío, cuanto tiempo sin verte !!!
Perdón, pero no me llamo Adolfo y a Vd no le conozco de nada
AH !, perdón, me confundí, pero tiene un parecido sorprendente con él, disculpe.
El muchacho se fue, no sin volver la cabeza un par de veces e irse moviendo la cabeza negando no sé qué? Un sábado de copas esperaba con mis amigos en Nebraska, en la calle Bravo Murillo
y antes que nadie viniera, se acercó otro muchacho que tapándome los ojos me pregunta : Adolfo, Quién soy ?
Juer, que no veo, que no me llamo Adolfo y que no tengo idea quién puedas ser
Ja jajajaja rió, tan chistoso como siempre ! Tuve que enseñarle mi carnet de identidad 
El joven se rascaba la cabeza diciendo: Es increíble...es increíble !!

Pero lo más gordo fue este fin de semana Estábamos toda la pandilla sentados en el paseo de la Castellana tomando unas copas, cuando se acercó una chica espectacular. En serio, no miento
Dirigiéndose a mí me besa y dice: Adolfo cielo, acabo de llegar de Milán, y tenía unas ganas terribles de verte. 
Perdón...yo no me llamo Adolfo
Todos mis amigos al unísono : Adolfo preséntanos a tu amiga. Adolfo: qué calladito te lo tenías ?
Adolfo ya traigo yo una silla y tu amiga...cómo se llama?,¿ querrá beber algo?
Flor, me llamo Flor, se adelantó besando a dos carrillos a toda la congregación.
El domingo comí en casa de Flor, estando recién llegada de Italia, preparó pasta con
salsa carbonara y calabacín, ensalada y queso de cabra como postre. Flor se sinceró preparando un Nexpreso, mientras yo, friego los platos 
Adolfo: lo nuestro ya está superado, nunca hemos tenido secretos, me dice
A Flor se le pone cara de niña traviesa y comienza a hablarme del chico con el que está saliendo ahora, que le extraña un mucho en este momento
Después me habla de lo mucho que la gusta, de las ganas que tiene estos días de acostarse con él 
Que sólo tiene en mente una idea fija y es que no puede aguantarme más y tiene que llevársele a la cama . Jugueteo con las migas del mantel. Hago pelotitas que después lanzo al otro extremo a golpe seco de dedo anular, como cuando de niño jugaba a las chapas.

Me levanto

Beso su mejilla y la digo: Flor te repito que no soy Adolfo, que me confundes, que me llamo Rodolfo. es parecido, pero no igual  
Y te ofrezco un consejo gratis: Llama a ese chico, pon la excusa que sea ...
Con toda la dignidad de hombre "tocado en su orgullo" me despido sin volver la vista
y me voy

2 comentarios:

  1. Sin embargo el personaje adopta el papel de Adolfo, supongo que actuaría como lo hace Rodolfo.
    Buen relato, con su carga de ironía.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Que peligro tiene esto de los parecidos jajaja.
    Besos.

    ResponderEliminar