Páginas vistas en total

19.10.15

Casting de musa



- A ver, pasa...
- ¡Hola!
- Hola. Cuéntame de ti.


Y la chica empieza a hablar. La verdad es que pronto pierdo el hilo de lo que dice. Solo recuerdo que tiene treinta años. Está bien buena. Es encantadora. Pero no.

- Pues muchas gracias, guapa. Ya te diré algo.

¡Esto es una mierda. No sé cómo me dejé convencer para poner el anuncio en el periódico!. 
La verdad es que llevaba un tiempo falto de imaginación, pero esto es demasiado. 
Ya han pasado veinte mujeres por el estudio, todas maravillosas, y ninguna me vale.
A ver, una más...
- ¡Hola, buenos días!
- Hola, hola. Cuéntame cosas de ti.


Y cuenta. Esta es muy guapa. No estoy obsesionado, pero las musas tienen que ser guapas, ¿no? Esta chica es guapa, maja y atractiva. Con una mujer así a tu lado, hasta el fin del mundo. Y aquí está, queriendo ser mi inspiración. 
Por poco tiempo, claro, que a mí luego nadie me soporta. Igual me quedo con ella.

- Muchas gracias. Creo que tienes bastantes posibilidades. Te llamo, ¿sí?
- ¿De verdad? ¡Gracias! Pues espero tu llamada...


Me voy al bar,  necesito desconectar y pensar en estas maravillosas mujeres.

- Camarera por favor. Póngame un bocadillo de caballa con pimientos de piquillo. Y una cerveza.

La primera no estuvo mal, muy atractiva, pero un poco fogosa. La cuarta era muy guapa, quizá un poco apagada. La quinta no, no es lo que buscaba. La octava era un bombón. La décima, cuerpo de modelo, qué piernas !. 
¡Oye, esto está excelente. Qué bocadillo más bueno!.

- Camarera, hágame el favor de presentarme a la cocinera, para que la felicite personalmente por este manjar.
Y sale. Diréis que es una chica del montón. Pues no. "Es ella". De eso se da cuenta uno, hable o no hable.

- Es preciso que sea usted mi musa, señorita por favor! .

Se acabó el casting.

Al final a la mujer se la conquista por el oído y al hombre por el estómago

4 comentarios:

  1. Eso dicen, jejejejejeje

    ResponderEliminar
  2. con los años... (y es sólo una broma) donde esté un buen chuletón de buey...(acompañado por una cara guapa, eso si)

    ResponderEliminar
  3. En parte me gusta tu relato.
    Me parece una buena idea lo de hacer un casting de musas. Y si quieren quedarse para inspirar, yo les daría la bienvenida.
    Lo que no me gusta es la resolución, eso de que al hombre se lo conquista por el estomago, no es cierto. Por lo menos, no en mi caso.
    Pero podría darle una bienvenida a las musas que quedaron afuera de tu casting.

    En algún momento, escribí algo parecido.
    http://eldemiurgodehurlingham.blogspot.com.ar/2012/09/casting-de-musas_8.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. he estado mirando tu elaborada entrada sobre el mismo titular que encabezo yo en esta. Pienso que las musas son veleidosas y no hay que hacerlas más caso que a cualquier otra mujer, sobre todo si es de carne y hueso y encima cocina de maravilla. Cuestión de criterios :-)

      Eliminar