Páginas vistas en total

19.6.15

Mi Ofhelia particular : El proceso

Logicamente este lienzo de llama " Nenúfares", no lleva firma por que está  - SIN TERMINAR -

...
Los rizados nenúfares suspiran a su lado,
mientras ella despierta, en el dormido aliso,
un nido del que surge un mínimo temblor...
y un canto, en oros, cae del cielo misterioso.


¡Oh tristísima Ofelia, bella como la nieve,
muerta cuando eras niña, llevada por el río!
Y es que los fríos vientos que caen de Noruega
te habían susurrado la adusta libertad.


(Rimbaud)
...
    Proceso de reciclado de un lienzo. Gesso, un rodillo para extenderle y una obra nueva




...
Te fundías en él como nieve en el fuego;

tus visiones, enormes, ahogaban tu palabra.
–Y el terrible Infinito espantó tu ojo azul .

Y el poeta nos dice que en la noche estrellada
vienes a recoger las flores que cortaste ,
y que ha visto en el agua, recostada en sus velos,
a la cándida Ofelia flotar, como un gran lis.

                                                            ( Final del poema " Ofelia " de Rimbaud)
 - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - 

                                      Regreso a mi silencio temporal



.....................................................................................................................................

14.6.15

El silencio de Medusa


"Medusa" obra que hice en tinta china - puntillismo - y toques de color en pastel

                                      ( Paso al silencio por una temporada )

 Sin comerlo ni beberlo Medusa de tres hermanas Gorgonas que fueron, fue la única que nació mortal. Primer punto en su contra. Medusa nació humana, como tú, como yo, y nació muy hermosa: pelirroja de ojos azules, sexi. Bien "dotada en curvas", y con una cabeza no sólo hermosa, si no bien amueblada. 
Por otro lado, la disputa entre dioses era tan natural, como las peleas de patios de vecinos. Poseidón y Atenea, si podían hacerse una mala jugada, no dudaban en hacerlo. 
Todo tuvo su inicio en el patronazgo de la ciudad de Atenas, allá por  su fundación. Los atenienses eligieron el olivo de Atenea, antes que la fuente o los caballos de Poseidón.
 Una tarde de Junio como hoy, Medusa, paseaba por una senda entre el bosque y Poseidón la engañó con malas artes, para llevarla a un lugar solitario, como era el Templo de Atenea. 
Allí Poseidón forzó a Medusa.
Atenea, maldijo que una violación se hubiera llevado a cabo en su templo, y castigó ¡¡ A Medusa con un cabello plagado de serpientes, y lo peor… el silencio y una mirada petrificante !!.

¡Pobre Medusa, que jamás conoció el amor!. 
Cuentan que Medusa, luchó por comportarse como la mujer que fue, que intentó de corazón acercarse a jóvenes enamorarse, ser como cualquier mujer, buscar su felicidad pero... a todos los jóvenes inexorablemente convertía en estatuas de piedra…
Y ese silencio…? ese terrible silencio al que castigó en su injusticia Atenea.
Dice la leyenda que el único grito que exhaló su boca fue cuando Perseo separó de un tajo la cabeza del resto de su cuerpo
 ¡Déjame escuchar tu silencio. El de tus cortadas cuerdas...!

11.6.15

La cólera de Aquiles



!Aquiles y Patroclo"   Logia de las Lanzas, en la Plaza de la Señoría, Florencia


Desde  el primer momento que Patroclo y Aquiles, se conocieron fueron amantes…
 
Tres veces atacó furioso Patroclo a los troyanos, dando terribles voces.
Tres veces mató nueve hombres cada vez y cuando ya rayaba la leyenda, atacó por cuarta vez las huestes de su enemigo, aterrorizados al ver el casco, y la armadura del temible Aquiles.
Apolo no podía permitirlo e intervino, envió un rayo de sol que deslumbró sus ojos en pleno fragor.
El dios Febo (Apolo) se escondió rápido como un áspid entre las nubes. Su labor aún no estaba terminada. De un golpe desde detrás en los anchos hombros, y ya en el suelo Febo le quitó el yelmo, que rodó con estrépito hasta los pies de los caballos.
 ...Y el penacho se manchó de sangre.
Jamás había rodado el casco de Aquiles por el polvo.
 
 
 
                                     
 
Cuando vieron muerto a Patroclo
que era tan valeroso, y fuerte, y joven
Los caballos de Aquiles comenzaron a llorar
sus naturalezas inmortales se indignaban
por esta obra de la muerte que contemplaban.
 
Sacudían sus cabezas y agitaban sus largas crines
golpeaban la tierra con sus patas y
lloraban a Patroclo
al que sentían inanimado-destruido-
una carne ahora mísera -su espíritu desaparecido-
indefenso-sin aliento-
devuelto desde la vida a la gran Nada.
 
Las lágrimas vio Zeus de los inmortales
caballos y apenóse.
 
En las bodas de Peleo
"dijo" no debí así irreflexivamente actuar;
mejor que no os hubiéramos dado caballos míos
desdichados, qué buscabais allí abajo
entre la misera humanidad que es juego del destino.
A vosotros que no la muerte acecha, ni la vejez
efímeras desgracias os atormentan
En sus padecimientos mezclaron los humanos
Pero sus lágrimas
seguían derramando los dos nobles animales
por la desgracia sin fin de la muerte 
                                           ( Constantino kavafis)
… 
 
                                                           "Canta, oh Musa, la cólera de AQUILES "
Aquiles llora la muerte de su íntimo compañero. Su madre  Tetis consuela al su aflijido hijo para que Hefesto (Vulcano) le fragüe una nueva armadura y su escudo, que supla los arrebatados por Héctor.
¡ Maldita sea tu vida Héctor  ! Hoy morirás!
Abre bien tus ojos, apura los últimos rayos de luz, por que desde hoy vivirás en los infiernos !  Proclama Aquiles ante las invencibles murallas de Troya, construidas por el mismísimo Neptuno.
Zeus se amedranta de la furia de Aquiles, y envía a los dioses al acontecimiento. Aquiles persigue a Héctor y clava su letal cuchillo en la garganta de su enemigo.
No hay piedad para el que arrebató la vida de su amado Patroclo.  Aquiles se siente inconsolable y su venganza le lleva a atar a su carro el cadáver, arrastrándole dando cuatro vueltas a las murallas de Troya.
Príamo lo contempla impotente y llora El anciano sobrevive a su propio hijo y nada le consuela. Después tras el pago del rescate, el cuerpo de Héctor es dado sepultura en su ciudad. La caída de Troya, es sólo cuestión de tiempo, aunque como se le había vaticinado Aquiles no pueda ver

9.6.15

Penélope









Los tiempos para los marinos, ya no son como eran…Luego, el viejo lobo de mar, entre trago y trago, comenzó a narrarme la historia de esta chica: Penélope ( Πηνελοπεια )
 
 
Todo comienza en el momento de la despedida de su amado, en la playa agitando el pañuelo blanco que le dejó en prenda. Lágrimas de desconsuelo al ver cómo el horizonte engullía el barco que se la llevaba media vida.
 
"Penélope, tengo que marcharme sin falta, la había dicho. El futuro me espera; es nuestro".
 
" Allí lejos hay lugares donde buscar tesoros ocultos cofres llenos de oro, que sólo esperan que yo les saque a la luz del día de su largo entierro…
 
No oyes ?…escucha ?. El mar pronuncia mi nombre.
Me llama…debo ir a encuentro con mi destino ".
 
Penélope, sólo acertó a  decirle: Pero y las sirenas…?
 

 
Y así fue como partió dejándola a ella esperando.
 
Día tras día
 
Mes tras mes, 
Siempre sus ojos llenos de lágrimas y salitre.
 
Agitando su pañuelo blanco al aire y pronunciando su nombre.
 
En el pueblo todos sabían de su historia, la buena gente se acercaba algunas tardes a hacerla compañía y darla conversación. La contaban chismes, mentirijillas y cotilleos, lo que fuera.
 
Penélope ajena a sus vecinas, mantenía la mirada fija en el horizonte, al final de la mar 
 
Pasado mucho mucho tiempo, desde su lugar en la playa, se agachó y tomó un puñado de arena, de aquellos miles de relojes que la habían derramado. Arena perdida.
 
Y se dijo:" Hasta aquí hemos llegado".
 
"Se fue a buscar tesoros, y todos estaban en las curvas de mi espalda, se fue a buscar horizontes, y todos estaban entre las sábanas de mi cama. No se dio cuenta que yo era su tesoro ". 
 
Me voy .
 
La mañana del siguiente día cuando el autobús la llevaba con dirección a  la pequeña ciudad cercana, Penélope echó su última mirada a la playa
 
Adios…
Hasta pronto.
 
No: Hasta nunca.
 
Ahora Penelope es feliz. Encontró trabajo como cajera de una gran superficie, y está enamorada de Braulio el joven que vende hortalizas y las mejores frutas maduras .
 
Del muchacho que se marchó…Nada puedo decir, no se supo más de él.
 
Algunas veces, cuando pasea sola por la orilla del mar, y ve un barco solitario, mentalmente piensa: " No sabe lo que se perdió "

7.6.15

Paloma



Pasaban los días, ella seguía como siempre: queriéndole.

Con el alba Paloma se levantaba en verano, en invierno a en punto  las siete
Ponía el café bien cargado, como tanto le gustaba a él
Luego se lo llevaba a la cama hasta que era el momento de retirarle.
Después se duchaba y ya aseada, aprovechaba para meterse unos minutos más con él en la cama.
Era cuando apollaba la cabeza sobre su pecho, y se sentía protegida.
Corriendo salía de la cama para preparar una bolsa con su almuerzo del medio día para llevar al trabajo.
Larga espera de cada día hasta la caída del sol. Era el momento de las confesiones, del cómo, cuándo y por qué del largo día, de las envidias, las comidillas, los susurros de las vecinas, las miradas rápidas por las mirillas de las puertas cuando ella bajaba las escaleras...

Estaba agotada de tanta injusticia e incomprensión
Pero todo lo aguantaba por él
Luego, con el sonido de la televisión encendida , con las noticias del fútbol de fondo, ella preparaba la cena

Le hacía corazoncitos con los espaguetis
y con frutas le recomponía caras siempre sonrientes, sobre el plato.

Luego se iba a dormir.
Le daba un beso y le arropaba bien, para que no se enfriara más.
Su vida era maravillosa a su lado, una pena que él llevara muerto tanto tiempo

6.6.15

El mordisco de Wolf




Aterida de frío, desde el amanecer aspiro pegamento
Tumbada sobre cartones en cualquier rincón que me proteja. No soy pordiosera ni pido limosna ni quiero dar pena. Sé que a la salida del sol debo ponerme a caminar, dejo mis enseres, los perros cuidan mis cosas: el cestito vacío, la capa roja llena de remiendos.

Mi abuela, antes de morir, me dijo: lleva siempre las bragas limpias por si tuvieras un accidente y un pijama sin estrenar por si el médico tiene que visitarte. Y así hago siempre.
No me atosiga la mala suerte aunque a cada rato siento que el colmillo de Wolf se entierra en mi cuello y retuerce los sueños del bosque cercano de mi abuelita, donde yo era una niña de trenzas . Nos conocimos en un cruce de caminos en el bosque cercano a casa de mi abuelita. Ya había recogido suficientes setas cuando él apareció entre la espesura del bosque
¿Qué haces por aquí perdida en este bosque?
Esa manera de decirlo... con ese gracejo, que no pude si no sonreírle
Me gustaron sus ojazos negros desde el primer momento. Comencé a soñar despierta: Wolf tomándome por la cintura y regalando lengüetazos en mi cuello, por aquí, por allá.
Le enseñé es cesto lleno de sabrosas amanitas.
Propuse a Wolf ir a su casa y guisarlas flambearlas con armañán
No, princesa, ésas son venenosas.
¿Venenosas? Nunca distinguí la buenas de las venenosas.
Las tiré lejos y me desnudé totalmente, aterrada que mi ropa tuviera restos del fatal veneno.
Ponte al menos la capa dijo Wolf alcanzándomela
Señor Wolf, debería decirle que...Pues, que me da vergüenza…,
Cometí una imprudencia, dada mi naturaleza vehemente.
Bueno, sacié mi deseo con el más grande de todos aquellos nefastos hongos.
Y ahora seguro que moriré. ¡Qué tonta he sido! Wolf rió de mi ocurrencia mientras me abrazaba
Nos besamos con la pasión de un primer encuentro. Hizo un trabajo bestial.
Al poco rato, la lengua se le acorchó primero, luego se le hinchó y le brotaron unas pústulas asquerosas. Cayó al suelo echando espuma por todos sus orificios.

Nunca superé esa relación, comprendéis por que ahora huyo de la realidad?
( Historia que Caperu, me contó hace años )
.

4.6.15

La joven y el soldado enamorado


                                                             
        
Cuenta una leyenda que el sultán Boabdil, antes de abandonar la ciudad de Granada, para ir al exilio ordenó esconder todos los tesoros que guardaba en una de las torres de la Alhambra
Un soldado fue obligado a entrar con los tesoros como guardián y custodio, con la única misión de protegerlos.
Luego cerraron las puertas y un mago hechizó con un encantamiento por toda la eternidad. Boabdil para sellar el secreto ajustició a los cargadores del tesoro, a la escolta y… al mago . Pero antes de hacerlo tuvo un ápice de humanidad y concedió que el soldado custodio del tesoro pudiera salir al exterior durante una noche cada cien años, y que pudiera ser libre de su hechizo con tres condiciones: 
 1ª.-Alguien debía pagar su rescate, 
2ª el dinero tendría que ser prestado, 
y 3ª que cada moneda siempre valiera el doble que la anterior.
El soldado quedaría libre y podría llevarse una octava parte del tesoro como premio. Así pasaron los años, y los siglos, hasta que una noche de libertad, el soldado se apareció como una sombra a una joven bellísima que iba a llenar un cántaro a la fuente cercana.
La joven se asustó al verle y echó a correr al ver al aparecido, 
"-Por favor…!!! exclamó el soldado. No te haré daño alguno-", 
La joven se paró en su carrera, y le escuchó
"-Sólo quiero que pida para mi, que consigas tres monedas que cada una el doble de valor de la anterior.-", el soldado se fijó en la belleza de la joven 
La joven bajó la cabeza, se recogió el delantal con las dos manos, y se dirigió al cercano pueblo de donde procedía
De la olla de barro de su madre, tomó un puñado de monedas y buscó que cumplieran los requisitos que el aparecido la dijera
La luna se ocultó tras una nube. La joven sintió miedo, un búho cantó tres veces entre los árboles del bosque cercano. La joven echó a correr, y cerró la puerta de su casa con tres vueltas de llave

 
Dicen que el soldado enloqueció en la custodia del tesoro, pero lo hizo no por tener que permanecer por todos los siglos si no por puro deseo hacía la joven que 
jamás volvería a ver
.

2.6.15

Fuego y hielo



No deja de observar a la muchacha, desnuda
La mirada fija en sus rosados pezones
Ella sonríe

Es invierno fuera, pero toda ella es verano en este momento
El frío todo lo cubre
Él va a la nevera y saca varios cubitos de hielo
Se lleva uno a la boca.
Suenan chasquidos: sus mandíbulas le parte en mil pedazos

Luego se acerca a la muchacha, abre sus muslos y busca la razón de ser.
Mientras muerde los pezones rosas
ella dice "-Con cuidado, son muy sensibles-"
El invierno se tibia en primavera
Él introduce fina seda en sus humedades
Gime la muchacha de los pezones rosas
Le traba ella con sus muslos; ya no hay ni invierno ni primavera
La seda resbala obediente a la mano en el justo momento.
Mi verano llega. El suyo seguido  
Siempre es demasiado pronto

La oscuridad nos mantiene así: unidos
minutos,
horas,
primaveras,
veranos,
cuatro estaciones,
UN INSTANTE