Páginas vistas en total

6.9.15

El girasol y Lolita



" Lolita "
Acrílico sobre lienzo y bastidor
terminado hoy

Mi abuela Mercedes tenía un hermano: Jaime 
Jaime conoció a Lolita casi por casualidad, coincidieron un día de lluvia comprándose botas katiuskas para pisar charcos de lluvia
Nació entre ellos una fuerte amistad que terminó con la marcha nupcial y lluvia de arroz
Fueron felices 
Hasta que Lolita enfermó, muy enferma…mucho, un día como OPhelia apareció en el estanque cercano... muerta entre flores 
Lolita días antes pidió a Jaime que la fotografiara con una maceta entre sus manos, y así lo hizo. Jaime enmarcó la fotografía. Cada mañana nada más levantarse acudía a ver la imagen fotográfica de su amadaHasta que un día se fijó mejor en la fotografía, la planta que sostenía Lolita iba creciendo y de ella un girasol brotaba con fuerza
Jaime puso la fotografía cercana a la ventana para que la planta tuviera buena luz y sol, y la regaba a diario
Pasado un corto tiempo, el girasol estaba tan crecido que se había desplazado a través de la ventana y ascendía imparable hacia el sol.
Paralelamente, la imagen de Lolita era cada día más sonriente
Cuenta mi abuela Mercedes, cómo un día, Jaime simplemente desapareció ni rastro de él, sólo un girasol que salía de una maceta de una fotografía y que ascendía hasta perderse entre las nubes

3 comentarios:

  1. ¡Qué ternura de relato!

    ResponderEliminar
  2. Anónimo21:49

    Te deja una sensación... dulce y amarga.

    ResponderEliminar
  3. Una historia muy triste. para un lienzo que se sale de lo común. SaludoS entrañables.

    ResponderEliminar