Páginas vistas en total

6.6.15

El mordisco de Wolf




Aterida de frío, desde el amanecer aspiro pegamento
Tumbada sobre cartones en cualquier rincón que me proteja. No soy pordiosera ni pido limosna ni quiero dar pena. Sé que a la salida del sol debo ponerme a caminar, dejo mis enseres, los perros cuidan mis cosas: el cestito vacío, la capa roja llena de remiendos.

Mi abuela, antes de morir, me dijo: lleva siempre las bragas limpias por si tuvieras un accidente y un pijama sin estrenar por si el médico tiene que visitarte. Y así hago siempre.
No me atosiga la mala suerte aunque a cada rato siento que el colmillo de Wolf se entierra en mi cuello y retuerce los sueños del bosque cercano de mi abuelita, donde yo era una niña de trenzas . Nos conocimos en un cruce de caminos en el bosque cercano a casa de mi abuelita. Ya había recogido suficientes setas cuando él apareció entre la espesura del bosque
¿Qué haces por aquí perdida en este bosque?
Esa manera de decirlo... con ese gracejo, que no pude si no sonreírle
Me gustaron sus ojazos negros desde el primer momento. Comencé a soñar despierta: Wolf tomándome por la cintura y regalando lengüetazos en mi cuello, por aquí, por allá.
Le enseñé es cesto lleno de sabrosas amanitas.
Propuse a Wolf ir a su casa y guisarlas flambearlas con armañán
No, princesa, ésas son venenosas.
¿Venenosas? Nunca distinguí la buenas de las venenosas.
Las tiré lejos y me desnudé totalmente, aterrada que mi ropa tuviera restos del fatal veneno.
Ponte al menos la capa dijo Wolf alcanzándomela
Señor Wolf, debería decirle que...Pues, que me da vergüenza…,
Cometí una imprudencia, dada mi naturaleza vehemente.
Bueno, sacié mi deseo con el más grande de todos aquellos nefastos hongos.
Y ahora seguro que moriré. ¡Qué tonta he sido! Wolf rió de mi ocurrencia mientras me abrazaba
Nos besamos con la pasión de un primer encuentro. Hizo un trabajo bestial.
Al poco rato, la lengua se le acorchó primero, luego se le hinchó y le brotaron unas pústulas asquerosas. Cayó al suelo echando espuma por todos sus orificios.

Nunca superé esa relación, comprendéis por que ahora huyo de la realidad?
( Historia que Caperu, me contó hace años )
.

1 comentario: