Páginas vistas en total

16.10.15

Cita a ciegas





 A las cinco de la tarde, había quedado con ella. 

Me dijo que tenía treinta y muchos, pero que le gustaban mayores. Yo le echaba treinta y pocos a lo sumo. Para agradarla fingí tener cincuenta, cuando en realidad tengo algunos más

No quisimos enseñarnos foto, no sé por qué, pensamos que sería más interesante así. Lo pensó ella en realidad, le pregunté que qué pasaría si yo no fuera atractivo, y me dijo que le daba igual, que buscaba otro tipo de cosas en los hombres.

Y me preguntó entonces, que si yo solo buscaba un cuerpo bonito para echar un polvo o qué y la tranquilicé diciéndole que no, que simplemente tenía ganas de conocerla pero sin compromiso, que el físico no me importaba, lo típico. Y no es que no fuera verdad, de hecho con el paso de los días y a raíz de su pregunta fui mentalizándome de que sería una chica del montón, pero una cana al aire con una mujer razonablemente más joven tampoco me vendría mal.

Así que al final quedamos. Yo, con muy sanas intenciones; ella me dijo que sabía que me sorprendería, pero que esperaba que fuera para bien. Eso me intranquilizó, pero ya no me iba a echar atrás, así que horas más tarde la fui a buscar en mi descapotable.  De modo que yo también había decidido sorprenderla, esperaba que para bien, como ella.

Y vaya si me sorprendió. No podía creer que fuera ella

Habíamos acordado, para reconocernos, llevar algo rosa al cuello. Yo lo había olvidado, quizá porque inconscientemente buscaba reconocerla antes que ella a mí. Pero ella no, ella llevaba una corbatita rosa. Y una camisa blanca. Y calcetines blancos por las rodillas, rematados en zapatos negros. Y una falda tableada. 
Y por Dios que no tenía treinta y tantos, sino diecisiete. 
Y, francamente, así vestida, daba toda la impresión de estar buscando pasar un buen rato, sexualmente hablando. 

La llevé a casa y la castigué dos meses sin internet y en la cena se quedó sin postre.

7 comentarios:

  1. ¿Y a él no se le castigo?. Internet y su uso...
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. pues...no lo había pensado, pero, es verdad !!

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. andaba más desorientada que el padre :-)

      Eliminar
  3. ¡Qué bueno!, por favor.... ¡qué bueno!

    ResponderEliminar
  4. muchas gracias Tracy, un beso :-)

    ResponderEliminar
  5. Creo que más de un lector también se llevó una sorpresa, con el desenlace.
    Efectivo relato.

    ResponderEliminar