Páginas vistas en total

7.6.15

Paloma



Pasaban los días, ella seguía como siempre: queriéndole.

Con el alba Paloma se levantaba en verano, en invierno a en punto  las siete
Ponía el café bien cargado, como tanto le gustaba a él
Luego se lo llevaba a la cama hasta que era el momento de retirarle.
Después se duchaba y ya aseada, aprovechaba para meterse unos minutos más con él en la cama.
Era cuando apollaba la cabeza sobre su pecho, y se sentía protegida.
Corriendo salía de la cama para preparar una bolsa con su almuerzo del medio día para llevar al trabajo.
Larga espera de cada día hasta la caída del sol. Era el momento de las confesiones, del cómo, cuándo y por qué del largo día, de las envidias, las comidillas, los susurros de las vecinas, las miradas rápidas por las mirillas de las puertas cuando ella bajaba las escaleras...

Estaba agotada de tanta injusticia e incomprensión
Pero todo lo aguantaba por él
Luego, con el sonido de la televisión encendida , con las noticias del fútbol de fondo, ella preparaba la cena

Le hacía corazoncitos con los espaguetis
y con frutas le recomponía caras siempre sonrientes, sobre el plato.

Luego se iba a dormir.
Le daba un beso y le arropaba bien, para que no se enfriara más.
Su vida era maravillosa a su lado, una pena que él llevara muerto tanto tiempo

3 comentarios:

  1. Qué tétricos estamos hoy no??
    Besos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. es un homenaje a una buena escritora del tema

      Eliminar
  2. Me ha gustado tu sorpresivo final.

    ResponderEliminar