Páginas vistas en total

29.11.15

El baño de los membrillos


" El baño de los membrillos "

Acrílico sobre tabla y bastidor
40 x 40 centímetros




Hoy la noche no tiene luna. Bésame, que con los ojos cerrados no me doy cuenta.

Todos los espíritus malos de las montañas caben dentro de un membrillo
Proverbio de Ceilán ( Sri Lanka )

28.11.15

Bajo la higuera




Todos los veranos y en verano a espalda de las caballerizas y cerca de los viñedos, había una higuera,  generosa en frutos  y  frondosa en sombras.
Se había acoplado al terreno como guante a la mano. Las ramas rozaban el suelo en la parte superior del desnivel, y formaban una mínima gruta, casi invisible, había conseguido que mi imaginación volara.
Todos los veranos y en verano, saltaba la tapia que rodea la finca familiar de Luigi  y luego de Giulio, para llegar hasta a mi lugar secreto, a los pies de esa higuera.
Ese día de Junio del 2006, apareciste con tu pie enyesado, me viste y preguntaste: Qué haces?
Ven, acompáñame Y te conduje hasta mi espacio secreto.
¿Por qué te escondes? preguntaste
¿Por qué preguntas tanto? te contesté.  Mira, no me escondo, sólo escapo
¿Y vas muy lejos ?
Todo lo que puedo. Un día voy Tananarive, otro día a Burundi, o al desierto de Gobi  cuando lo deseo voy al lejano oeste, a las praderas de indios o a la India
¿Cómo puedes conocer esos sitios sin moverte de aquí?
Muy fácil tampoco tienes que haber estado con tu cuerpo. Simplemente lo imaginas, lo deseas, haces como si de verdad viajaras , y siempre siempre llegas a el lugar que quieres
No te sirve de nada si no te mueves, me dijiste
Si me sirve, tengo una brújula que me indica si voy al norte o al este. Sólo tienes que preparar bien el viaje, e irás.
¡Me gustaría ir contigo!
¿Conmigo? A esos sitios se va solo, por que todo tiene que ser nuevo
Yo soy nueva también, y podrías considerarme un territorio
...Pero...pero los territorios están para ser explotados

Claro...me dijiste


27.11.15

mi primer expreso







No fui un buen estudiante, eso no quita que me inventara un mundo propio al que evadirme cuando la cosa se ponía aburrida en clase
Tenía 13 años y tuve que escuchar a un profesor decirle a mi madre que yo era inconsistente, frágil en los estudios y que no veía futuro en mi para hacer una carrera, que me dirigieran a alguna actividad de módulos laborales acorde con mis gustos.
Mi madre salió seriamente preocupada, y aunque yo me hice el despistado y como si la cosa no fuera conmigo, no pude dejar de ver correr una lágrima por la mejilla de mi madre
Fuimos a tomar un refresco a una cafetería cercana al colegio.  Mi madre necesitaba tomar un ibuprofeno con un café con leche, yo me iba a pedir un descafeinado con leche,  se pensaba que era muy joven para ingerir cafeina.
Me mantenía serio, mirando fijamente a mi madre. Luego ella levantó la vista y me preguntó ¿Qué quieres ser en la vida ? 
Mamá quiero lo mismo que tú, matricularme en el instituto luego en la universidad. Contestaba a la vez que hacía acopio de fuerzas
Mamá, te prometo que en mis horas de estudio me limitaré a estudiar. Que me olvidaré de la ventana, de cazar aves con la vista u observar las acrobacias de las moscas. Mis oídos no escucharán el sonido de la lluvia cuando golpee las tejas, ni me apartaran de mi estudio el arrullo de las palomas en celo

Mi madre se quedó mirándome, mojó un azucarillo en el café sujetándole con los dedos hasta que perdió su color blanco, y dejándole caer entonces. No daba crédito a mis palabras. Luego mi madre, reposó su cuerpo contra el respaldo de la silla y sonrió negando con la cabeza que no, que no lo haría por ella,  que lo hiciera por mi, que estaba segura podía intentarlo yo solo


Yo mientras me asombraba de la promesa que había sido capaz de entregarla mientras mentalmente me podía ir despidiendo de moscas, aves, palomas y lluvia. 
Luego mi madre llamó al camarero y pidió: Por favor, traiga un café con leche para mi hijo

Hoy ya puedo decir: 
Dale, dame más, quiero volver a despertar con pies descalzos en las manos de tu abismo que se perdió en mi mar. Sí, como si fuese un pañuelo mojándose en el viento de los que se distraen alrededor de un ojo etéreo. Vamos, quizás sea muy temprano volver al principio, pero yo no quiero ahora ensuciar mi espalda.

Mimesis, las piernas en un eje violáceo.
Metamorfosis, las noches destapando sus hombros en los labios.
Percusión pianista en el borde de tu brazo, abstracción, desnudamiento del ensueño que alguna vez fue eterno.


25.11.15

El aroma de tus senos


martes, 21 de febrero de 2012

Con el aroma de tus senos

Acrílico - "Santorini"-

Recupero esta entrada de hace unos años, por su belleza. 

Una buena charla, un desayuno con una amiga, una confesión que limpie el alma, la punzada del recuerdo, el espejismo del amor, una mirada.
  
La espalda desnuda, tus pechos que tienen vida propia, tu alma que se cae si no ando cerca.
Un tomate de huerta casero que se me ofrece para morderle. 
El amanecer que me sana y las estrellas que me arropan y recuerdan lo efímero que soy. 
Pero casi el mayor placer son tus ojos, tan misteriosos 
Si posas un dedo sobre mi espalda, sentirás un reguero de fuego en tus venas.

Hoy confirmaron a mi amigo trazas de un posible pequeño tumor. 
Está muy tranquilo, no es un lugar de riesgo y se siente en buenas manos. 

De entre los olivos nace la luz y yo me giro para que la belleza no me hechice
Una ola hembra me seduce con el aroma de sus senos

24.11.15

sirenas y Odiseo




Y Odiseo encalló
Luego, para justificarse ante Penélope, se inventó ...otra historia con Polifemos incluidos
Pero os narraré tal y como ocurrió

De entrada Odiseo no oyó el silencio, vamos: se taponó con cera los oídos. 
Estaba convencido de que las sirenas cantaban y que sólo él estaba a salvo con sus tapones de cera y amarrado al mástil. 
Fugazmente vio sus bonitas caras, la respiración agitada, los ojos llenos de lágrimas, los labios entreabiertos sus pequeños y firmes pechos. 
Creía que todo era debido a la melodía que fluía sorda a su alrededor.
Todo comenzó a desvanecerse pronto. Parecía que estaba ganando la batalla. Pero fue para reaparecer con más brío. Más hermosas que nunca, se estiraban, se contoneaban. Desplegaban sus húmedas cabelleras al viento, se movían como felinos.  Eran expertas en seducir. Querían atrapar por un momento más, el fulgor de los ojos de Odiseo.

Fue desatado del fálico palo que le amarraba y transportado entre las espumas a Cíteres la isla consagrada a Afrodita. “Aquí todo está permitido” le dijeron
Durante varios días, en la playa, a la plena luz del sol, viciosos se abrazaban, se besaban, se acariciaban. 
El, en opulenta erección, rugía de magnífico ardor. Las sirenas cantaban maravillosos himnos obscenos.

Hasta que hartos del espectáculo, los habitantes de Cíteres, les apresaron y penaron con la cárcel: por inmorales

.

23.11.15

Muestra en Gredos












































El primer fin de semana de Diciembre ( y puente en España ) abro una muestra en Gredos, serán 12 obras a las que tengo mucho cariño y algunas han supuesto etapas en mi faceta de dibujante y pintor.
Son algunas de las que aquí os expongo, algunas relativamente recientes y que recordaréis

Para el 1 de Diciembre expongo en En Centro Cultural La Elipa una colectiva de bodegones, ya os lo comenté e incluso puse las obras 

Para el 11 de Enero se inaugurará la colectiva en Casa de Vacas, junto al Estanque de El Retiro, de Madrid, no es mi deseo adelantar esas obras que cuelgo por que me gustaría mostrarlas en persona,
tomar un vino y echar unas risas juntos



20.11.15

Decidle a alguien que estoy aquí...!


Estatua de San Juan Nepomuceno en el Puente Carlos


Siéntate niña de mis ojos, te contaré un sueño muy raro que tuve 
Fuera, en las calles de Praga, había fiesta, la noche se iluminaba con castillos de fuegos artificiales,tú dormías profundamente, me levanté y observé a través de los cristales los coloristas fuegos
Me puse el pijama, y calcé mis zapatillas para verlo fuera. Al salir al jardín no había nadie, y los fuegos habían desaparecido. Todo era oscuridad

Sentí unos pasos de algodón detrás de mí. Era una niña. Una niña que estaba, que se la veía sola
Su cara estaba pálida, sus ojos parecían pedir permiso para mirar. La niña acercó su mano y rozó la mía. Me dijo: " Decidle a... Decidle a alguien que estoy aquí ". Luego la imagen se desvaneció
Quedé impresionado por el sueño, mucho

Mira, niña bonita, niña de mis ojos, esa preciosa estatua de Bruncvík, su hermosa coraza y a los pies el escudo. Según se dice, partió a recorrer el mundo para encontrar un león vivo para poner en su escudo. Durante el viaje, recibió una espada, que como no podía ser de otra manera, era mágica, y tenía el don de cortar por sí sola las cabezas de los enemigos.
¿Tienes algún deseo pendiente que se te cumpla?. Ven, no te sueltes de mi mano. La mayor parte de los turistas tocan la estatua de San Juan Nepomuceno, o la figura de su perro, pero ni uno ni otro tienen el poder de cumplir deseos. Te enseñaré donde puedes poner tu mano para que se cumplan.
Justo es en el lugar donde fue arrojado al Río Moldova el santo tras ser torturado hasta la muerte. En justo ese punto hay una cruz, con cinco estrellas en su cabecera. Pon tus dedos, uno en cada estrella y pide el deseo
¿Por que te has puesto colorada...?
Praga tiene tiene ya para siempre tu olor, y tu sonido. 

Fue después de un magnífico concierto de cuerda en la sinagoga española, ¡ ohhh, qué precioso concierto, de verdad! Un aforo chiquitísimo, casi privado, en aquel sitio privilegiado, de noche, donde me dejaron muy amablemente tocar el clave antiguo después del concierto. Esta vez fue Bach, claro, no podía ser otro...
Flotábamos henchidos tras tu mini concierto, reíamos con que nos íbamos a premiar con una buena dosis de chocolate fuera como fuese, en bombones, en helado o en tarta.
Me quedé helado. Paré de andar, y señalé con mi dedo un retrato de una niña que colgaba en la pared de la sinagoga
Cesaste la risa ante mi actitud.
¿Qué ocurre Rodolfo?. Es ella, Dios mío, es la niña de mi sueño. Recuerdas su frase 
¿ Decidle a...Decidle a alguien que estoy aquí...?

Si

Encima de la colección de fotografía un cartel " Pequeños héroes del holocausto". Te vi llorar, yo debería haber sido el fuerte, pero no pude evitar que mis lágrimas también resbalaran por mi mejilla

Esa noche dormimos muy abrazados. Praga tú y yo, siempre

19.11.15

Los sueños ( Platón )





Walk on through the wind,
walk on through the rain.
Where your dreams be tossed and blown
walk on, walk on with hope in your heart
And you'll never walk alone
You'll never, ever walk alone.

No, no fue casual, anoche a mi también me ocurrió.  Esfuérzate y lo recordaras. 

Aristófanes recogió en un libro " Los sueños" de Platón.
Decía que los seres fuimos creados de tres maneras distintas, unidos de dos en dos: hombre-hombre, mujer-hombre y mujer-mujer
Sin embargo los dioses un día nos partió de un tajo limpio y nos separó y desde entonces los hombres vamos corriendo de un lado a otro buscando la mitad que nos falta. 
Buscamos la perfección , ya que somos conscientes que algo nuestro nos falta, y es con el amor que volvemos a tener la unidad con la que fuimos creados.

Tú haces que duermes. Yo también hago que duermo, contigo. 
La curva de tu espalda  
Sonrío al ver la respuesta de tu piel cuando mi dedo traza tu nombre por ella.  Beso tu piel a la altura de la  cadera. Sabes a sal.

¿Qué haces, tonto? -
Saborearte; estás salada.

Giras lentamente tu cuerpo dejando a mi vista los pechos, el ombligo redondo, y tu vello rizado. Nos miramos, no decimos nada.  Sabemos qué va a pasar.

17.11.15

tú de junto al mar, yo las doce en punto




Tú de junto al mar, yo del sol, las doce en punto

Escena Primera, parte I
A mitad de camino de la aventura nos encontramos.
277 euros hasta caer agotados. Eso da para recordar toda una vida.
La mochila con kleenex de repuesto, colores de cielo y de esperanza, tú tres sostenes ¡ talla 34 C  !, vaqueros y un paraguas por lo que pudiera pasar.

Escena segunda, parte III
Grandes superficies que se quedan pequeñas escuchando cómo recitas, yo pegando colores con pinceles y espátulas. Noches de bocadillo y coca cola light, y mucho mirar las estrellas. Mi respeto contra mi deseo otra noche más

Parte quinta, escena IX

Iluminada por el sol de la mañana, la habitación se llena de silencio, dejo que rebose de paz, que se amanse. Me lleno de tu música, esa que escucho cuando estás cerca
Aún quedan aromas de ti en el aire, inhalo otra bocanada de tu olor.
¡ Comunión íntima perversión de instintos !

Sobre mi cama tu calor aún perdura, dos láminas en blanco y mi rotring
He de perfilar tus límites al tacto y encontrar los colores y la palabra que te define

Sobre la mesa una urna de pulidos cristales con tus alas ¡ Qué libertad me producen verlas !!
En tus orillas nace la piel que me sirve de excusa para acariciarte, esa piel que se convierte en pluma cuando deseo volar, que se alargan para acariciar el cielo
En tus orillas sueño despierto mientras llega el alba y me dejo seducir por tus silencios y el calor de tu deseo

¡ Déjame tus alas, seré Ícaro !. No te muevas, regreso con otros 277 euros hasta caer agotados y volver a repetir cada instante esta vez en nuestra isla secreta donde se tocan las nubes con la punta de los dedos

15.11.15

Cualquier camino al fin del mundo





Cualquier camino, a cualquier lugar, te llevará hasta el fin del mundo.

Pero el fin del mundo, desde que el mundo se ha acabado dándole la vuelta con Magallanes, es el mismo lugar de donde se ha partido. 
En realidad, el fin del mundo, como el principio, es nuestro concepto del mundo. 
Es en nosotros donde los paisajes, habitan esos paisajes. Por eso, si los imagino, los invento, si los creo, existen

La vida es lo que hacemos de ella. Los viajes son las personas que nos rodean. 
Lo que vemos no es lo que vemos, sino lo que somos. Y sin embargo, este retorno es el más feliz posible, puesto que el Viaje y la experiencia han llegado hasta los confines de nosotros mismos
Cuando te rodeas de personas, de lugares donde no habitas, te das cuenta que cada una de ellas vive contigo, ocupa un lugar
Te cruzas con alguien, percibes su halo que vibra parejo al tuyo un instante 
Es entonces que te das cuenta que jamás volverás a ver ese ser que por un instante formó parte de tu mundo
Y te apena, por que se pueden poseer los instantes pero jamás las personas, por que ellas pueden poseerte a la vez como instante en sus vidas.
Entonces te alegras de ser parte de ellas


13.11.15

El Mirador de las estrellas rojas que parpadean




Me había encaminado al mirador sobre el río. En la posada me dijeron que las mejores vistas de toda la zona eran desde lo alto de esa plataforma a la que se accedía por una desgastada escalera de piedra.
Jacinto el posadero me dijo: Procura estar arriba al alba, y no hagas caso de las leyendas, de jóvenes vírgenes que dejan de serlo, son supersticiones de gentes incultas

Localicé el monte y rodeándole descubrí la escalera. El cielo estaba totalmente estrellado. La Osa Mayor  destacaba parpadeando
Comencé a ascender, cuando llevaba veinte escalones sentí una ligera vibración detrás mío, como una brisa. La escalera iba trazando una elegante curva sobre la falda del monte. Treinta escalones más y lo que antes era una vibración, ahora iluminaba mi alrededor.
Me giré a medio aparecer, una figura transparente emitía la fosforescencia. La vibración que me trasmitía era de paz. Me hizo un gesto con los ojos que prosiguiera el ascenso
Una vez que llegamos a la plataforma superior, la imagen estaba totalmente definida, nítida y materializada. Era una hermosa joven, de sonrisa hechizante
Soy Nocturnia, me dijo, ven te enseñaré mi mundo: Mira abajo el río. Me señaló las estrellas y el parpadeo de las rojas entre todas. Luego bailó para mí. Nadie nunca había bailado para mí. La fui a abrazar y su imagen desapareció, como si hubiera sido un holograma

Tres días más tarde proseguí mi camino a las tierras altas en donde las nieves viven, cuando la vi al anochecer caminando con otras dos muchachas. Llevaba un tambor a su espalda y las mariposas revoloteaban a su alrededor.
Las seguí hasta el siguiente pueblo. Allí bajo las estrellas danzaron las tres jóvenes en torno a una hoguera que lanzaba chispas al cielo. Nocturnia bailaba sin dejar de mirarme, sonriendo
Durante meses la fui siguiendo; recorrí inmensos desiertos y selvas tropicales tras ella, hasta que regresamos al origen de nuestro encuentro. La plataforma desde la que se veía el río , las estrellas y la paz más perfecta a su alrededor.

Subí, y de nuevo paso a paso se repitieron las mismas señas que el día que la conocí. 
Hay quien dice que mira con todo el cuerpo y que al tacto recuerda la piel del durazno, y su queja es un rumor apenas perceptible, semejante al roce de la seda . Yo sólo os puedo contar lo que sucedió cuando yacía en mis brazos. Una cara de sorpresa que jamás olvidaré, y como una a una, las estrellas del cielo, se fueron apagando, a medida que sus lágrimas resbalaban por su mejilla

Lejos se oían voces de niñas que cantaban:

" Cubierta de coral y algas marinas en el fondo reposa la barca.
Solos y oscuros iban los navegantes en la noche,
y era la noche el alba de las secretas maravillas ".

11.11.15

El árbol del más dulce fruto




Eran los años románticos en los que navegar de España al sur de África en busca de paprica, nuez moscada u otras especias valiosas suponía un viaje de varios meses. El barco de tres palos tenía de todo lo que llevaba y carecía de aquello que le faltaba, entre ello mujeres jóvenes y guapas como tú

Era verano. Finales de Agosto, cuando las más apetitosas frutas maduran en los árboles
El capitán decidió reponer agua en una isla que no venía en carta alguna de navegación
Tres yardas mal contadas y pisabas agua mínima extensión de tierra con el cielo infinito sobre ella

Llegamos a golpe de remo y pronto dimos con un arroyo de fresca agua para reponer la necesaria y proseguir viaje. Mientras mis compañeros hacía esa labor, me alejé un centenar de metros y...
Lo que mis ojos pudieron contemplar parece sacado de un libro de magia. Un árbol tan alto como una iglesia, de copiosa copa repleto de maduros frutos...
Parecían adormecidos.
Colgando de sus cabellos, el árbol estaba repleto como fruto, de bellísimas jóvenes 
Las había de tez pálida, morenas, de rubios cabellos, de diminutos senos y de pechos opulentos. Las había bellas, hermosas y de ensueño.
Nunca hay una mujer que no sea bella a los ojos de un hombre. No existen
Me dirigí a una de las muchachas que colgaban del árbol sin que sus pies rozaran el suelo. Abrió los ojos y contestó a cada una de mis preguntas que en mi asombro la iba haciendo
Bájame, tómame y me darás la vida me contestó
Y en mí portaré tu semilla. Y de mí otro árbol como éste crecerá y parirá mujeres si es de mujeres o parirá varones si es así como ha de ser

Es un sueño, la dije, tú sólo existes en mi sopor y desaparecerás cuando despierte.

Tómame y gozarás a la manera que Adán gozó de Eva para crear una raza de hombres nuevos.

Sé que no es elegante hablar a una mujer de otra mujer. Querida mía, pero esa muchacha no me mintió, tras yacer juntos,  ella se levantó y se perdió entre la maleza del bosque
...
Muchas noches me he preguntado si seré padre de un árbol que de fuertes y sanos jóvenes

10.11.15

Sirtam el señor de los sueños



Cuando viajas no importan las ciudades, los soles extranjeros, los hijos que te nazcan en mujeres de paso nada importan.

Hay mujeres, hay soles, hay hijos y ciudades aunque te quedes quieto allí donde naciste.
Lo que importa en el viaje es saberse en el viaje, desde ningún lugar hacia ninguna parte,

Durante mi camino tropiezo con otros caminantes juntos descansamos y capto sus sueños mientras duermen

Contemplo y callo

Omar hijo parido por dos mujeres, yace a mi lado y sueña: Hay lejos una ciudad subterránea de hombres ese tez de fuego que sólo son visitados por dioses durante su sueño. Se cubren el rostro con polvo de tiza y se embriagan con el cáñamo
Durante la noche cercenan la garganta de los que duermen,(silencio de corderos ), a fin de enviarlos a las divinidades nocturnas, supremos pastores de almas
Más lejos, hay una montaña salvaje habitada por bandoleros que beben el aguardiente de trigo en honor de sus divinidades y fuman opio y cáñamo que les hermana con Sirtam.
Adoran las piedras verdes de extraña forma y se prostituyen unos a otros
Duermen los terribles anamitas, con el dorso sobre las alfombras de oración y Sirtam, su guía les regala sueños guerreros, blandiendo una espada flamígea en oro labrado que les guía de derrota en derrota a su paraiso lleno de vírgenes

Sueña que se mueven, como reptiles dentro de su piel calidoscópica. Su cuerpo sufre en el fragor del sueño, jadean,y vomitan espuma hasta la extenuación Otros lloran cobardemente en silencio presa de su miedo

Yo silencio.

Escribo los sueños camino a tí, allá donde te encuentres

Donde me esperas

6.11.15

palabras bonitas

PROTOS de mi amiga Mª Angeles Juanena
PROTOS de Mª Angeles Juanena

Mi abuelo, recuerdo me leyó un libro que trajo de sus viajes, decía que en lo más remoto de Turquía existe un sultán, más rico que todos los reyes de que hablan las fábulas
Nada conoces de él, ni su nombre, ni el semblante, ni la seda de brocados de oro de que se viste.

Sigue mi abuelo narrando: Para que heredes su infinita fortuna, basta con que toques esa medalla de oro que venía incrustado en el libro.  Hazlo por  tres veces seguidas, mirando al cielo, al frente y al suelo Él dará tan sólo un suspiro, sin dolor alguno fallecerá, en los confines de la Anatolia.  Será entonces un cadáver.  Y tú verás a tus pies más oro del que puede soñar la ambición de un avaro.

Después cerró el libro y me le regaló.  
Proseguí mi caminar, hasta que me crucé con un hombre humilde, de tan humilde, pobre y sabio Le regalé el libro advirtiéndole de la capacidad de hacer mal que tenía
Tomó la moneda y la destruyó. El oro envilece el alma, mata al cuerpo.
Siempre habría otro hombre que frotando tres veces la moneda,  fatídicamente matara a otro en cualquier parte del mundo.

El anciano sabio tomó el libro y abriéndole sopló sus páginas  Centenas, miles de letras se desprendieron de sus hojas impresas y una lluvia de letras
fue cayendo al suelo componiendo palabras bellas: Eucalipto, amistad, verbigracia, mariposa, azul, sonrisa, niño...


3.11.15

La mejor herencia




Nació un 15 de Abril del 2014, es el menor de sus hermanos, todos le queremos, no podía
ser de otra manera. Se llama Jaime, y además de gustarle comer solo y ser un devorador de yogures
tiene sentido artístico. algo que me enorgullece por que si eso se hereda, en la familia no hay
más inquietud artística que  la mía

2.11.15

"...Hágase en mi, según tu palabra "




" Anunciación " 

Aclílico 100 alto x 70 ancho TERMINADO

Para exposición Casa de Vacas
11 al 30 Enero 2016


Ella se conturbó por estas palabras, y discurría qué significaría aquel saludo.
El ángel le dijo: "No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios; vas a concebir en el seno y vas a dar a luz un hijo, a quien pondrás por nombre Jesús.
El será grande y será llamado Hijo del Altísimo, y el Señor Dios le dará el trono de David, su padre; reinará sobre la casa de Jacob por los siglos y su reino no tendrá fin."


María respondió al ángel: "¿Cómo será esto, puesto que no conozco varón?"
El ángel le respondió: "El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el que ha de nacer será santo y será llamado Hijo de Dios.
Mira, también Isabel, tu pariente, ha concebido un hijo en su vejez, y este es ya el sexto mes de aquella que llamaban estéril, porque ninguna cosa es imposible para Dios." 

Dijo María: "He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra." Y el ángel dejándola se fue.
En aquellos días, se levantó María y se fue con prontitud a la región montañosa, a una ciudad de Judá; entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel.
Y sucedió que, en cuanto oyó Isabel el saludo de María, saltó de gozo el niño en su seno, e Isabel quedó llena de Espíritu Santo; y exclamando con gran voz, dijo: "Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu seno; y ¿de dónde a mí que la madre de mi Señor venga a mí? Porque, apenas llegó a mis oídos la voz de tu saludo, saltó de gozo el niño en mi seno.
¡Feliz la que ha creído que se cumplirían las cosas que le fueron dichas de parte del Señor!"
Y dijo María: "Engrandece mi alma al Señor y mi espíritu  se alegra en Dios mi salvador  
porque  ha puesto los ojos en la humildad de su esclava, por eso desde ahora todas las generaciones me llamarán bienaventurada


.

1.11.15

Bajo el reloj de la sala de espera




Era más de medianoche. El tren llevaba ya un buen rato parado en aquella estación. Salí al pasillo a respirar aire limpio . Del penúltimo departamento llegaba un sonido de jarana. 
Aparte de ellos nadie más viajaba en el resto del vagón, salvo el revisor que ocasionalmente caía por allí 

Entonces entró aquella chica. 

Justamente acabada de arrancar el tren entre una niebla de vapores, la vi desde la penumbra del otro lado del vagón. Tenía el pelo muy corto y llevaba unos pantalones vaqueros muy ajustados, casi nuevos. 

¡Dios santo!, pensé, es preciosa
Seguí haciendo que miraba  por la ventana, mientras observaba su reflejo en el cristal moverse cadenciosa por el estrecho pasillo, cargada con una pesada mochila sobre su costado.
Entró resuelta en la estancia de los alborotadores de la guitarra y durante un breve instante cesó el canturreo en su interior y un murmullo de voces se formó dentro de él. 
Salió enseguida presurosa y apenas me quise dar cuenta la tuve ante mí con sus hermosos ojos marrones abiertos de par en par…

No recuerdo demasiado bien como se sucedieron las cosas. 
De qué demonios comenzamos a hablar ni qué la dije exactamente, pero aquella noche fue el preludio de nueve semanas y media, locas de pasión, con carreras de la mano bajo la lluvia riendo sin cesar. 
Con paseos desnudos a la luz de la luna sobre la tibia arena de la playa y largas sesiones de sexo salvaje entre las olas o sobre la arena. 
Las dunas escondieron de la luna la tienda de campaña y sus pezones morenos ( con el lunar en...si justo ahí ),  que me cobijaron bajo su fiera cortina de sudor y miel haciéndome zozobrar como una barca sin marino que la gobernara.

Y un buen día,  quizás cansada… de pasear desnudos o de sexo loco… se marchó. 
No sé si la dije que la quería. 
Cogí otro tren , habíamos quedamos en vernos, pero no lo hicimos. 
La vida o aquel tren me llevaron más lejos de lo que yo mismo pensé. 
Y aquello quedó en un bello encuentro. 
Todavía recuerdo sus ojos, los recuerdo, muy grandes, pero he olvidado lo demás. Como tantas cosas. 
La vida se las ha llevado a ese extraño lugar donde no se regresa jamás...

PD._ Esto no puede acabar así. Sin que sirva de precedente
os diré que acabo de recibir un telegrama de ella, que me espera en la estación de trenes de Atocha, bajo el reloj de la gran sala de espera