Páginas vistas en total

18.10.15

aaaaaaaaaaaaaaaaahhhh !!!!! ( Bostezo)



El bostezo más largo del mundo duró veintisiete minutos y cincuenta y nueve segundos, recorrió tres países y en él participaron trescientas treinta y cuatro personas.

Todo empezó un día entre semana a las siete y diez de la mañana. Daniel, un chaval de catorce años, salió de casa para ir al instituto, y bostezó. 


Los bostezos, por si no lo habéis notado, son contagiosos, incluso más que la gripe. El bostezo de Daniel se prolongó no menos de cuatro segundos y medio, lo justo para que Enrique, que pasaba por su calle en una bici de montaña, fuera testigo del acto y, como por resorte, comenzase también su bostezo. 


No había cerrado aún la boca cuando paró en el semáforo de la esquina, donde fue captado, a través del cristal, por el panadero Tomás, que se encontraba despachando a Doña Emilia, quien no cesó el bostezo hasta salir del horno, donde su sobrina nieta Carla la esperaba para probar una esquinita del pan de cuarto.

Lucía miraba por la ventana para ver si ese día llovería, pero vio a Julián el electricista, que parecía estar gritando. Mientras apremiaba a su hijo para que apagara el ordenador, no pudo reprimir un bostezo. Este, desde la distancia, bostezó a su cibernovia Charlotte, que se moría ya de sueño por la diferencia horaria, y devolvió el gesto a Andrea, un chico italiano con quien engañaba al hijo de Lucía, de nombre irrelevante.



Todo acabó cerca de las ocho, hora española. Luis, que vio a Julia con la boca como un buzón de correos, se desperezó mientras solicitaba por el telefonillo que bajara Horacio, cuya madre le dijo "baja" de modo casi ininteligible. En esos momentos él hablaba por teléfono con una chica que le había tenido toda la noche en vela, y en ella murió el bostezo antes de levantarse para desayunar.


6 comentarios:

  1. jajaa casi me contagio yo también!... la verdad es que muchos bostezos ajenos me resultan bastante molestos, casi irrespetuosos, y son esos que se lanzan al aire sin ningún tipo de filtro (son los más naturales, claro) pero que se realizan en lugares públicos reducidos y con mucha gente, dejando fluir aliento, desgano y ruido sin considerar al que está cerca. Me chocan bastante.
    Una historia muy ingeniosa la que cuentas, en verdad
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. aaaahhhhhh... es verdad Neo, al menos he ocultado mi boca con la mano esta vez..aaaaaaaaaahhhh!!!

      Eliminar
  2. Ahhhhhhhhhhhhhhhh, no puedo dejar de bostezar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. aaaaahhhhhhhhhhhhhhh jo me has contagiado, ahora en casa estamos todos bostezando :-)

      Eliminar
  3. Jajaja entre las letras y las imagenes, he de reconocer que algun bostezo se ha formado jajaja.
    Contagioso sin dudas.
    Ahhhhh!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ahhhhhh..!, si a mi también :p

      Eliminar