Páginas vistas en total

8.10.15

Strep poker


" Acrílico "
Alba derrotada en esa partida de cartas
Nota:
Esta obra junto con las que tengo en mente, se expondrán
en la galería " Casa de Vacas " - Madrid (Retiro)- , en Enero del 2016. 
Por lo cuál no exhibiré más obras que vayan a exponerse


Sobre un tapete verde de fieltro descansan cuatro vasos anchos la medianoche esta ya muy pasada. .Tres vasos están vacíos, dos tienen hielo, uno tiene una huella de pintalabios. Innumerables fichas de distintos colores y números en su centro están repartidas en varios montones. Uno de ellos, concienzudamente ordenado. Otros dos no. De fondo suena un disco de jazz.

Javier no para de hablar, se levanta, salta sobre el sofá, da unas patadas al aire y se sienta. Había empezado bien pero ahora la partida se le ha ido de las manos. Le quedan pocas fichas y ya no puede concentrarse en nada.

Frente a él, en el lado de la mesa de Alba no hay ninguna ficha, pero sí un cenicero y un porro a medias. Está con las tetas al aire y los pezones, duros y apetecibles, apuntando al infinito. Hace diez minutos reía, pero ahora le brillan los ojos y un notable rubor ocupa sus mejillas.

A su derecha, Iñigo, con una camiseta de tirantes y las gafas de sol puestas, domina la partida con puño de hierro. No fuma, bebe poco y no le quita los ojos de encima a la jugadora de su izquierda.

Lucas es el más animado, hasta el punto de atreverse a sacar de paseo su mano y agarrarle una teta a Alba, que se la aparta entre risas mientras le recrimina, pero no se mueve.

La partida avanza y el ambiente se caldea aún más, los vasos vuelven a estar llenos, la música ha cesado y el pantalón de Alba reposa sobre alguna silla mezclados con camisas de los cuatro y algún que otro pantalón y un bóxer. En esa magia están cuando oyen el ruido del motor de un coche que se aproxima. Rápidamente se convierten en un equipo compenetrado que elimina cualquier rastro de vicio en menos de un minuto. La luz del salón se apaga, pasos apresurados suben las escaleras y cuatro puertas se cierran de golpe dos segundos antes de que una llave entre en la cerradura.

- ¡Qué raro! ¿ Están ya durmiendo los chicos y sus amigos ?

No hay comentarios:

Publicar un comentario